jueves, 26 de mayo de 2016

Yo fundé el Liceo Pedro Nel Ospina en 1935. Jubilado del SENA y con 82 años a cuestas, nos cuenta orgullosamente: Nos unimos varios amigos y fundamos esta Institución. Entre ellos, el Doctor Miguel Ángel Vera, Fabio Cárdenas, Darío Duque, Pepe Zapata, Los Cuervo, Roberto Trujillo, Jorge Agudelo Botero, Los Orrego, estos últimos que vivían en la verdea El Rio donde estaba la planta de la luz.

Yo fundé el Liceo Pedro Nel Ospina en 1935.



Jubilado del SENA y con 82 años a cuestas, nos cuenta orgullosamente:
Nos unimos varios amigos y fundamos esta Institución. Entre ellos, el Doctor Miguel Ángel Vera, Fabio Cárdenas, Darío Duque, Pepe Zapata, Los Cuervo, Roberto Trujillo, Jorge Agudelo Botero, Los Orrego, estos últimos que vivían en la verdea El Rio donde estaba la planta de la luz.
El local que se escogió fue una casa situada en la salida para la granja. El primer profesor y rector fue Don José María Córdova con los grados primero y segundo de bachillerato. Éramos más o menos veinte alumnos. Cuando terminé el segundo bachillerato me puse a trabajar como telegrafista en el área urbana y luego en Santa Rita, esta última, con sus paisajes tan hermosos como La Hermosa y La Hermosita, a los Builes, familiares del Obispo, a María Luisa González. En fin, ¿qué tierra tan hermosa.
De mis recuerdos de Ituango tengo presente cuando se desafiaron liberales y conservadores para pelear en la plaza. Los liberales bajaban por el chispero y los conservadores subían por cuatro esquinas. El padre julio Tamayo se hizo en la mitad de los dos bandos y no los dejó pelear.
Me tocó viajar a pie de Ituango a Yarumal acompañando  a  mi papá Kico y a mi tío Félix. Ese viaje demoraba cuatro días, en la carga llevábamos café y fríjol y nos devolvíamos con víveres como ropa, paño inglés, ceda legítima, sardinas, etc. También, a veces, mi papá traía aguardiente y ron en toneles.
Recuerdo con tristeza que mi padre murió en 1924, debido a una enfermedad que le dio al meterse acalorado al rio San Andrés a sacar una mula.
Recuerdo que en el parque había cuatro palos de mango hermosísimos y cuando íbamos para la escuela un policía se subía, los cogía y nos lo regalaba.
Entre la gente que se crió conmigo estaban las familias Castañeda Leal, que fueron médicos muy prestigiosos y fundaron a Profamilia; los Cuervo como Leonidas y Rodrigo, los Hincapié, los Mazo y Bernardo Duque, recuerdo la farmacia de los Acevedo, la de Don Miguel Echeverry, los almacenes de Don Manuel S. Cárdenas, el de los Restrepo, el de Don Jesús Calle, el de Don Tomás Palacio y el de Don Pepe, el de Marcos Correa para procesar cuero para hacer correas y carrieles.
Recuerdo cuando se inauguró la luz.  Esa fue toda una fiesta por allá por 1930.  En ese tiempo fue famoso el burro del mi tío Jesusito.  Los muchachos jugábamos molestándolo y mi tío lo alquilaba con padrón.  Daba unas mulas muy hermosas.  Mi tío tenía finca en Cuchillancha.
Cuando piernipeludo me tocó ir al “Cielo” y a Rancho largo.  Había muchachas muy lindas, pero la más famosa era Mela. 
Me casé y tuve 14 años, todos profesionales y a todos les he inculcado el amor por mi tierra.  Mi mayor ilusión es algún día volver

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy inetersante lo del "fundador" del Liceo; quien era el señor? sería muy bueno saber su nombre.

Gracias.