domingo, 29 de mayo de 2016

POESIA A MI REGRESO MI REGRESO : ITUANGO Qué cambio!... ya ni la laguna existe... Ya no pasta el ganado en los potreros. En profusión se ve por todas partes La salvia y el manrubio y el helecho. Todo tiene sabor de dichas muertas, Todo tiene color de sueños viejos... Todo es tristeza, olvido y abandono,

POESIA A MI REGRESO

MI REGESO


POR: ROBERTO CALLE CALLE

(HERMANO DE LAESCRITORA ITUANGUINA ELISA CALLE C)



Qué cambio!... ya ni la laguna existe...

Ya no pasta el ganado en los potreros.

En profusión se ve por todas partes

La salvia y el manrubio y el helecho.

Todo tiene sabor de dichas muertas,

Todo tiene color de sueños viejos...

Todo es tristeza, olvido y abandono,

Despojos, añoranzas y recuerdos...

La casa esta desierta, desolada,

No hay arboleda, ni jardín, ni huerto;

El cerco se cayó,lleno esta el patio

De malva, dé altamisa y de mastuerzo.

Los pájaros no alegran la mañana...

-también parecen de dolor enfermos-

no se oyen los mugidos de las vacas,

ni ladra en el portón el noble perro.

No se oye ya en vueltas del camino

El grito,ni el cantar de los arrieros.

Nadie pide posada en nuestra casa...

Adiós!!! Grita el que pasa y sigue serio.

Al corredor no llegan los gorriones,

Las colmenas no están en el alero;

Las arañas sí tienen sus telares

En todos los rincones y en el techo...





No se oyen por las noches los peones

Con sus canciones espantando el sueño...

Tan sólo el búho lanza en la montaña

Su grito presagioso y agorero.

De la “vieja” la voz ya no se escucha...

No se oye ni el rosario, ni el “ángelus”...

Todo tiene frialdad de sepultura,

Mutismo y soledad de cementerio.



El tiplecito “amigo” ya no cuelga

Del clavo...en el rincón de mi aposento;

Recorro con la vista las paredes....

y...siento angustia cuando no lo veo.

No sabes tú la falta que me hace,

Ese leal y noble compañero....

Ya no puedo romper como en antaño,

El imponente y nocturnal silencio.



Y no tengo la dicha de esperarte

Como en las vacaciones de otros tiempos....

Porque el destino es cruel y muy voluble.

Y todo en esta vida es pasajero.

Hoy no tengo ilusiones, ni esperanzas

Me encuentro laso y de nostalgia lleno...

En esta soledad todo me abruma.



Todo me brinda sinsabor y tedio.

El alma tengo llena de pesares,

Pletórica la mente de recuerdos...

Quisiera no seguir hacia delante...

Pero...qué hacer! Si así Dios lo ha dispuesto.



Comprende que el lugar de nuestra infancia

Ha cambiado del todo, está desierto;

Sólo hay en él tristeza y abandono,

Despojos, añoranzas y recuerdos....

No hay comentarios: