jueves, 30 de junio de 2016

miércoles, 13 de octubre de 2010 HIMNO DE LA INSTITUCION EDUCATIVA EL AMPARO DE ITUANGO : En agrestes montañas de Antioquia Te levantas libre y portentoso Esculpiendo este paisaje indomable Que como regalo nos dio el poderosos


miércoles, 13 de octubre de 2010

HIMNO DE LA INSTITUCION EDUCATIVA EL AMPARO

En agrestes montañas de Antioquia
Te levantas libre y portentoso
Esculpiendo este paisaje indomable
Que como regalo nos dio el poderosos

Una escuela recibe tus niños
Dándoles luz como el más claro faro
Educando en la virtud y en la fe
Ho gloriosa vereda el amparo.

Te baña el rio y sus cristalinas hijas
Disfrutas del privilegio de la naturaleza
Y tus hijos labran tus montañas
Para demostrarle a ituango su grandeza

Ho amparo tierra de hombres fuertes
Tu gente a demostrado que es capaz
Y educando en valores y en amor
Haciendo mujeres y hombres de paz

En tu nombre se escribe una historia
Que llena tu tierra de ilusión
Para demostrarte mi amor para siempre
Y quererte con loca pasión

NESTOR DANIEL USUGA
EDUCADOR Y POETA

QUEBRADA SANTA BARBARA EN SANTA RITA CONOCIDA COMO LA PLANTA...POR MUCHOS AÑOS LAS GENTES DE SANTA RITA ITUANGO LA UTILIZARON PARA GENERAR ENERGIA Y ALUMBRAR

MITOS Y LEYENDAS DE ITUANGO Nuestro pueblo, como todo pueblo Antioqueño tiene sus mitos y leyendas, que se han construido a través de los años, generaciones que cuentan a sus hijos, nietos-aquellas historias de brujas,muanes,gritones ,duendes y entierros.

MITOS Y LEYENDAS

MITOS Y LEYENDAS DE ITUANGO

Nuestro pueblo, como todo pueblo Antioqueño tiene sus mitos y leyendas, que se han construido a través de los años, generaciones que cuentan a sus hijos, nietos-aquellas historias de brujas,muanes,gritones ,duendes y entierros.
Era común en Ituango,cuando no habia luz eléctrica, las familias se reunían en la cocina y allí a la luz de una vela de cebo o de una lámpara de petróleo se contaban historias que asustaban a grandes y chicos, pero era tan animada la reunion,que ninguno de los miembros de la familia se la podía perder, por eso en la espaciosa cocina se reunían padres,hijos,primos y vecinos a escuchar historias, mientras tomaban una buena taza de café o agua panela y ala vez se calentaban con las brasas de el fogón de leña.
Habia veces que las historias llenaban de miedo a los presentes,solo era calmada con el rezo de el rosario y hay si acostaren todos.
De bruja en Ituango hay muchas historias; ay brujas hechiceras y volantonas, las hechiceras utilizan magia negra y hacen males con brebajes y oraciones a sus victimas.
Las volantonas, no son malas, vuelan sobre el pueblo montadas en una escoba, visitando sus victimas para molestarlos, entran por los techos y en muchos casos al llegar a las cocinas tumban ollas y dejan esta en un gran desorden.
Las volantonas visitan a los hombres que quieren molestar y allí en medio de la oscuridad tratan de asfixiar a sus victimas, desarropan las personas y otras mas osadas dan besos en la nuca dejando grandes chupados a la victima y al otro día amanecen todos untados de colorete, se tiene la creencia de que estas para volar utilizan un menjurje que se untan en los sobacos.
Fueron brujas famosas en Ituango Lina Chancy en Pio Décimo, maría Oquendo de Pascuita y Petronila Mazo de Batea Mojada, se cuenta que en Chontaduro existió una bruja que tenia asolada las bestias de la region,en la noche las montaba y al otro día amanecían todas espiadas, cuando no le daba por jugar con la cola y la crin de los pobres caballos los cuales al otro día amanecían con estas llenas de trenzas.Una de las mejores formas de ahuyentarlas es dejando en la cocina un plato lociado con un poco de sal, también se acostumbraba dejar un vaso de agua en la mesa de noche de la persona que la bruja esta molestando,es bueno también para ahuyentarlas el cordón de San Agustín, se utiliza también dejar un pantalón con las mangas trabadas,al otro día la encuentra uno bregando a destrabar el pantalón.
Con respecto a los duendes y muanes en Ituango también los hemos tenido,normalmente los muanes son buenos y lo único que hacen es cuidar el pueblo o su territorio, claro que a veces se pasan y gustan de envolatar a las personas de su camino, como ocurría frecuente mente con las personas que caminaban hacia Palo blanco o Guacharaquero las cuales eran envolatadas cuando pasaban la quebrada de el naranjo y solo cuando empezaban a rezar encontraban el verdadero camino, de hay su nombre de el Salto de el Duende, a otros mas traviesos les da por agarrar a piedra a sus victimas pero nunca le dan.
En nuestro pueblo se recuerda a Gilberto Giraldo de la Hundida, en la partida de Peque estaba Juan el Muan,el cual siempre andaba con un palo largo como bastón.
En la falda de el rio estaba Jesús Villa,el cual era también muy buen curandero de culebra, en el Rio por los lados de la Fonda estaba Carlos Legarda famoso por asustar ala gente al convertirse en varios animales.

Otro que dicen que sabia cosas y que andaba con los rayos de el sol era el recordado Jufitivo Parias que vivía por los lados de Pio Décimo.
También en Pio Décimo vivía Seferino un señor de avanzada edad que según los vecinos sabia de rezos y hechizos bastante.
Cuenta la historia que en los años 40 en Ituango en medio de la oscuridad antes de las 12 de la noche por la partida de Peque bajaba un muan convertido en un enorme perro negro,el cual arrastraba una pesada y larga cadena,al llegar al Alto de Doña Chinca volteaba a la izquierda y bajaba por el chispero pasando por la plaza principal de Ituango,llegando hasta el barrio Cuatro Esquinas y perdiéndose en la oscuridad al llegar al llamado botadero o alto de don canuto.
Por esa época era famoso el perro negro que asustaba a borrachitos y las mamas amenazaban a sus hijos que se quedaban en la calle hasta altas horas de la noche, cuidado te sale el Perro Negro.
También en Ituango han existido los curanderos de culebra, los que curan el ganado a distancia quitándoles gusanos y garrapatas, los que componen torceduras de pies y brazos a base de secretos y oraciones, fueron famosos Hilario Ríos llamado el Paisa,en los galgos estaba Guata Ríos, en Santa Rita estaba Manuelito Callejas que era oriundo de Toledo y en la granja estaba Jesús Caro.
Eran historias que se contaban en nuestras casas,fincas,en medio de la oscuridad, hasta que llegaba la señora de la casa y decía a dormir muchachos y dejen de estar oyendo cuentos de brujas que esta noche no van a pegar los ojos eso si no olviden persignarse y rezar.

PERSONAJE DE L ITUANGO DE OTROS TIEMPOS RAFAELITO YOTAGRI:Que vivía en la falda de el rió, más exactamente en las chambas, vendía corozos en la plaza principal de Ituango los domingos y en semana lo hacia por todo el pueblo, siempre andaba con una yegua ya pasada de años y era común que cuándo la gente le preguntaba como estas Rafaelito?,contestaba “aquí al paso de la yegüita”,está frase se hizo famosa en Ituango,cuándo alguien le preguntaba a otro como vas?,aquí al paso de la yegüita.

PERSONAJE DE L ITUANGO DE OTROS TIEMPOS

RAFAELITO YOTAGRI:Que vivía en la falda de el rió, más exactamente en las chambas, vendía corozos en la plaza principal de Ituango los domingos y en semana lo hacia por todo el pueblo, siempre andaba con una yegua ya pasada de años y era común que cuándo la gente le preguntaba como estas Rafaelito?,contestaba “aquí al paso de la yegüita”,está frase se hizo famosa en Ituango,cuándo alguien le preguntaba a otro como vas?,aquí al paso de la yegüita.

CHAVELA.Vivia en el barrio el Carmelo.

HECTOR SÁNCHEZ-Conocido cariñosamente como “Héctor Mugre”,era alto y andaba siempre descalzo, era muy honrado y honesto; los comerciantes más prestantes del pueblo lo utilizaban para hacer consignaciones en la caja Agraria y en el banco Cafetero.
Fue también cotero, pues era muy fornido y tenia fama de tener mucha fuerza, como dato curioso no se perdía velorio y si la persona era humilde y no tenia quien cargara el difunto Héctor siempre estaba presto.
Debe su apodo a que era poco amigo del agua y el jabón, pero era un hombre bien hablado y agradable para conversar con él, sobre todo a altas horas de la noche, cuándo hacia compañía a los que se quedaban hasta bien entrada la noche tomando aguardiente,al cuál Héctor era muy aficionado, falleció trágicamente en los años 90,su muerte fue muy sentida por el pueblo Ituanguino que lo estimaba mucho.

JULIAN JIMÉNEZ(LA PICUDA),Vivió siempre en la falda de el rió, nunca le falto un tabaco en su boca, vendía guamas, piñuelas y algarrobas en la plaza principal de Ituango.

LORENZO VALLE.Fue sastre muy conocido en Ituango,al final de sus días tubo un pequeño negocio en Peñitas, donde vendía gelatinas,tirados,panelitas,fresco que el mismo preparaba con Moresco,además que allí tenia su sastrería.Fue famoso por las uñas largas tanto de los pies como de las manos, cuándo alguien tenia las uñas muy largas se le decía en Ituango “CORTATE ESA UÑAS LORENZO VALLE”

CHIMOCHENGO.Vivia en el barrio el Carmelo, por los lados de la actual iglesia, allí tenia una casa grande y vieja, alquilaba piezas y mantenía mujeres para sus clientes.

JUAN PANDERO.Fue famoso en las calles de Ituango en los años 50 y 60.

JULIO TAVERA.Andava siempre de saco y de botas, acostumbraba sentarse en las escalas de el atrio, allí se quitaba las botas mientras su esposa le rascaba los pies, después de mucho rato se levantaba con las botas colgadas al hombro , con su mujer de gancho y se marchaba.

PULOY.Era un hombre muy alto de estatura, su apellido era Álvarez, los muchachos de la época se turnaban en las esquinas para gritarle Puloy,el los perseguía tirandoles enormes piedras, debe su nombre de Puloy a una conocida marca de jabón que estaba de moda en los años 60 en Colombia.

JESUA AREIZA (JESÚS TRIPA) Fue matarife en el matadero municipal de Ituango,tambien fue carnicero en la plaza principal de nuestro pueblo.
Fue muy bohemio, cuando bebía los muchachos de la época (años 70),le gritaban desde las esquinas “Jesús Tripa”,el los perseguía con enormes piedras y decía “tripa” será tu madre hp.
Le gustaba caminar en las manos y contorsionarse hacia atrás cogiendo un billete con la boca, decía que siendo muy joven, se habia enrolado en un circo que visito a Ituango,con este circo estuvo varios años andando por los pueblos de Colombia, allí aprendió a contorsionar su cuerpo, vivía arriba del barrio la plazuela, en Ituango se acostumbraba decirle a alguien que era muy bebedor “deja de tomar hombre Jesús Tripa”

EFIGENIA.

Conocida como la loca Efigenia,era de apellido Jaramillo.

ZERUMBIA.Caminaba por todo el pueblo arrastrando siempre un costal donde cargaba sus chiros,dicen que en su costal llevaba gran cantidad de dinero,la gente le seguia los pasos pues contaban que asoliaba sus billetes por los lados del cementerio
PERA MARURA.Era un Haitiano que apareció en Ituango en los años 60,vestía de saco,era de color moreno ,de gran estatura y caminar encorvado, andaba arrastrando una carreta, donde llevaba peras y pescado salado; pregonaba por las calles con su acento de extranjero “pecao sararo de Uraba y peras maruras”,era un hombre culto y hablaba perfectamente el Francés.
LUIS MORENO (LA BALLENA),Era un hombre muy gordo, tanto que decían que tenia solitaria, llegó a Ituango de los lados de San Agustín, arrimaba a las puertas de las casas y se comía lo que le dieran fuera bueno o maluco, comía tocino crudo, andaba siempre descalzo, acompañado de una vara larga que hacia de baston,cogaba una jiquera de cabuya en sus hombros, era colorado rozagante, como era tan gordo, llevaba siempre la camisa desabotonada mostrando su abultado abdomen.
En Ituango cuando alguien comia mucho o era de muy buen apetito se le decía “Luis Moreno”

LA ARRIERIA EN ITUANGO Y SUS POSADAS El arriero de Ituango era de albarcas hechas por el mismo, a un pedazo se le hacian tres huecos, a este se le metia un latigo agarrando el pie,el latigo que sobraba se envolvia en la pierna hasta mas debajo de la rodilla dandoleal arriero el aspecto de militar.,usaba tambien un delantal de lona con ribetes de cuero,luego seguia un cinturón de cuero ancho del que colgaba la peinilla con bastantes ramales,luego estaba el carriel de nutria ,por lo general bien grande,por ultimo usaba dos muleras una puesta y otra para tapar las mulas

ESTAS ERAN LAS POSADAS CUANDO SE VIAJAVA EN BESTIA O A PIE DE ITUANGO AL VALLE

LA ARRIERIA EN ITUANGO Y SUS POSADAS


El arriero de Ituango era de albarcas hechas por el mismo, a un pedazo se le hacian tres huecos, a este se le metia un latigo agarrando el pie,el latigo que sobraba se envolvia en la pierna hasta mas debajo de la rodilla dandoleal arriero el aspecto de militar.,usaba tambien un delantal de lona con ribetes de cuero,luego seguia un cinturón de cuero ancho del que colgaba la peinilla con bastantes ramales,luego estaba el carriel de nutria ,por lo general bien grande,por ultimo usaba dos muleras una puesta y otra para tapar las mulas.
Las muladas en el pueblo se ubicaban en la plaza principal,en la calle del chispero,la caliente,la calle catolica frente a la tienda-almacen de don Julio Acevedo.
Las muladas salen hacia Medellín por Peñitas y van gritando “Arre Hijueputas –Malparidas”.
La mulada hacia varias paradas,haremos un viaje imaginario del recorrido:Peñitas,La Plaza de Feria,Chapineros,pajarito,El Filo de la Aurora ( Victorianito) ,Chagualonal,El calvario (llamado asi por que alli fallecio un hijo de don Marco Tulio Zuluaga), Agualinda, La Eme, Los Galgos, Patio Bonito,Calichal,La Ceja, la Cidrera,Los Naranjos, La Buelta de Chingale, El Limon, El Libano (finca de los Cardenas), Mote,Guasimal, La buelta del bombillo, Pescadero,Cuni,Tacui, El Valle, La Matanza, Taque, Cacagual, Los Naranjos,Partidas de San Miguel, Alto Seco, Cañauzales y San Andres de C.
En estas posadas el arriero encontraba dormida,comida tanto para la mulada como para el, a la vez se podia tomar unos aguardienticos,bailar y amacizar a una morena.
Las posadas mas famosas y mejores eran:
Agualinda-Emilio Zapata
La Eme-Gabriel Muñoz
Patio Bonito-El zarco Usuga.
El naranjo-Enrrique Mira.
El Limon-Luis Garcia.
Mote-la señora Luisa.
Guasimal-Aurita Zapata (famosa por el pandequeso que hacia)
Pescadero-La Pandequesa
El Valle-Ricardito Palacio

HISTORIAS PAISAS......HISTORIAS ITUANGUINAS Para don Fabio, mentir es un asunto muy serio La seriedad de don Fabio es como para no creer que diría una sola mentira. Su forma de hablar es pausada y ronca; como la de un doctor, un político o un filósofo que trata de asuntos serios e importantes. Posee una manera de convencer que se la envidiaría cualquier político en campaña. Generalmente viste ropa informal como camisas de rayas, bluyín, zapatos renegados y siempre lleva consigo un metro en la correa y un lápiz rojo en una de sus orejas. De ojos claros y vivaces, de rostro alargado, aun se conserva delgado a sus 41 años y posee una figura atlética


viernes, 22 de octubre de 2010

HISTORIAS PAISAS......HISTORIAS ITUANGUINAS

Para don Fabio, mentir es un asunto muy serio

La seriedad de don Fabio es como para no creer que diría una sola mentira. Su forma de hablar es pausada y ronca; como la de un doctor, un político o un filósofo que trata de asuntos serios e importantes. Posee una manera de convencer que se la envidiaría cualquier político en campaña. Generalmente viste ropa informal como camisas de rayas, bluyín, zapatos renegados y siempre lleva consigo un metro en la correa y un lápiz rojo en una de sus orejas. De ojos claros y vivaces, de rostro alargado, aun se conserva delgado a sus 41 años y posee una figura atlética de 1,80 metros aunque las canas han copado su cabeza del todo.

Don Fabio es contratista de construcción y es el esposo de doña Amanda, una profesora de lengua castellana del pueblo. Es un hombre respetado y un personaje prestante dentro de la comunidad de Ituango. Pero tal condición no lo aleja de su pasatiempo favorito: las mentiras y exageraciones. Una de las historias más conocidas narradas por don Fabio es la del carro fantasma. Con elocuencia y parco como una estatua cuenta: “Una noche, home; yo venía de Medellín. Era muy tarde y manejaba mi Toyota rojo ´orejaeperro´. Pasaba por el puente de Pescadero. Miré hacia arriba y me di cuenta que por las vueltas de Chingale iba el carro fantasma. Todos hemos oído de ese carro que aparece en las noches. Pues sí señor. Le asenté la pata a mi ´orejaeperro´ a toda máquina. ¡Que lo alcanzo lo alcanzo! Más o menos en el sitio conocido como los Galgos, me le pasé y ahí lo dejé botado. Imagínese que nadie es capaz de pararse a mirar el carro fantasma. ¿Ah? ¿Y cómo es que me da esa papaya?

También cuenta don Fabio que en una ocasión iba en su Toyota por las curvas de Chingale y que de pronto apareció un ventarrón, mejor dicho, según él un espantoso vendaval: “Una cosa miedosa. Yo no aguanté y paré el carro y me bajé. Era tanto ese ventarrón, que vi como el reflejo de las luces del carro se movían de un lado para otro. Algo increíble. ¡Pero que le pasan a uno!

Pero nada como la historia que narra don Fabio acerca de cuando tenía una mascota. Se trataba de un perro de raza chihuahua. Una miniatura que bien podía caber en el bolsillo de su camisa a cuadros. Con su voz ronca y picantosa, don Fabio asegura: “Vea home, uno no tiene un perro solo por tenerlo. Esta miniatura que yo cargaba se llamaba Danger; un perro chiquito pero ¡ojo que taca al cuello!

Don Fabio y Cruz: relatos en el parque de Ituango

En una ocasión se sientan en el parque principal de Ituango Cruz y Fabio, dos de los más reconocidos aduladores del pueblo. A Cruz se le da por hablar de leche de ganado.

“Vea home, Fabio. Mi hermano tiene una finca inmensa. Hubo que hacer carreteras para poder sacar la leche porque a lomo de luma es imposible. Imagináte Fabio que pa` conocer esa finca hay que recorrerla en tren. Uno termina barbado al final del recorrido. La finca es tan grande y con tanto ganado que la forma de sacar leche es inimaginable. La leche se pierde a diestra y siniestra. Uno se baña con leche todos los días. Hasta una piscina llena de leche hay pa` los visitantes”.

Fabio no quiso quedarse atrás y la emprendió con el siguiente relato: “Hombe Cruz; ahora que hablás de leche. Imagináte que iba con mi hermano por alla´pa San Pedro y estaba un tipo baquiano con la peinilla; y déle y déle a la desmaleza del potrero. En una de esas se descuidó el hombre y preciso. Se llevó los cuatro dedos de una mano. Pero lo que es la malicia indígena, Cruz. Había una vaca al lado y le mochó las cuatro tetas. Una pa` cada dedo. Y si vieras hombe Cruz, cada teta está dando diario cuatro puchas”.



Media de guaro para Mi Cabo

“Sírvame algo de bogar mientras me prepara algo de mascar que yo espero”, era la frase más conocida de mi Cabo, un viejo zorro de Ituango cuyo oficio de cargador lo llevó hasta su muerte. De una fuerza poderosa y aún con setenta años, se alzaba sin mueca alguna bultos de 80 kilos para llevar a sus clientes de toda la vida hasta sus propias casas. Nunca usaba otro calzado y ropa que no fuera albarcas tres puntadas, pantalón sencillo, camisetas de publicidad de abarrotes y su inseparable carriel y gorra roja de Café Sello Rojo.

Este viejo barrigón de tez morena, cara redonda y de pies grandes rústicos y callosos, nunca le faltó su media de aguardiente cada día, la que con gusto y devorador agrado se mandaba al final de cada jornada. El aguardiente era, prácticamente, el objetivo de tanto esfuerzo y por tantos años. De la comida no se preocupaba, pues en el asilo en donde moraba la tenía asegurada.

En cierta ocasión, la guerrilla se tomó el pueblo de Ituango a eso de la 2:30 de la mañana. El grupo de bandoleros saqueó el supermercado y uno de ellos despertó a mi Cabo para que le llevara una nevera a cambio de dinero. La gente comentó durante mucho tiempo cómo veían a mi Cabo con una nevera encima pasando por la mitad del parque y en medio de la balacera de la toma. Mi cabo Murió en su ley: ebrio, alzando bultos hasta el último de sus días y saludando a las señoras: “¡Buenos días señora, sírvame algo de bogar mientras me prepara algo de mascar que yo espero!”

Mi Cabo nació en 1935 y murió en 1999. De nombre desconocido.
Cruz de Cabo, hábil y cuentero

“Te quebraste Cruz, te quebraste”, le decía la gente al saludar a este viejo ituangüino, hablador y chicanero. Cruz sólo atinaba a responder y a señalar con un dedo índice: “pero me quedó ésta: el entable (la lengua)”. Y no era para menos, pues con su hábil habladora Cruz era poseedor de tierras y propiedades imaginadas que luego comerciaba con cualquier incauto. Sin embargo, es recordado por ser una buena persona y un adulador experto comparable sólo con un hábil cuentero.

Aunque Cruz no era habitante habitual de Ituango, permanecía lo suficiente como para sacar de debajo de su ruana cualquiera mentira o caña a su paso por las calles o el parque principal, sitio testigo de sus más grandes hazañas. Bajaba de vez en cuando desde la vereda La Vega, de un corregimiento de Peque, a su oficina pública, una banca. Por lo general permanecía una semana adulando y durmiendo en hotel o en la Casa del Campesino y descansaba otra en su finca de la vereda.

Una de las características de Cruz, que utilizaba como anzuelo, era su apariencia montañera clásica. Una sutil estrategia para ganarse la confianza de las víctimas de sus exageraciones. Con un elegante sombrero de paño aguadeño negro, un sobrio pantalón de dril acompañado de camisas de manga corta y perrero en macana, Cruz hacía alarde de sus fantasiosas historias bien narradas luciendo los mejores trajes a su público.

Cruz es uno de los grandes exageradores del pueblo. En cierta ocasión tenía en su poder un cheque ´chimbo´ (malo). Se le ocurrió ir a donde don José Duque, un reconocido rico de Ituango; de esos tacaños, como el mismo Cruz lo catalogaba: “No cagaba en falda pa` no ver rodar el bollo”. Cruz el dijo al rico José: “Cambiáme este chequecito, José. Es que debo viajar a la finca y no tengo tiempo de ir a cobrarlo mañana”.

Don José como buen rico amarrado y usurero le dijo: “Hombe Cruz, yo te lo cambio pero caso el veinte por ciento”. Cruz le respondió: “Qué más vamos a hacer. La necesidad tiene cara de perro”. Y fue así como Cruz vio en efectivo y en sus manos el valor de su cheque.

Al siguiente día don José fue a cambiar el cheque al banco. Por poco se va de espaldas al darse cuenta de la tumbada de la que fue víctima. A los veinte días se encontraron Cruz y don José y de inmediato éste último en una mar de enojo le cuestionó: “Cruz este cheque lo llevo mañana mismo al juzgado; porque esto no se queda así”. Cruz con la calma y el cinismo profesional que lo caracterizaba le dijo: “Hombre don José vos que sos bobo. No ves que no te lo pagaron en el banco donde hay plata, ¿te lo van a pagar en el juzgado que no hay?” Cruz Caro nació en Ituango 1948 y murió en Medellín en 2002














El hijueputa pueblo de Cutingus

“Cutingus, cutingus, cutingus…”, entona el loco del pueblo. En ocasiones le da por cantar a todo pulmón: “Hijueputa pueblo, pueblo hijueputa”. Como un fantasma en pleno día, Cutingus recorre las calles de Ituango tarareando sus melodías hechas burlas e insultos. Su locura lo trajo un día en la escalera que pasa a diario y recorre los municipios de la región. A veces, y como emulando esa primera vez, se cuelga del primer bus o escalera que se le antoja. Va y viene en medio de sus lunáticas temporadas. Es fácil identificara a Cutingus; a menos que otro personaje con aires de Quijote, flaco, blanco y cabellos encrespados con ojos claros, aparezca de repente suplantándolo.

Cutingus por plata canta lo que sea; hasta su propia inspiración le ha dejado provechos económicos, con los cuales sobrevive en medio de la pobreza y al borde del abandono. De Cutingus se dice que ya bordea los cuarenta años; otros que no, que aún marca con el tres; o sea treinta y tantos. Lo cierto es que desde aquél día en que una escalera vieja lo dejó en el parque de Ituango, Cutingus deleita a corrillos de tomadores de pelo, siempre y cuando se manden la mano al bolsillo si quieren oír de su boca La piña madura, una tonada que divierte y entretiene por largos ratos a los más desocupados del pueblo. Es decir, a la mayoría.


El embrujo de Gallo Arisco

Todos saben cuándo Gallo Arisco ha pasado por cierto lugar del pueblo. Una riega de papeles en el suelo delata a este personaje reconocido, otrora galán de Ituango, y hoy reducido al remoquete de Gallo Arisco: el picador de papel. Siempre luce como un trabajador del Municipio, gracias a sus jeans azules, botas Grulla negras y camisa azul amarrada con nudos en las puntas y a la altura de la cintura. Una mirada intensa con sus ojos azules, delata el encanto al cual sucumbían las mujeres en su época jovial. Blanco y de cabellos largos aún despierta una que otra mirada furtiva entre las damas cuarentonas que lo ven pasar y se lamentan de no haberlo salvado de la enyerbada que dicen fue objeto.

Se dice que en esa vieja artimaña tradicional de atrapar hombres y mujeres atractivos por medio de la brujería o la toma de pócimas, cayó Gallo arisco. De ahí sus problemas de la cabeza. De seguro alguna joven desahuciada de amores no conseguidos y encuentros escondidos con Gallo, quiso dejárselo para sí nada más. Una argucia egoísta que ha perdurado por más de veinte años, en una historia conocida por generaciones y comprobada en cada montón de papeles picados dejado en las esquinas del pueblo. Su autor: el loco aquél de los ojos azules intensos que hurgan los rostros femeninos en búsqueda de la cura o contra que lo sacará de su vieja embrujada.

Las aventuras de Parra, Tomate y Arimatea

Tres personajes cuarentones y de fama bien ganada son Parra, Tomata y Arimatea; tres compadres cuya mayor afición ha sido la tomadura de pelo. Amigos de toda la vida, hacen de las burlas y las mentiras una deliciosa complicidad inquebrantable y por el contrario cada día mas cargada de anécdotas e historias increíbles.

Parra se dedicaba a arreglar radios, televisores, equipos de sonido. Recibía los electrodomésticos con la seriedad del más diligente sin que la víctima intuyera que los devolviera buenos o al menos en el mismo estado. Eran famosas sus camisas vistosas y resplandecientes de chalís mangas largas adornado de pantalones clásicos de tipo botacampana; ya para ajustar un caprichoso gusto muy de su estilo, no calzaba más que chanclas o sandalias de baño. En realidad sus atuendos, con el tiempo se fueron haciendo parte del 1,70 metros, piel morena, cabello negro, cara redonda y una barba gris siempre al ras que combinada con sus lentes oscuros cual artista del jet set.

Por su parte, Tomate se dedicaba a pintar. Emulando gustos estrafalarios de artistas consagrados, siempre llevaba una de sus manos dentro del cuello de la camiseta. De tez amarilla, flaco y desgarbado para sus escasos 1,60 metros, Tomate le hizo por siempre, publicidad a Pintuco con sus gorras viejas y manchadas por la pintura fruto de sus obras artísticas en paredes, zócalos y muros. De todas…

En Ituango conocen a Arimatea por ser un buen panadero. Al igual que sus compadres, viste pantalón botacampana pero camisa costeña guayabera, alpargatas egipcias y mide 1.85 de estatura; es acuerpado, de cabello churrusco canoso, cara alargada y usa caja de dientes.

Estos tres alcohólicos reconocidos y alabados en el pueblo, sólo trabajan para beber licor todo el tiempo, todos los días… a cada momento. En cierta ocasión, Arimatea va a donde Parra y le propone comprar licor: “Entonces que hacemos?” Parra contesta: “Pues yo tengo mil ajustes para media”. Arimatea dice: “Bueno, yo tengo otros mil. Ahí está”. Y Parra contesta: “Andá Arimatea, pero ojo con Tomate se le pega que últimamente esta muy gorrero!” Arimatea dice: “Listo”.

Cuando Arimatea venía con la media de aguardiente entre una bolsa de papel, Tomate lo vio venir, pues éste estaba en el negocio Tebusco, de Jaime Rojas. Tomate le cayó justo a Arimatea y le dijo: “¿Con que esas tenemos, tomando a escondidas Arimatea? A lo que éste respondió: “¡Qué va, mediecita que compramos Parra y yo para calentar dos viejitas! Por eso no te llamamos”. Tomate le contestó: “A bueno güevón. Dame un guarito que estoy seco”. Arimatea respondió: “Hombre Tomate, vos sabés que yo con Parra siempre voy mitad y mitad. Y la mitad de él es la de encima. Así que ni modo. Si te doy un guaro me toca dátelo de la parte de él y se enoja”. Medio incrédulo por el argumento que acababa de escuchar, Tomate sólo atinó a decir: “Entonces espérame aquí yo entro allá y vuelvo”. Parra entró al Tebusco y le dijo a Jaime Rojas que le regalará un pitillo. Luego salio a donde Arimatea y le insistió: “Ahora si Arimatea solucionamos el problema: ¡Con este pitillo me tomo el aguardiente de la parte tuya, o sea la de abajo y listo el pollo!”

Otra de las aventuras populares que dejaron estos tres mosqueteros del licor en Ituango, cuenta del cambio de nacionalidad que le hicieron al Bolívar del parque del pueblo. La consigna era volver paisa al Libertador, para lo cual le cambiaron la espada por un machete, le amarraron poncho al cuello, le colgaron carriel, le colocaron al lado una ´pucha´ de guaro y un letrero que rezaba: “Hoy emborrachamos al libertador Bolívar y de cuenta de Tomate, Parra y Arimatea”. Su osadía pasó a la historia como una de las narraciones más graciosas que tenga recuerdo la gente en Ituango; mientras tanto los tres amigos ociosos también pasaron un buen rato en el calabozo por irrespeto a la autoridad.


En realidad es una vieja muy apreciada por los habitantes de Ituango, como quiera que les ha vendido frutas por más medio siglo bajo un curazao y una sombrilla que las resguarda, bien del calor bien de la lluvia. Sus productos los trae de la vereda del valle que pertenece a Toledo, un pueblo cercano y cuyas tierras fértiles nunca le han negado mangos, papaya, mamoncillo, aguacate, chócolo… El viejo curazao que la ampara está sembrado al lado del atrio de la iglesia en el parque; un privilegiado lugar sentenciado para ella por el paso del tiempo y sitio obligado para los feligreses y rezanderos de Ituango.













La eterna juventud de La Belleza

La Belleza era contemporánea de Josefa, aunque le llevara unos diez años más a ésta. Como todas las ancianas de Ituango, de vestidos largos y floridos, ella deambulaba por el pueblo pidiendo limosna bajo la incredulidad del buen estado de su salud que la gente percibía en sus claros ojos y su piel tersa, blanca y extrañamente si arrugas… impecable. Nadie le negaba nada a la querida Belleza y siempre la saludaban a su paso por cualquiera de las calles. El recorrido lo hacía cada martes. Y ya se sabía que era el día en que La Belleza reclamaba la ropa y la limosna con las cuales sobrevivía por tantos años; eso sí siempre con un saludo y una sonrisa humilde y sincera. Fue así como se ganó el cariño de los ituangüinos. La Belleza vivía por Los Baños, un lugar conocido y alejado que fue testigo de una solitaria mujer, amante de los niños y que por las piruetas del destino terminó sola, pero querida por todo un pueblo.






.

El hombre Milamores


Roberto, alias Milamores, campea en su moto por la región de Ituango conquistando mujeres y tomando aguardiente en cada paraje. Con sus frases filosóficas rebuscadas logra impresionar a incautas, quienes como encantadas por un bacán cuarentón de voz altisonante y piropos dulces y melodiosos han caído mansas y en bandeja de plata en sus brazos. Es una especie de vaquero rústico con la delicadeza de un príncipe experto en conquistas; amigo de todos y el centro de atracción a donde quiera que vaya. Un hombre bonachón alto y fornido, cara redonda y sonrisa postiza con el pecho al aire en actitud viril soportada por un tatuaje de una smith and wason .38. y para estampar bien su figura, Milamores escampa su humanidad bajo sombreros alados de iraca.

Desde muy joven se casó y fue mantenido por su esposa aun en medio de borracheras y agarres. Al cabo del tiempo y de soportar su mala racha conyugal, se separó y siguió su vida normal y libre: ande para arriba, ande para abajo; enamore aquí, flirtee allá y tome aguardiente a la par de sus conquistas.

Ha sido un negociante hábil y certero. Cierta vez le iba a comprar una mula a un señor a quien le advirtió: “Hombre; esa mula hay que ensayarla”. “No hay problema. Esa mula es muy buena. Vaya y ensáyela y luego hablamos”, le autorizó el incauto dueño de la bestia. Ese día Roberto Milamores se emborrachó montando en la mula y entrando a todas las cantinas del pueblo. En medio de la rasca le dio por viajar a Peque, un municipio a catorce o quince horas en mula. Allá fue a dar. Cuenta la historia, que días después, le mandó a decir al dueño de la mula que fuera por ella a Peque “ya que no le había servido. Que esa bestia lo había dejado botado a mitad de camino pues no fue capaz de traerlo”.

Cuenta Roberto, entre exageraciones y mentiras, que cuando estuvo en la Costa vivía como un rey. Tomaba aguardiente todo el día y conquistaba mujeres por doquier y andaba en carros por cuenta de doña Elfa García, una costeña sesentona con cirugías a más no poder. “El ombligo se lo pusieron en el centro de una teta para que pareciera un pezón”, dice Milamores. “Era una vieja con mucha plata a quien sagradamente había que “córtale una oreja” (hacerle el amor) como mínimo una vez al día. Si no, quién se aguanta esa polla o gallina más bien, que tenía cara de niña pero espalda de iguana platuda”, cuenta en medio de la risa Roberto.

Dicen los rumores que Roberto por fin se casó de nuevo y por la Ley del Guamo (juntitos y arrejuntados). Cansado de su vida pachanguera y libertina, dice haber encontrado el “amor de su vida”. Se le ve con su amada de arriba abajo en su moto bajo la mirada vigilante de ella, quien le controla hasta los guaros que se toma. Eso sí, Milamores no ha dejado de ser “pato”; a donde va arma corrillo y es el centro de la “batanería”.


Mauro Cacho, el ´narco´ del pueblo

Y como en todo pueblo que se respete, no puede faltar el embolador, o lustrador de zapatos como llamarán otros. Mauro Cacho es en propiedad el lustrabotas de Ituango. Ejerce su oficio desde tiempos inmemoriales y se dice que a quién Mauro le no haya limpiado sus zapatos en este pueblo es porque no los usa. Buen conversador; propio de su quehacer, Mauro entretiene con sus historias fantásticas y chismes recogidos entre sus clientes habituales. Recorre cada calle del pueblo con la mirada puesta en los zapatos de los transeúntes en busca de los pesos que lo sostienen. Mauro Cacho es un gran amante de la naturaleza; es lo que dicen quienes por años lo conocen. Y no precisamente porque siembra árboles o cuida de pájaros o sea un decorador y cultivador de las plantas; si no porque se la “fuma toda”.

En cierta ocasión, mientras embolaba los zapatos de uno de sus clientes, su conversación se hizo seria y política. Su cliente era un ciudadano prestante del pueblo a quien le preguntó: “Vos que pensás del presidente Uribe home?” El señor le respondió: “¡Hombre, Uribe es un verraco; un buen presidente!” A lo que Mauro Cacho le increpó: “Pero ese man nos está tirando muy duro a nosotros los narcotraficantes”. La carcajada aun se oye hoy entre quienes recuerdan esta anécdota famosa de Mauro Cacho.

Mauro últimamente alega y habla solo. Y se enoja con quien lo saluda. Los vecinos y viejos amigos clientes dicen que la hierba que se fuma lo mantiene en un vuelo constante; a lo que Mauro responde en tono jocoso y burlón: “Sisas parce”.


A la Gaviota es mejor dejarlo quieto

“¿Con vidrio o sin vidrio?”, les repite con insistencia a los dolientes del difunto La Gaviota; un personaje de Ituango que vive en las calles. La frase hace referencia al tipo de ataúd que los parientes quieren para su familiar muerto: con vidrio es un poco más caro y lo venden en las funerarias; sin vidrio es el cajón de cuatro tablas que el municipio les da a los familiares más pobres para que entierren a sus difuntos. La Gaviota vive de las limosnas que recoge en tarro de leche Klim y de los rezos que derrama en los velorios y entierros. Para muchos es un desamparado que vive de milagro. Habita en el “segundo piso de Germán, quien vive en la calle”, le dicen burlonamente para irritarlo y hacerlo enfadar. El pobre sufre de ataques epilépticos, por lo que muy seguido se le ve con contusiones y aporreado. Pero tiene buen sentido del humor y es apreciado y recordado por la gente del pueblo; sobre todo por sus frases contundentes e irónicas que les lanza a las personas que no le dan plata. “¡Como es bonito!; ¡De buena presencia!, ¡Tiene plata!... ¡Pero amarrao!, ¿Quién dijo pues…? ¡Véalo ese es!

A La Gaviota no solo se le recuerda por sus frases irónicas en los velorios. También son famosas sus peleas enconadas callejeras de las cuales nunca resulta perdedor. Es el mejor. Y para tirar piedra, es el campeón de la región.
La gente que lo conoce de mucho antes dice: “A La Gaviota es mejor dejarlo quieto”.

Un galán llamado Maiopeña

Mario Peña es muy conocido por su manera de hablar con gestos y entonaciones graciosas. “Ah maría, mi amor… ¡aaunde usté se dejara distinguir de mí! ¡Mejor dicho!” “Maiopeña”, dice cuando le preguntan por su nombre. Es, como se dice el argot común, media lengua para hablar. Es un trabajador fuerte e incansable. Realiza los oficios que sean necesarios sin reparo alguno: construcción, pica y pala o recolector de café. Trabaja toda la semana para darse ciertos gustos y lujos los fines de semana de descanso y disfrute con su mayor afición: tomar aguardiente. No falla en los tomaderos de licor a la caza de las jóvenes de las cuales él dice ser gran admirado. “Se cree lindo”, le dicen las mujeres.
Y no es para menos. Hay que verlo bien plantado con su pinta intachable y sus maneras propias de gesticular. A lo que hay agregarle su sombrero fino, camisas de manga larga a rayas y por dentro del pantalón, bluyín botatubo, correa ancha de hebilla tejana y con un caminar elegante y de una armonía como de pasarela. En su imaginación es el ídolo de las mujeres de Ituango, a quienes les lanza miradas picarescas y guiñadas de ojo. Es amable y saludador; cual campaña política. Y no falta la mujer, quien siguiéndole la corriente, le saque del bolsillo lo que pueda o, como mínimo se lo “gorree” en medio de una borrachera, a lo que Mario Peña no le encuentra reparo alguno. Ni se percata de ello.

Las Travesuras del Duende

El Duende es travieso. Salta de aquí para allá y aparece donde menos se cree. De sus travesuras ha engendrado veinticinco hijos y nietos. A todos los cuida y responde por ellos. Israel Mora, como es su nombre de pila, ha sido revueltero toda la vida. Metido en un toldo en el parque principal de Ituango deja ver su figura de pequeño hombre luchador de la vida. Cubierto por su sombrero arrugado se mueve entre plátanos, yucas, coles, repollos, verduras y frutas que alcanza con sus manos grandes y callosas. Como buen campesino usa abarcas ´trespuntadas´ y su camisa manga larga doblada al codo. Es un trabajador verraco, como dicen en su tierra natal y no se le arruga a ninguna labor, mientras sea honrada y le genere plata para sostener a su recua de hijos y nietos; quienes lo esperan querendones en su casa y se hacen cargo de la revueltería.

En cosecha de café trabaja como administrador en la finca de los Castañeda; posición que se ganó después de haber recolectado el grano durante muchos años. Dicen que a Israel, El Duende, nunca le faltará el trabajo porque es un buen hombre y un buen padre y abuelo. Eso sí, ojalá deje sus travesuras y no le sume más integrantes a su ya larga generación.


Germán el Predicador



Pueblo que se respete tiene su loco propio. Germán es el de Ituango y es proviene de la vereda Los Auses. Nunca salía al pueblo. Fue solo hasta que el ayudante de escalera se lo trajo a conocer el pueblo y ya no hay quien lo devuelva. Desde que llegó se quedó. Se le ve por todas partes y a todas del día o de la noche; bien sea jugando con los niños, persiguiéndolos y haciéndoles muecas. Es lo que más le gusta así como predicar. En las misas y con voz gangosa balbucea palabras enredadas y confusas: “Estamos reunidos en el nombre de Dios padre, espíritu santo amen podéis ir en país alabaré, alabaré… piritusanto amén”.

A Germán poco le gusta el agua. Dicen que si mucho, se moja cuando cae agua en las épocas de invierno: por su aspecto y su olor nauseabundo la gente no se le acerca. Y cuando camina ladeado como para echársele encima a las personas, es mejor conservar distancia. Germán, el Predicador, duerme en la calle y en cualquier acera. Come lo que le dan. Y la palabra más temida por él es Los Auses. Se enoja con quien le recuerde el lugar que lo vio nacer y al que nunca jamás ha vuelto.

La lengua de un tal Rubén Petaca

A Rubén Petaca lo sostiene la Alcaldía de Ituango; es decir, lo mantiene el pueblo con sus contribuciones e impuestos. Pero todo el mundo lo quiere. Anda por la calle como midiéndola y hablando con la gente como el abuelo de todos. “¡No me creás tan aguacate, home!”, dice siempre con la risita que apenas dejan ver su boca sin dientes y con la inmensa lengua que posee. Aseguran quienes lo conocen, que el viejo Rubén Petaca realiza hazañas increíbles con su lengua gigante. Una de ellas es metérsela en la nariz; o se lame la cara con ella. Luego de sus andanzas se acuesta sin falta a las seis de la tarde, como las gallinas.

Dicen que Rubén ha vivido en varias partes. En ninguna se amaña, ni siquiera en el asilo, en donde lo atendían bien y con ciertas comodidades. Allí se aburrió según él “porque la vida era muy dura. La administradora lo ponía a hacer mandados”, asegura. Rubén Petaca no tiene familia. Es un solitario reconocido que ahora vive de la caridad a un lado del parque automotriz, en una caseta que el Municipio le dio.

Cada mes el Municipio le da una mesada. La gente le dice que ya consiguió dinero: “¡Ya mantenemos el carriel lleno. Platica pa´ tomar aguardiente!”, le aseguran, a lo que él les responde. “Comidita, que es lo que más alimenta, mijito”. Una de las frases conocidas de Rubén es: “Uno se baña o se cepilla. Las dos cosas quedan pesadas. Y eso sí, si es cepillo por un solo lado”. Las risas no paran.

Rubén es como un abuelo agraciado que anda por las calles como un fantasma resguardado por una ruana que nunca se quita, un sombrero oscuro, un carriel y un bastón con el que mide las calles. Algún día, desaparecerá como vino y vendrá entonces la nostalgia por uno de los personajes más queridos del pueblo de Ituango.

Rosalba, la llorona por la plata

Rosalba rompe en llanto y en gritos si no le dan plata. Es tan vieja la estrategia como ella misma. Pero le funciona. De eso vive y con ese truco morirá un día de estos. Desde su casa en las afueras del pueblo de Ituango, cerca al matadero municipal, Rosalba madruga a callejear todo el día. Solo se acuesta bien tarde en la noche cuando los negocios han cerrado. Rosalba vive de la caridad y de las comidas que le dan los comerciantes a quienes frecuenta. Salta de alegría una vez consigue lo que se propone; es como una niña cuando estrena un juguete o su muñeca que ha soñado por siempre. La emotividad de la vieja Rosalba conmueve, sobretodo porque no se le entiende lo que trata de decir. Pero son sus expresiones las que hablan por ella.

Los domingos se le ve a Rosalba bien engalanada con vestidos largos y floreados que luce alegre y tarareando de la felicidad. Dicen que solo se baña ese día cuando va a misa y escondida detrás de un maquillaje maquiavélico que despierta las risas entre los feligreses. “Es como si se hubiera maquiilado con hisopo”, le dice la gente. Ella solo atina a reírse en medio de su felicidad dominguera, la que conserva hasta la salida de la iglesia cuando se transforma en la Llorona; la misma que en semana deambula por las calles en las noches, triste y melancólica por la falta de plata

RECORDAR ES VIVIR POR MARIA FABIOLA MEJIA DE LA VEREDA CHONTADURO DE ITUANGO



Me permito contarles algo de lo que recuerdo de mi pueblo en 70 años vividos, recuerdo que contaba yo con 12 años cuando mis padres me llevaron a estudiar al pueblo, llegué a vivir a la casa de la finada Ignacia Viílla quien era profesora en la escuela donde hoy es le palacio municipal, está era una construcción toda de tapia con muchas ventanas y sus pisos eran entablados, recuerdo a otras profesoras como Maria Trujillo, Susana Agudelo,Ines Agudelo;luego trasladaron los profesores a una escuela que había arriba del Chispero, hay recuerdo como maestros a Roberto Betancourt y Rafael Araque,entre otros.Recuerdo que cogíamos el agua en cuatro esquinas en una pila que quedaba en ese lugar, había una señora Maria López, qué arriaba mulas, mantenía en la cintura una peinilla siempre colgada, ella también iba allí a llenar sus vasijas de agua y a dar de beber a sus mulas, cómo era tan repelente los muchachos le teníamos fastidio y dejábamos que ella llenara primero sus vasijas, para luego nosotros llenar las nuestras.
Yo estudie con unos profesores que enseñaban mucho, en ese tiempo salía uno graduado de tercero bachillerato, las materias eran ciencias naturales,,botánica,cívica,historia patria, historia sagrada, estudios sociales,geografia,urbanidad,ortografia,geometría y religión,lastima que ya muchas de estas materias hoy ya no existan.
Los domingos nos llevaban a misa en comunidad y a las dos de la tarde las estudiantes teníamos que ir a enseñar religión a niños en lo que se conocía como catecismo.
En La normal estudiábamos con monjas, teníamos dos uniformes, uno para la semana que era de paño azul y blusa crema y el domingo era café, guantes blancos y blusa blanca, además de una boina de color café, la normal de señoritas era donde hoy esta las oficinas de Coonorte,recuerdo a la madre Maria Rosa y a las hermanas Dolores,Josefa,fabiola,Herminia......,los castigos eran rebaja en conducta, retiro del recreo o no podíamos izar bandera, recuerdo que el hospital era en cuatro esquinas donde hoy esta la escuela Emiliana Pérez, esté también era manejado por monjas, los médicos eran muy buenos, en Ituango en ese tiempo había un señor Tullido, llamado Ramonsito,el cual andaba por todo el pueblo arrastrándose.
Recuerdo a médicos muy queridos y famosos como el doctor Garzon,el doctor Aristizabal y el doctor Henao, entré otros.
Finalmente recuerdo que de niños rezábamos con nuestros padres la siguiente oración:
“A Dios que es mi protector yo le rezo noche y mañana, para pedirle a nuestro Señor el pan de cada día , y estar en la compañía de nuestra Virgen Maria.

USTED SABE POR QUE SE LLAMA LA MATANZA ANTES DE LLEGAR AL VALLE DE TOLEDO


Andrés de Valdivia. Conquistador español de mediados del siglo XVI.
En 1569 es nombrado por el rey de España gobernador y capitán general de las provincias colombianas de Antioquia, Ituango, Nive y Brenduco.
De carácter exaltado y belicoso, se internó con sus huestes en las vertientes del norte de la Cordillera Central colombiana, y llegó en su exploración hasta la hoya del río Cauca.
Avanzado el siglo XVI, en 1574, cuando don Gaspar de Rodas era gobernador de la provincia colombiana de Antioquia, los guerreros del Cacique Guarcama, de la etnia indígena de los Nutabes, tras feroces combates, dieron muerte a Valdivia y todos sus soldados en una acción todavía hoy, 2007, conocida como La Matanza.
Los indígenas cortaron las cabezas de los españoles y las exhibieron en palos durante un buen tiempo como escarmiento. No obstante, poco después Gaspar de Rodas tomaría represalias y acabaría con los indígenas.

ORDENANZA DE 1916 POR EL CUAL SE ACLARAN LOS LIMITES DE ITUANGO Y PEQUE ORDENANZA No. 28 (26 de abril de 1916) Por la cual se aclara una línea dudosa, limítrofe de los municipios de Ituango y Peque.

ORDENANZA DE 1916 POR EL CUAL SE ACLARAN LOS LIMITES DE ITUANGO Y PEQUE

ORDENANZA No. 28
(26 de abril de 1916)
Por la cual se aclara una línea dudosa, limítrofe de los municipios de Ituango y
Peque.
Artículo 1.- Los límites entre los municipios de Ituango y Peque quedarán así: De
la desembocadura del riachuelo "Singo" en el río Cauca, aquél arriba,
hasta donde le cae el riachuelo "Pená, este arriba, hasta la
confluencia del arroyo "La Chiquita", de aquí, siguiendo el filo
principal de "La Ascensión", hasta el alto del mismo nombre; luego un
poco hacia el suroeste, a buscar el nacimiento del arroyo "La
Ascensión, éste aguas abajo, hasta su reunión con el "Portachuelo;
éste abajo, hasta su desembocadura en el río Ituango, éste aguas
abajo, hasta el filo que divide las fincas de Juan A. Piedrahita y
Marco A. Gutiérrez, por este filo arriba, hasta empalmar con el de "La
Esperanza", éste abajo, hasta las confluencias de las quebradas
Santa Isabel y El Oso, de aquí, siguiendo el filo principal que divide
éstas, a La Serranía de "Ayapel". Lo demás como está en la
Ordenanza número 13 de 1915.
Transcrito De Archivo Departamental De Antioquia.
Por la cual se aclara una línea dudosa, limítrofe de los municipios de Ituango y
Peque.
Artículo 1.- Los límites entre los municipios de Ituango y Peque quedarán así: De
la desembocadura del riachuelo "Singo" en el río Cauca, aquél arriba,
hasta donde le cae el riachuelo "Pená, este arriba, hasta la
confluencia del arroyo "La Chiquita", de aquí, siguiendo el filo
principal de "La Ascensión", hasta el alto del mismo nombre; luego un
poco hacia el suroeste, a buscar el nacimiento del arroyo "La
Ascensión, éste aguas abajo, hasta su reunión con el "Portachuelo;
éste abajo, hasta su desembocadura en el río Ituango, éste aguas
abajo, hasta el filo que divide las fincas de Juan A. Piedrahita y
Marco A. Gutiérrez, por este filo arriba, hasta empalmar con el de "La
Esperanza", éste abajo, hasta las confluencias de las quebradas
Santa Isabel y El Oso, de aquí, siguiendo el filo principal que divide
éstas, a La Serranía de "Ayapel". Lo demás como está en la
Ordenanza número 13 de 1915.
Transcrito De Archivo Departamental De Antioquia.

Historias medicas en Santa Rita de Ituango por Ana Isabel Montoya Medica haciendo el año rural en Ituango

HISTORIAS MEDICAS DE SANTA RITA

SANTA RITA:POR ANA ISABEL MONTOYA
Estas cosas creo yo que sólo suceden en Colombia...como les parece pues que esta semana estuve en un corregimiento que se llama Santa Rita, queda como a tres horas en ambulancia (que anda mas rápido) de Ituango, el miércoles me fui para allá y estos días han sido de mucha lluvia y eso significa derrumbes en la carretera, había un super derrumbe, la carretera estaba totalmente tapada pues...casi casi se vino la montaña entera....jajaja y entonces la gente de las escaleras o chivas hacen transbordo, osea que caminado pasan las cosas, la carga y las personas por encima del montón de tierra y matas y árboles y todo lo que queda del derrumbe...y asi pasé yo, con todas las cosas que llevaba para Santa Rita, cama, colchón, mesitas, ropa, medicinas...bueno como mil cosas, ay que risa.Aquí en Santa Rita, la vida es medio difícil, todos los días sin luz, a punta de velita y no me pregunten como hice con heridos y partos y todas esas cosas...además del frio tan impresionante que hace, el primer día ni me bañé, sólo me moje la carita y a trabajar ya luego calentando agua en una olla y a punta de coca, por que la duchita que traje para instalar no funcionó...aquí son cinco días y luego para la Granja otra vereda por allí cerca dos días y luego otra vez a Ituango y viene otro médico para acá, nos vamos rotando la dicha de estar en Santa Rita con un montón de pacientes, sin luz, con agua helada, incomunicados, por que no hay sino un teléfono...ja esa es otra historia, del teléfono lo llaman a uno por un alta voz: Doctora Ana Isabel tiene llamada...pero nadie me llamó...mmm... mentiras si me llamaron mucho y yo llame mucho al hospital a saludar a comentar pacientes y para no sentirme tan sola y en grima...jajaja, no mentiras aquí esta Yolanda una enfermera pero uno vive solo en el puesto de salud y si alguna cosa pues la manda a llamar a ella...Cosas charras...unos borrachos como a las dos de la mañana tocando la puerta durisimo (por que no hay timbre) y abrí y si pues claro que se estaban machetiando a diestra y siniestra y se iban a entrar a peliar al puesto de salud y yo super brava que risa...aqui no van a peliar y me sueltan las peinillas(osea el machete) y los atiendo de a uno!!!...todo esto pues con voz de super brava y ellos: ay si doctora, estaban picados como en mil pedazos cada uno, super ensangrentados y yo de pijama de pinguinos y de chancletas...ay no...como de foto, ya luego me cambie pues por ropa de trabajo y a suturar tooooda la noche...pero bien, ja y luego me toco poner acada uno en una pieza a parte y cerrada, no fuera que luego se levantaran otra vez a peliar...

martes, 28 de junio de 2016

Octubre 29 del año 2010 : salio la noticia


viernes, 29 de octubre de 2010

Nació EPM Ituango para construir la hidroeléctrica

En diciembre próximo la sociedad EPM Ituango quedará a la cabeza de la construcción y operación de la hidroeléctrica Ituango, cuyo costo es de unos 3.000 millones de dólares, generará 2.400 megavatios de energía, con un embalse que inundará un área de 3.800 hectáreas y que debe producir en el 2018.

Ayer, durante la asamblea extraordinaria de la sociedad Hidrotuango el 99,73 por ciento de los accionistas aprobó la escisión de esta empresa, para transferir el 100 por ciento de las acciones a la nueva sociedad que se denominará EPM Ituango y que, como se acordó en agosto pasado, financiará, construirá, operará y luego de 50 años, hará la transferencia de la central a la Sociedad Hidroituango.

Jesús Aristizábal Guevara, gerente de Energía de Empresas Públicas de Medellín (EPM), no escondió su satisfacción por el logro de este objetivo, que significó que EPM pagara un adelanto de las regalías al Idea, por 205 millones de dólares.

A partir de ahora, indicó, lo que viene es el proceso de empalme con Hidroituango para recibir todos los contratos que están en ejecución en la zona de la obra, para que no se retrase el proyecto.

"Ninguna de las licitaciones se suspende, todo sigue normal porque tenemos mucho por hacer. Ahora lo que viene es mucho trabajo porque hay grandes retos como la construcción de los túneles de desviación del río Cauca, vías, el campamento, la base de seguridad, la gestión social y ambiental del proyecto, entre muchas otras responsabilidades", explicó.

Buen logro
El saliente gerente del Idea, Álvaro Vásquez Osorio, fue otro de los que se mostró entusiasmado por el cumplimiento de los pactos y porque sea EPM el que asuma esta responsabilidad.

Luis Guillermo Gómez Atehortúa, gerente de Hidroituango, explicó que con esta determinación, la sociedad que está a su mando continuará pendiente de las obras, como quiera que es la dueña de la licencia ambiental y de los terrenos del proyecto.

Los que no quedaron satisfechos del todo fueron los pequeños accionistas, que tienen el 0,6 por ciento en la sociedad, pues pidieron al Idea y a EPM la posibilidad de negociar con privados ese porcentaje mínimo. Sin embargo, luego de varias argumentaciones jurídicas, se les negó esta petición.

Roque Maya, uno de los accionistas minoritarios, explicó que la propuesta buscaba que estos papeles pudieran tener algún valor en el mercado. Sin embargo, voceros de EPM invitaron a los minoritarios a vender su participación a EPM Ituango, que podría quedar con la totalidad de las acciones.

"La invitación que le hacemos a los pequeños accionistas es para que negocien con nosotros", dijo Aristizábal Guevara.

Durante la asamblea también se eligió la primera junta directiva de EPM Ituango. La integran Jorge Mario Pérez Gallón (gerente de Generación de Energía); María Alejandra Gil Duque; Luis Carlos Rubiano Ortegón; Carlos Alberto Osorno Giraldo y Ángela María Guerrero Bolívar (principales).

Y, como suplentes, en el mismo orden: Juvenal Espinal Betancur (subgerente Desarrollo de Proyectos de EPM), Marcela Gallego Martínez; Mauricio Castaño Vargas, José Luis Yate Ramírez y Mauricio Restrepo Terreros.

La sociedad también designó a su primer gerente: el ingeniero Luis Javier Vélez Duque, actual jefe de Generación de Proyectos de Energía en la misma EPM.
» Opiniones

"La sociedad EPM Ituango tendrá la responsabilidad de ejecutar este gran proyecto que le permitirá a EPM mantenerse en los próximos 100 años como el primer generador de energía en el país individualmente considerado".
Jesús Aristizábal Güevara
Gerente de Energía de EPM

"Comenzamos una nueva etapa en este proceso de la hidroeléctrica de Ituango. Despúes de muchos esfuerzos de los socios, se logró este acuerdo que confiamos en que será muy beneficioso para el proyecto que ya está en plena marcha".
Luis Guillermo Gómez A.
Gerente de la Sociedad Hidroituango

"Los accionistas minoritarios, que tenemos el 0,6 por ciento, queríamos que nos dejaran negociar este porcentaje mínimo en el mercado. Sin embargo, los socios mayoritarios, EPM y el Idea, no permitieron y esperaremos a ver qué sucede".
Roque Maya
Accionista minoritario

Plazuela : Ituango


lunes, 27 de junio de 2016

Sobre el rio cauca el emblemático puente Juan de la Cruz Posada


Recuerdos de Ituango : Calle del chispero


Plaza de Ituango : Año 1890


EL FUTBOL EN ITUANGO MEDIO SIGLO DE HISTORIA

EL FUTBOL EN ITUANGO MEDIO SIGLO DE HISTORIA

Por: Luis Albeiro Montoya Londoño.




En los primeros años de la década de los años 50 ya se empezaba a hablar en Ituango,de esta disciplina deportiva, sobre todo las gentes nuestras escuchaban por la radio los partidos de fútbol del rentado Colombiano que en esa época se empezaba a vivir el famoso dorado del fútbol Colombiano, además varios paisanos que habían tenido la oportunidad de viajar a Medellín, ya hablaban de este deporte que causaba furor en Medellín y que según los entendidos llegaría a convertirse en el deporte mas popular del planeta.

También los educadores que llegaban a nuestro pueblo a trabajar como profesores en el Liceo o en la escuela Antonio J,empezaron a enseñar las reglas de este deporte, don José Maria Vergara profesor del liceo Pedro Nel Ospina,fue uno de los primeros impulsores( En Ituango se caso con Consuelo Mazo).

Otro profesor que llego en esa época y animo a los jóvenes Ituanguinos a practicar el fútbol fue Leonel Sepúlveda Arboleda,el cual inclusive recogió entre los jóvenes dinero a fin de traer de la ciudad de Medellín un balón de fútbol profesional ya que este no se conocia,el poco fútbol que se practicaba se hacia con pelotas de caucho, lo anterior ocurrió en los años 1953-1954.

A partir de 1955 llega a Ituango el profesor Oscar Zapata Londoño,el cual inculco en los jóvenes de Ituango el amor por el deporte, para ello organizo un periódico mural donde se daba difusión a las noticias deportivas que pasaban en Antioquia, Colombia y el mundo, allí en esas carteleras ubicadas en el liceo y en la esquina de la carrera Santa Bárbara con calle Bolívar se informo en el año de 1958,los principales hechos del mundial de Suecia.

A principios del año 1955 se empezó a condicionar una pequeña cancha en el antiguo liceo, este se hizo con convites a pico y pala, se quitaron montículos y se fue acondicionado para la practica de esta deporte (Este lugar es donde actualmente esta la cancha de micro y básquet del colegio Pedro Nel Ospina).

En el año de 1956 en ese mismo espacio se realiza en Ituango un partido de fútbol nocturno, la cancha fue iluminada con lámparas de caperuza y el balon que se utilizo fue elaborado de trapo.

En los años 58 ya se practicaba fútbol en Ituango,utilizando un balon de marca Soria (hecho en el Ecuador)el cual fue traído de la ciudad de Medellín, este balón, era de cascos cosido con cáñamo, tenia una tripa o vejiga y cuando se descosía se podía coser utilizando una aguja de arría y cáñamo o pita..

En esos años se destacaban jugadores como: Alejandro Piedrahita, tiberio de Jesús Ruiz Ramírez, apodado en esa época por sus compañeros como “Chinela” debido a las florituras que gustaba hacer con el balón, entre ellas la espectacular jugada de la chilena;Emiro y Alfonso Barrera, Eduardo Mazo Herrera ,Horacio Zapata, Antonio Gonzáles Betancourt, Hernán Bedoya entre otros 

En 1958 se empezó a jugar fútbol en el lugar conocido como la”Manga de Munerita”,en lo que ahora es un cafetal cerca ala actual subestación de energía eléctrica.

A principio de los años 60,hubo gran auge en Ituango en la practica del fútbol cuando llegaron a nuestro pueblo varios directores de establecimientos educativos, los cuales organizaron e impulsaron los torneos escolares, profesores como Don Gilberto Moreno Chancy (de Urrao) quien llego como director de la escuela Antonio J Araque(casado con ituanguina),el fútbol en Ituango le debe mucho a don Gilberto, en la escuela se organizo una cancha, y se empezó a practicar un fútbol de calidad guiados por el profesor Gilberto y por un profesor de nombre Ricaurte,el equipo de la escuela Antonio J,llego a ser el mejor de Ituango por encima del Liceo y del llamado equipo de la “calle”

Para don Gilberto era “obligatorio” , jugar fútbol y muchas veces la calificación dependía del entusiasmo que se le pusiera a este deporte,lo anterior llevo a que el fútbol en Ituango tuviera gran desarrollo.

Por su parte al liceo Pedro Nel Ospina,llego un profesor de nombre Diego Medina Osorio,el cual impulso este deporte en esta institución educativa.

También ayudo a impulsar este deporte en Ituango,la llegada de la Escuela Vocacional Agrícola “EVA”en esta institución ubicada donde hoy esta la Peatonal, estudiaban alumnos del Choco; Puerto Berrio y del departamento de Córdoba, esto ayudo a que llegaran grandes jugadores , todavía muy recordados en Ituango:Ceferino,lainez y Córdoba, con estos deportistas se impulsaron otros deportes como el Básquet y el Boxeo.

También en Ituango en los años 60 funciono un internado departamental,el cual estaba ubicado donde hoy esta el hotel Caribe,a este internado llegaron estudiantes de muchos municipios de Antioquia, recordamos grandes jugadores como “Pichirilo”,Ruperto,Becerra.

Lo anterior llevo a que se jugara un gran fútbol en Ituango,un partido entre la EVA y la Escuela, llenaba la cancha del establo.

En 1963 con la presencia de Monseñor Miguel Ángel Builes,se inauguro la cancha del Establo,el principal impulsor de que se hiciera una cancha allí, fue monseñor Luis Carlos Jaramillo A,inclusive la cancha inicialmente se llamo “Miguel Ángel Builes”,ese dia de la inauguración se jugo un emocionante partido donde la figura fue el entonces seminarista Flavio Calle Zapata, hoy arzobispo de la ciudad de Ibague, la cancha en el antiguo establo no duro mucho ya que tenia problemas con unas lagunas que habían alrededor de la cancha y por iniciativa del mismo padre Jaramillo, la parroquia cedió un terreno mas halla de la Escuela Antonio J Araque (en la salida hacia Palo blanco),a mano derecha, en lo que se conoció como Luxemburgo y donde funciono por muchos años el actual asilo de ancianos y que luego fue el cuido del señor Gabriel Morales y ahora es de las familias Morales Giraldo y Monsalve Sierrra,la cancha fue inaugurada en 1964,pero tubo una vida efímera ya que el balon cuando se iba caía en lo que es hoy el barrio San José, además el piso es de una piedra negra muy cortante lo cual era muy peligroso para los jugadores.

Ante ello en 1966,se regresa a jugar a la cancha del establo.

Se empieza pues a organizar una selección Municipal de fútbol para hacer intercambios con los municipios vecinos, esta primera selección estaba conformada por Valencia en el Arco(Era un buldózero que trabajaba en la carretera que se empezaba a construir hacia la granja)Valencia era un extraordinario portero, famoso por sus “voladoras”,hacían parte también de esta primera selección municipal, Darío Alvarez “Parra”,Raúl Monsalve “Tomate”,Gilberto Moreno, Diego Medina, Humberto Gil “Pico de Lora” y llamado también “la Malesita”,Jesús Maria Ocampo; Eduardo Villegas,Nevio Jaramillo,Julio Sepúlveda “Don Julio”, Mario Zuluaga,Emilio Vanegas,Armando Zapata, Medardo Palacio Zapata “Mepaza” entre otros.



A finales de los años sesenta y principios de los setenta la selección municipal de futbol estaba integrada por jugadores como William Jaramillo (Cucaracho),los hermanos Lopera:Ramon,Javier y Silvio, Jesús Antonio Puerta, Elías y Pepe Piedrahita Zapata, además de Darío Álvarez “Parra” y Mario Zuluaga V,el entrenador era don Guillermo Morales, quien trabajo en la construcción de la actual escuela Antonio J Araque,estas selecciones de los años sesenta eran muy respetadas en el norte de Antioquia.

Llegan los años setenta y aparecen grandes jugadores como Jairo Cifuentes,Oscar Rengifo “Caimán”José Gilberto Ruiz Guzmán, William Lopera “Toracha”;Jose Manuel Taborda “Chengo”,León Darío Calle Araque,Jairo Graciano “Papeles”,Toño Barrera, Hernando Agudelo “Nando”,Alberto Mazo “Sanpera” entre otros, esta selección se dio el lujo de humillar a Yarumal en su campo al golearlos tres, cero, a finales de los setenta aparecen otros jugadores como Noe Pérez Venido de Entrerrios y Darío Vitelio Pérez venido de Santa Rosa de Osos.

Para que existan partidos se necesita el concurso de los árbitros de fútbol, en Ituango los primeros que empezaron a realizar esta difícil labor fueron: Alberto Calle G,Leonidas Palacio P,Santiago Espinosa G,y en los últimos años Gabriel Jaime Gonzáles V y Jorge Raúl Gallo M.

No podemos dejar de hablar de una gran rivalidad que existió en Ituango ,cuando se enfrentaban los de arriba con los de abajo, los de arriba era los que Vivian de la calle Ituango(incluida) hacia arriba y los de debajo de la calle Ituango hacia abajo, otro enfrentamiento que tenia rivalidad era “la Plazuela” contra “Cuatro Esquinas”,este partido muchas veces terminaba en trifulca, otro equipo de fama fue el equipo de “La Carcajada” (Calle Arias),este equipo era compuesto por Zuluagas,Orregos,Agudelos Granda, Villegas, Ruiz y Ocampo entre otros.

En el Carmelo también se jugaba buen fútbol, tenían su propia cancha “la capilla”,donde hoy esta el templo del Carmelo, jugadores como los Hermanos Graciano, los Lopez,Agudelos,Misas,Ciros, Mira Sucerquia,hacian de este un equipo muy fuerte.

Uno de los equipos de mas respeto en Ituango, era el de la Plazuela, pues tenia cancha propia y grandes jugadores: los Lopera,Espinosas,Morales,Piedrahitas,Caiman (Oscar Rengifo),Jairo Cifuentes,los López (Jorge y Bernardo)Los Ortega; los Tomate (Román y Raúl),los Marín Ramírez,Barrera Tamayo, los Gallo Machado,Coliche,los Montoya, entre otros, los partidos en la Plazuela eran famosos por que si perdía el equipo de casa,despedían con piedra al rival, en la plazuela fue famoso Alfredo Espinosa “la Magia”el cual era capaz de hacer hasta 1000 veces la 31 con el muslo, además de que era el que mas duro pateaba un balón en Ituango..

En cuatro esquinas también se jugaba buen fútbol, tenían su cancha en el plan del cementerio, los Ruiz Guzmán, los Castaño,Posadas,Areizas,entre otros.

También se acostumbro en los años sesenta y principio de los setenta el desafió entre los de la “Calle” y el “Liceo”,los de La calle que eran empleados,policias,se recuerda que en este equipo jugaba Monseñor Flavio Calle Zapata,el cual lo hacia cuando venia a vacaciones desde el seminario donde estudiaba, monseñor Flavio fue un gran delantero.

Otro match que fue famoso y tradicional en Ituango,era cuando habia vacaciones de diciembre y julio, los ituanguinos que estudiaban en Medellín, sacaban su equipo(Colonia) y lo enfrentaban a un combinado local..

En los ochenta llegan otros jugadores todos de muy buena calidad, figuras como Gildardo Zuluaga Velilla, William Valencia Piedrahita,Victor Hugo Zapata Yépez, Alberto Usuga,los “Nunos”,Jaime Elías Montoya Londoño, Jon Uribe, Jesús Maria Posada L,Javier Darío Gutiérrez Jaramillo y muchos mas.

En 1981 el fútbol en Ituango se ve interrumpido por unos trabajo que se realizaron en la cancha al fin de acondicionarle unos filtros, colocarle arenilla, encerrarla en malla y ponerle arcos nuevos, solo hasta la mitad de 1984 se inaugura de nuevo la cancha municipal de fútbol y de hay hasta hoy se le hicieron tribunas, se agrando la cancha,se arborizo sus alrededores y en estos momentos esta necesitando la iluminación a fin de jugar partidos nocturnos, pero en general Ituango en la actualidad cuenta con una excelente cancha de fútbol, muy lejos de los lodazales en los que se jugaba al principio, la cancha a recibido varios nombres, en un principio se llamo Miguel Ángel Builes,en los años setenta se le dio el nombre de Estadio Robert Kennedy de Ituango,en los Ochenta se le Llamo Estadio Jairo Cifuentes de Ituango y en los Noventa Estadio Municipal de fútbol .

A partir de 1984 cuando se reinaugura la cancha se empieza una nueva época en el fútbol Ituanguino,cada año se organizan campeonatos municipales en diferentes categorías, en 1986 la junta municipal de deportes estaba integrada por Miguel Ángel Marín Ramírez, Heriberto Ángel Lopera Medina, Luis Carlos Mira Sucerquia,entre otros.

En 1987 la selección municipal de fútbol cumple una destacada actuación en el intermunicipal de fútbol departamental,esta selección estaba integrada por:los porteros:Gildardo Zuluaga Velilla, Oswaldo Santa Maria y Fernando Uribe Posada;jugadores de campo: Carlos Enrique Espinosa Bedoya “Quique”Alberto Elías Usuga,Juan Carlos Valencia Piedrahita, Javier Darío Gutiérrez Jaramillo, Rubén Darío Misas Pino, Humberto Montoya Aguirre, Wilson Javier Posada “Paco”Eddie Montoya Londoño,German Darío Areiza Macias, Jhon Jaime Uribe Posada,Francisco Espinosa Gonzáles “El Nuno”,Jaime Elias Montoya Londoño, Jesús Maria Posada Lopera “Chucho”,Francisco Javier Jurado Muñoz “Pachito” y Hofsman Alberto Uribe Jaramillo, como técnico estaba el recordado Darío Vitelio Pérez Preciado.

En los años noventa sobresalen figuras como Walter Misas “La araña”Carlos Fernando Londoño Jaramillo “El Mello”, los hermanos Tavera Vásquez de Pió Décimo ,Oscar Sosa “Sofia”,Raúl Lopera Areiza,Roman Albeiro Álvarez Sucerquia “la Jirafa”,Oscar Oquendo “la Morsa”,Fernando Elias sucerquia Álvarez “murciélago”,Edier Lopera Castaño, Edwin Albeiro Posada Rojas, Henry Alonso Areiza Vera “El vacan”,Wilfer Macias “El Viejo”,Carlos Fernando Jaramillo Sánchez “Pabu”,Felipe Restrepo Posada “Chupadedo”,Alejandro Castaño Vásquez, Jaime Betancourt “Mico de Oro”,Carlos Andrés Guisado Pérez, Juan Valle ,entre otros....es bueno resaltar en esta época, la labor del entrenador Oscar Javier Rojas García el cual impartió sus enseñanzas en los años 1999 y 2000.

El microfutbol también se ha incrementado en el municipio a partir de la inauguración del coliseo “Jaidukama” durante la administración de Héctor Evelio Zapata Yépez.

A través de la historia del fútbol en Ituango han existido equipos como:El Medellín,,Nacional,Santa Fe,Millonarios,Cali,El Alianza,Huracán,Boca Juniors,Peñarol,La Juventus,Ostras Marbella,El Centro, los De Arriba, Pitroncos,La Plazuela,Profesores,bangu,El Carmelo,Bamitu,Los Chachos,Buitres,Colegio,Los Astros,El tebusco,Colanta,la Calle,La Carcajada,Discípulos De BM (Bernardo Marín),Los Pacos,Taberneros,La Granja, la Palizada,Pio X,Pitroncos,Hospital,Seminario,Semilleros,Administración Municipal,Obras Publicas Municipales,Policia,Los Hombres de Acero,Jaidukama,,Juvenjes,Combinación,Garavos,entre otros.



Tambien en los ultimos años en ituango se ha dado gran importancia al futbol rural,labor desarrollada por Leon Dario Calle A,con muy buenos resultados



Es nuestro Homenaje Al deporte mas hermoso y popular del universo que en Ituango,esta cumpliendo mas de medio siglo de practica.

Pescadero