miércoles, 26 de junio de 2013

CUANDO EL VOTO ERA UNA PAPELETA RECORDEMOS VARIOS CONOCIDOS DE LA TIERRA ITUANGUINA

VOTO
Para el SENADO DE LA REPUBLICA DE COLOMBIA
Por la circunscripción electoral de Antioquia para el periodo
Constitucional 1986-1990,por las listas del partido
Conservador que orienta el presidente del Congreso
DR ALVARO VILLEGAS MORENO,bajo la jefatura
Nacional del DR MISAEL PASTRANA BORRERO
Y que respalda la candidatura presidencial del DR
ALVARO GOMEZ HURTADO
SENADO
PRINCIPALES SUPLENTES
OSMAN RAMIREZ ZULUAGA   OSCAR ARBOLEDA P
JULIO ROLDAN PEREZ  LIGIA PALACIO
JAVIER RIOS MARIN  GERMAN BETANCURT
JAVIER TRUJILLO PALACIO  NAZARENO ARISTIZABAL
ISMAEL NORIEGA NORIEGA  MARIO SIERRA SIERRA

VOTO
Para la CAMARA DE REPRESENTANTES DE COLOMBIA Por la circunscripción electoral de Antioquia para el periodo
Constitucional 1986-1990,por las listas del partido
Conservador que orienta el presidente del Congreso
DR ALVARO VILLEGAS MORENO,bajo la jefatura
Nacional del DR MISAEL PASTRANA BORRERO
Y que respalda la candidatura presidencial del DR
ALVARO GOMEZ HURTADO

CAMARA
PRINCIPALES SUPLENTES
LUIS FERNANDO VELASQUEZ R   CARLINA RESTREPO
AMADO AGUDELO CUARTAS OCTAVIO VILLEGAS
JESUS A VELASQUEZ  JUVENAL ZULUAGA
HERNAN TAMAYO   ALONSO RODRIGUEZ
MANUEL JOSE RESTREPO  ANTONIO RIOS
VOTO
Para la ASAMBLEA DEPARTAMENTAL Por la circunscripción electoral de Antioquia para el periodo
Constitucional 1986-1990,por las listas del partido
Conservador que orienta el presidente del Congreso
DR ALVARO VILLEGAS MORENO,bajo la jefatura
Nacional del DR MISAEL PASTRANA BORRERO
Y que respalda la candidatura presidencial del DR
ALVARO GOMEZ HURTADO
ASAMBLEA

PRINCIPALES SUPLENTES
EDUARDO MORENO VELEZ  EDUARDO TOBON RESTREPO
BERNARDO MOLINA GRANDA REINALDO BUILES GIL
JUAN CARLOS TRUJILLO BARRERA  JESUS VILLA L
NICANOR AVENDAÑO JUAN ANTONIO LOPERA

VOTO
Para el CONCEJO MUNICIPAL Por la circunscripción electoral de ITUANGO para el periodo
Constitucional 1986-1990,por las listas del partido
Conservador que orienta el presidente del Congreso
DR ALVARO VILLEGAS MORENO,bajo la jefatura
Nacional del DR MISAEL PASTRANA BORRERO
Y que respalda la candidatura presidencial del DR
ALVARO GOMEZ HURTADO

CONCEJO
PRINCIPALES SUPLENTES
LUIS EDUARDO TOBON RESTREPO   JAIRO ANTONIO ALVAREZ C
JUAN CARLOS TRUJILLO BARRERA    PROCESO CARVAJAL CALLE
JOSE MEDARDO CHAVARRIA  L UIS GUILLERMO TOBON S
JOSE FERNANDO CARDENAS Z   J AIME ALBEIRO GIRALDO G
JOSE ALEJANDRO MONSALVE   JOSE IGNACIO CORREA DUQUE
NAZARENO ARISTIZABAL   PEDRO NEL JARAMILLO
ALICIA CALLE DE LOPERA   FANY VERA VALDERRAMA
RUBY RESTREPO DE ROJAS    JUAN GUILLERMO CARDENAS
ADELFA RODRIGUEZ    ROQUE BEDOYA
JAIME CHICA JARAMILLO     OSCAR TOBON RESTREPO
JAIME VANEGAS CALLE      IVAN FERNANDO GALLO
MACHADO
ALVARO VILEGAS MORENO   FELIX RESTREPO A

ENTRANDO AL CORREGIMIENTO DE LA GRANJA


EL CAFE BASE DE LA ECONOMÍA DE ITUANGO


martes, 25 de junio de 2013

JUFITIVO PERSONAJE EN EL ITUANGO DE OTROS TIEMPOS


HISTORIA DEL BARRIO EL CARMELO EN EL ITUANGO DE LOS AÑOS 1950

El barrio el Carmelo en los años cincuenta era un hervidero de gentes y de negocios que iban y venían por las empedradas calles.
El barrio El Carmelo a principio de los años novecientos se conocía con el nombre de “El Cielo” pero ante la proliferación de negocios de cantina y de prostíbulos las gentes empezaron a llamarlo “Sodoma”, fue el padre Luis Carlos Jaramillo Arango quien organizo junto a los habitantes del barrio un santuario a la virgen del Carmen y le dio el nombre de barrio El Carmelo, para ello este recordado sacerdote tenia la idea de crear una parroquia y compro un lote al señor Toño Cadavid para construir una iglesia como efectivamente con el tiempo se hizo en el lugar donde actualmente se levanta el hermoso e imponente templo de la parroquia del Carmelo.
El Carmelo en los años cincuenta era asiento de gran cantidad de negocios especialmente cantinas, recordemos que en ese tiempo llegaban a Ituango gran cantidad de vecinos del municipio de Peque, qué venían a realizar sus vueltas notariales y a la Caja Agraria que destinaba todos los lunes para atender solo gentes venidas de Peque, además muchos Péquenses salían en las ferias (ultimo domingo de cada mes) a vender sus productos en Ituango.
En esos tiempos estaban las cantinas de Gilberto Zapata (la rana),la cantina de Froilan Guerra (floro) que tenia una victrola de moler allí se escuchaban los discos de moda (que le importa al mundo, los ejes de mi carreta y mama vieja), para escuchar esta música había que darle manivela a la victrola y cada 5 discos había que cambiar la aguja (que por cierto parecía una puntilla), José del Rosario Espinosa también tenia su cantina donde se vendía cerveza ,aguardiente y gaseosa nevada, cómo en esos tiempos no había luz ni mucho menos neveras los dueños de los negocios usaban unas canecas con agua donde echaban las cervezas y gaseosas para “enfríalas”.
Se recuerda a don José del Rosario Espinosa por su manera elegante de vestir, pantalón de paño, camisa blanca de manga larga, sombrero de fieltro y zapatos enchalorados siempre brillantes.
Pero el negocio mas famoso y frecuentado en el barrio el Carmelo de los años cincuenta era el grill “el gato negro” propiedad de Oscar Cadavid, este negocio funcionaba las 24 horas, mantenía entre 20 y 30 mujeres todas venidas de Medellín y Yarumal, el grill “el gato negro” tenia motor de luz propia y las mujeres eran cambiadas cada mes.
Clementina Correa tenía también su cantina en su casa y alquilaba piezas.
En esos tiempos entre las mujeres más asediadas eran: Mela, Chavela y la “pate-venao”
En la partida de Peque estaba la cantina de Luís Eduardo Chavarria y en el Requintadero Gelo Muriel y su esposa Trina también tenían un pequeño negocio donde se vendía cerveza y aguardiente.
Chimochenko tenia un negocio a un lado donde hoy esta el templo del Carmelo, allí vendía cerveza y alquilaba piezas a enamorados ocasionales.
Pero en el Carmelo también había tiendas y panadería, en el Alto de doña Chinca esta la tienda de don Ramón Lopera al frente estaba la panadería de los Guerra, más arriba subiendo a mano derecha estaba “la miscelánea” de Marco Tulio Correa y a un lado prestaba el servicio de cuido de bestias.
Don Luís Carvajal tenia una surtida tienda, doña Evangelina Piedrahita tenia en su casa una pequeña tienda,lo mismo que la tienda de Roberto Arango.
Para surtir los negocios de la época fuera de las bestias que llevaban la carga, estaba Pedro Bastidas que subía a sus espaldas la gaseosa y la cerveza
El Carmelo también tenia sus arrieros que vivian en el barrio, sé recuerda a los arrieros Sergio Sepúlveda, Carlos Chavarria (arriero de don Pedro José Piedrahita de Cortaderal) otro que fue arriero en sus años mozos fue Manuel Guerra “man-guerra” don Manuel como arreiro le toco viajar a Medellín con su mulada y llegar al plaza de Cisneros, cómo dato curioso los arrieros Ituanguinos una vez en Medellín se hospedaban en la “Pensión Cundinamarca”.Otro arriero famoso en el Carmelo fue Antonio Maria Pérez que arriaba hacia Guacharaquero,Lomitas-Peque y la Hundida.,también eran arrieros y vivian en el Carmelo, Pacho Zapata, Diego David y José Jaramillo (el negro Maluco) que arriaba para la finca “el retiro” de don Andrés Hincapié
Para tanta bestia caballar no podían faltar “los cuidos”, pesebreras donde las gentes dejaban sus caballos-mulas y allí se les prodigaba todo tipo de cuidados para que estuvieran listas para los largos y penosos viajes, en el Carmelo estaban las pesebreras de don Senen Agudelo, en la partida de Peque esta el cuido de don Porfirio Espinal y don de hoy esta la “manga de los Ciro” era el cuido de don Nicolás López y en esos tiempos se llamaba “la manga de los López”.
Los fines de semana en las cantinas del Carmelo no podían faltar las peleas por lo general a machete, eran peleadores famosos: Julio Sierra (posillo), Kilis López, Arturo Guerra y Arturo Arango.
Como en cualquier barrio del pueblo no podían faltar los “patos” aquellos muchachos que se hacían en las esquinas a realizar pesadas bromas o a jugar cartas, se recuerda a Emilio Alzate (milio cuscas), Toño Vásquez, Pacho Guerra, Darío Sepúlveda (peluco) y los hermanos Villa de “Montarron”.En esos tiempos una manera de diversión eran las carreras de caballos, estás se hacían desde la partida de Peque,se destacaban en esos correteos por las empedradas calles los hermanos Julio y Carlos Sierra
No podía faltar los músicos que animaban las fiestas familiares, José del Rosario Espinosa tocaba el tiple y el violin, Maximiliano Espinosa era un gran guitarrista , igual que Milo Alzate.
Ante tanta fiesta y algarabía que se vivía en el barrio el párroco Luís Carlos Jaramillo abrió el camino que después se convertiría en carretera que va hacia la Hundida, la idea era que las gentes que venían de Peque,Santa Ana,Palo Blanco,Guacharaquero….etc. no entraran al barrio y además organizo el santuario a la virgen del Carmen, dándole al barrio otro estilo de vida, hoy el barrio El Carmelo es uno de los mas grandes y organizados de Ituango,convertido en parroquia con un bonito templo, también es sede de un centro de salud y una cómoda escuela (escuela Juan XXIII)

jueves, 20 de junio de 2013

REINADO INFANTIL ITUANGO-1952


SABIA USTED QUE ¿

SABIA USTED QUE ¿

1.El primer gerente del Banco Agrario (Antigua Caja Agraria),en Ituango fue el señor Julio Simón Berrio.
2.Que también fueron gerentes: don Antonio Araque,Oscar Tulio Restrepo,Gabriel Martinez,Arnufo Cossio,Jesús Maria Ocampo, Emilio Vanegas,Arturo Rojas,Alirio Silva, Patiño, Hernando Posada,entre otros.........

3.Que en los años sesenta, sé hacían carreras de ciclismo en Ituango,se salía de las Chambas, sé entraba a Ituango,se seguía hacia los Galgos y se regresaba de nuevo.
El carro acompañante de los ciclistas era la volqueta de don Arnulfo Calle Rengifo.
4.Entre los ciclistas de la época se recuerda a Humberto Gil (Pico de lora),Arnulfito Calle,Jairo Ochoa, Antonio González (El de la farmacia),Leonardo Cortinez,los hermanos Puerta,Orlando Álvarez (El Panadero),Hernán Bedoya,Gildardo Agudelo,Verita,Carlos Carvajal, entré otros....
5.Que para hacer el actual Aeropuerto De Ituango (la Providencia), se trajo a lomo de mula y desarmado un buldózer,el maquinista era Hernán Medina de Gómez Plata y como ayudante estaba Heriberto Roldan,(Bombillo).
6.Los pilotos mas famosos de la época, cuando se iniciaba la aviación en Ituango,lo mismo que en Santa Rita (aeropuerto La Hermosa),eran:El capitán Castro,el Capitán Pucci,el Alemán y el Capitán Ossa.
7.Que la gentes de Santa Rita, conocieron primero el avión que el carro.
8.Cuando el viaje a caballo se hacia entre Ituango y El Valle,(hasta donde llegaba la carretera),estas eran las posadas que habían en el camino, saliendo de Ituango:Peñitas,El Filo de la Aurora (Victorianito),Agua Linda (Emilio Zapata),Los Galgos, Patio Bonito (El Zarco Usuga),El Naranjo (Enrique Mira),Mote (la Señora Luisa),Guasimal (Aurita Zapata-famosa por el pandequeso que hacia),Pescadero( la Pandequesa) y en El Valle estaba Ricardito Palacio.

9.En los años treinta, cuarenta y cincuenta en Ituango,el refresco que se tomaba era Gaseosa Nevada, cuya fabrica queda en Cuatro Esquinas .

10.Gaseosa Nevada era repartida por el pueblo, veredas y corregimientos a lomo de mula y su eslogan publicitario era:
“A MI ME DA NEVADA O NO ME DA NADA”.
11.La fabrica se acabo a final de los años sesenta, después de que llego la carretera y empezó a llegar de Medellín, Postobon y Coca-Cola.
12.el primer parroco de Ituango,fue Domingo Antonio Angarita

EL ALTO DE DON CANUTO DEBE SU NOMBRE AL SEÑOR CANUTO RESTREPO QUE VIVIA EXACTAMENTE ANTES DE EMPEZAR A BAJAR LO QUE CONOCEMOS COMO CARRERA QUINDIO,ESTO OCURRIA A PRINCIPIO DE LOS AÑOS NOVECIENTOS. DESPUES SE LLAMO "EL BOTADERO" POR QUE HASTA ALLI LLEGABA EL SACERDOTE CON LA PERSONA FALLECIDA EN LOS ENTIERROS,ES DECIR ALLI ERA "BOTADO". DESDE ALLI SE APRECIA MAJESTUOSA NUESTRA IGLESIA DE SANTA BARBARA


RECUERDO DE LOS GALGOS Y DE SAN JUAN DE RODAS

El Heraldo del Norte converso con Honorio un campesino que ya pasa de sus 80 abriles, los cuales en su totalidad los ha vivido entre las fincas  san juan de Rodas y los galgos, según Honorio este territorio era una sola fina conocida como San Juan de Rodas, era solo una Hacienda pero su dueño inicial don Elías Gutiérrez, le vendió la hacienda a don Andrés Hincapié y este fue vendiendo pedazos y de ahí surgieron los Galgos,, el guamo, , la maría, tesorero, el Líbano, el tigre, cortaderal, entre otras
Don Salvador Navarro se quedo con los Galgos , la maria y el Guamo que eran una sola, don Isaias Piedrahita compro  Cortaderal, y don Jesús Calle conocido como don Chicho compro la propia San Juan de rodas.
El administrador general de los Galgos era don Jose Maria Jaramillo –hermano del recordado sacerdote Luis Carlos Jaramillo- y debía rendir cuentas a don Hernando Navarro hijo de don Salvador y el administrador general era don Pacho Ochoa, esas finca nos cuenta Honorio se manejaban como toda una empresa, en San Juan de Rodas los administradores eran don Pablo Botero, y don Alfredo Maya, después llego de Angostura don Ignacio Mesa y su esposa doña Bernarda, que por muchos años administraron a San Juan de Rodas y se ganaron el aprecio y el cariño de los trabajadores
Recuerda Honorio que cuando San Juan de Rodas era una sola, en lo que conocemos como los Galgos no había nada, hasta que don Salvador Navarro construyo la actual casa y don Manuel Cárdenas papa de don José y de don Lolo construyo su casa al frente y monto un negocio que por muchos años sirvió de bodega a la mercancía que iba hacia Pascuita y Santa Rita, este sitio recibió el nombre de los galgos porque servía de almorzadero a los viajeros y había que ser muy galgo para poder almorzar bien.
Los primeros arrieros que viajaban de Ituango hacia  Yarumal y Medellín, viajaban por el antiguo camino al turco , pasando por un lado de lo que conocemos como el alto de los giles, llamado así por que allí viva don Manuel Gil y su esposa Andrea Osorio- el matrimonio tenía 11 hijas mujeres y las gentes las llamaban las 11 mil vírgenes-
Del alto de los giles se bajaba al alto del niño, se seguía l alto del chocho, para bajar a los galgos, donde se descansaba, se almorzaba, de allí se debía subir al alto de la ceja y de ahí se empezaba a bajar hacia el rio cauca, pasando por llanadas donde vivía Manuel Toro, luego seguía ojo de agua, el tinto hasta bajar a Guasimal y por ultimo pescadero.
Para administrar estas fincas se hacia un croquis y a cada potrero s le daba un nombre, por lo general allí viva una familia.
En los Galgos estaba el potrero Penas, que era muy bueno para dar comida y por cierto allí había una cacaotera, otros potreros era las mercedes donde Vivian los Zea, los Granda vivan en vijagual,en el encenillal había una virgen y vivía la familia de nepo Ramírez, otro potrero famoso  en los galgos fue  el tigre
En San Juan de Rodas estaba: Rincón Santo donde vivía la familia Feria, en Helechales vivIa la familia Carvajal, los Villa vivían en ojo de agua, don Joaquín Jaramillo y su familia vivían en el celaje. Alfonso Giraldo en Tachoelar,, la familia Mira en la casa del llano,, los Oquendo en las mercedes, los Goes en Palomas, Rubén Jaramillo en Lebros, Aleyda Villa y su familia en los mangos, Toño Misas en la Cima, en el Palmar vivían los Chancy, Pedro Toro y su familia vivían en el chumbimbo.
La mayoría de San Juan de Rodas o casa principal al principio de los años1 900 quedaba en los pies del cauca, luego la pasaron para ojo de agua y últimamente para el tinto.
En San Juan de Rodas y los Galgos había muchas garantías para los trabajadores, todos tenían su casa de habitación, huerta, podían tener una vaca, cerdos y uno o dos caballos, lastima porque ya todo se acabo se lamenta Honorio.
Además en los tiempos malos los trabajadores tenían la posibilidad de ir al cauca a sacar oro, recuerda Honorio que su señor padre le decía “ el cauca es el patrón que no nos niega nada, yo espero que no haya amanecido bravo, por que si amaneció bravo no nos deja trabajar”
En el cauca se estaban 8 días, allí hacían cambuches utilizando papel  encerado, porque en ese tiempo no conocían el plástico, el oro que sacaban se lo vendían en Ituango a don Ricardo Betancur o al mono Tobon.
Ya cuando comenzaron a construir la banca que daría paso a la actual carretera, los arrieros y viajeros empezaron a caminar por el nuevo camino abandonando el camino del turco y del alto de la ceja
En el nuevo camino o banca como lo llamaban fueron apareciendo fondas donde los arrieros descansaban, posaban o tomaban algún refresco.
Saliendo de Ituango en lo que se conoció como la plaza de feria antes de la quebrada de chapineros estaba la cantina de un señor de apellido Tobon, en pajarito estaba la señora María famosa por que vendía una rica y deliciosa natilla, en lo que se conocía como la selva- cerca de lo que conocemos hoy como la secadora- estaba la cantina de un señor de apellido Parias, abajo del filo de la aurora esta victorianito Jaramillo, el cual era músico y vendía aguardiente, cerveza y fresco más conocido como jarabe, mas bajo estaba el negocio de David y Carlos Jaramillo-padre e hijo-, en agua linda había un posadero de arrieros propiedad de Manuel Giraldo, en la EME estaba la cantina de  Juana Mazo y el posadero de Gabriel Muñoz, en los Galgos estaba el negocio de don Andrés Hincapié, la cantina de Juan Toño Muñoz y el negocio de José Cárdenas, en patio Bonito estaba el posadero de Ángel Usuga más conocido como el zarco, en calichal estaba la cantina de un señor de apellido Valle que por cierto murió picado por una culebra, en el limón estaba el negocio de Luis García, en el Líbano no había posadero allí vivia la familia Cardenas, en Guasimal estaba el negocio de los hermanos Prospero y Aurita Zapata famosos por el rico pandequeso que hacían, más bajo en lo que conocemos como  la vuelta del bombillo estaba una famosa cantina conocida como el arrabal, luego se pasaba el viejo puente de madera en pescadero famoso por que se mecía como una hamaca cuando pasaban las bestias cargadas de café o de frisol, además de que había que pagar 5 centavos para poder crúzalo en lo que se conoce como impuesto de pontazgo y que servía para el mantenimiento del puente, mas adelante estaba la bodega de tacui la cual era administrada por el señor Jairo Calle y en el Valle estaban las bodegas de Ricardito palacio y de Pacho Abel Roldan, a estas bodegas llegaban las cargas que iban para Ituango, Santa Ana, Santa Lucia, La granja, Pascuita y Santa Rita.
Honorio nos cuenta que siendo muy joven quiso ser arriero y fue ayudante de un arriero famoso llamado Chepe Pérez, que arriaba 30 mulas propiedad de los Navarro Ospina, pero prefirió la agricultura y la minería en el cauca.
Honorio se caso en Medellín en la iglesia de Villa Guadalupe, tiene 7 hijos 5 de su matrimonio y dos que tubo antes de casarse, lleva el apellido de su mama Rosa María Jaramillo Londoño, por que en ese tiempo los hijos naturales no podían llevar el apellido del padre, que a propósito el suyo se llamo Tobías Mazo; ha vivido toda la vida en la vereda agua linda, en un pedazo que le regalo don Enrique Arango, el cual al pasar la carretera recién construida en el año de 1960, le regalo un corralito que quedo al lado de encima, donde construyo su casa de habitación y allí  ha vivido con su familia
Para Honorio  los tiempos han cambiado mucho, primero había mucha comida, pero los caminos eran muy malos sobre todo en invierno y le alegra que por el frente de su casa en agua linda por donde tantos años vio pasar las muladas hoy vea el pavimento por donde pasan los vehículos a altas velocidades.
Recuerda Honorio que los domingos cuando ya iba a regresar a su casa, se juntaba con  todos los trabajadores de los galgos y san Juan de rodas que en sus bestias se arremolinaban en tres cantinas que existieron en peñitas, una de ellas de un señor Palacio y otra de Zarrazola, de allí emprendían el regreso a los galgos y san Juan de rodas apostando carreras y con uno y otro aguardiente encima, los trabajadores de san Juan de rodas se distinguieron por que usaban sombrero bajero alón, todo era una fiesta atreves del camino parando en todas las fondas, tanto trabajadores como patronos de los galgos y san Juan entre los que recuerda a don Ignacio mesa y a sus hijos  y a don Gustavo mejía Robles y a su esposa doña Cori estos últimos de los galgos y muy buenas personas.
En esa época había muy buenas bestias tanto caballares como mulares, de ellas recuerda las bestias de los navarros Ospina, la mula la 25 y el macho abejorro
Recuerda Honorio que en helechales en san Juan de rodas vivió un coronel de la guerra de los mil días llamado José Tomas Calle, el papa de doña María Calle la esposa de don Kiko Muñoz, allí había una casa muy buena donde vivía el coronel, pero tenían el problema de que no había agua y esta tenía que ser cargada desde los galgos.
San Juan de Rodas hoy es propiedad de la hidroeléctrica, su ultimo dueño fue la familia del Dr. Alonso Trujillo Palacio, familia Ituanguina, descendientes de de don Manuel Trujillo que tenía sus fincas en Finlandia y la Caucana en Santa Rita y de don Rafael Trujillo dueño de la trilladora, la felicidad y la Marina fincas por los lados  del naranjo y guacharaquero.
Honorio tiene muchos recuerdos de los galgos, de San juan, del cauca, recuerda cuando en el año de 1958 se inauguro el aeropuerto liderado por el padre Luis Carlos Jaramillo Arango, eso fue toda una fiesta, recuerda a pilotos como el capitán Castro, de joven se iba al aeropuerto a ver aterrizar las avionetas y a cargar maletas de los viajeros para ganarse una monedas, a principio de los años 1960 hubo en Ituango una gran fiesta misionera y ese día llego en avión el obispo Builes con muchos sacerdotes, creo que fueron 8 las avionetas qu aterrizaron ese día recuerda Honorio y más de 1000 ituanguinos salieron a recibirlos la mayoría en bestias caballares y mulares, eso fue una fiesta inolvidable que todavía recuerdo como si fuera ayer dice Honorio riéndose
Al vivir toda la vida en agua linda me ha dado la oportunidad de ver entrar el progreso                a mi pueblo, los arrieros, las fondas, los paseos de los estudiantes del pueblo que siempre eran a los galgos o al campo de aviación, ellos pasaban por el frente de mi casa alegres con sus fiambres al hombro, recuerdo cuando entraron los primeros carros manejados por don Javier Duque, Ramiro espinal, José Tejada, Arnulfo Calle, Marco Tulio Correa, los vehículos eran unos jeep de la segunda guerra mundial y que los muchachos nos le colgábamos por  detrás, también recuerdo cuando entro el primer bus de coonorte  manejado por don Luis Gaviria y a un señor Guillermo que entro la primera jaula, todo eso lo he visto pasar por el frente de mi casa
Hoy Honorio todavía tiene fuerzas para trabajar, ve el cambio que ha dado Ituango empezando por la carretera y espera que le toque ver y disfrutar la hidroeléctrica en el cauca donde tantas veces de joven trabajo sacándole oro al rio


barrio peñitas a la entrada de ituango


ASÍ SE VE ITUANGO DESDE LA VEREDA LA CANDELARIA ALTA


LOS CARROS ESCALERA FUNDAMENTALES SEN EL DESARROLLO DE ITUANGO


viernes, 14 de junio de 2013

INSTITUCIÓN EDUCATIVA DE LA VEREDA BUENA VISTA DE ITUANGO


Es usted un buen Ituanguino?

Muchos vivimos orgullosos de ser muy Ituanguinos así hubiésemos nacido en La granja ,en santa Rita que al fin y al cabo son la misma cosa,pero que tan Ituanguino es usted, ha veces ni sabemos qué es un calentao,ni donde nace el Rió Ituango y mucho menos conocemos el resguardo indígena de Jaidukama y tantos sitios de este hermoso municipio que es uno de los mas grandes de Colombia .
Para el Ituanguino tradicional haber nacido en esta tierra es un orgullo. Puede vivir en El Aro o en Santa Lucia , pero siente que toda la historia de esta tierra le pertenece y vive convencido de que la vida no pudo haberle dado un mejor premio que nacer en medio de estas montañas.
Responda las siguientes preguntas y a descubra qué tanto lo halan sus raíces Antioqueña e Ituanguinas.
Nuestra herencia
¿Tiene entre sus cinco primeros apellidos: Restrepo, Mazo, Londoño, Lopera, Montoya, Zapata Jaramillo,Areiza,Usuga o Correa?
¿Cada que puede cuenta la historia del un abuelo muy rico, que tenía una finca que iba de un pueblo a otro pero la perdió por esas cosas de la vida?
¿Dice mil exageraciones al día? Bueno... dejémoslas en tres.
¿Ha intentado trovar en más de una ocasión? Y eso si esta en alguna esquina de nuestro pueblo con varios amigos y al son de unos embellecedores?
Háblenle del negocio que le hablen, ¿usted siempre conoce a alguien que lo vende más barato y mejor?
¿Regatea todo y en todas partes, hasta en el Éxito?
¿Conoce más de cuatro chistes groseros y cada que tiene oportunidad los cuenta, sin importarle el público?
Sentimiento regional :
¿Cuando va al estadio, no canta el himno nacional, pero sí entona a todo pulmón el himno Antioqueño?
¿Se sabe más de cuatro estrofas del himno a Ituango?
¿Asegura que los colombianos de otras regiones hablan con un acento todo raro?
¿Cuando viaja a Medellín no ve la hora de devolverse y termina diciendo, nada como "ITUANGO"?
¿Jura que los Ituanguinos somos una raza, pese a que los hay negros, indios, blancos, mulatos y mestizos?
Pertenencia al pueblito:
¿Se sabe todos los nombres de las veredas de Ituango?
¿Considera que la Iglesia de Santa Bárbara es la mas bonita del mundo .
¿Considera que Ituango a pesar de los problemas es el mejor vividero del mundo?
¿Piensa que los paisajes de Santa Rita son únicos e irrepetibles?
Hábitos de consumo :
¿No pasa una semana sin ir a algún negocio de la calle Peatonal?
¿Tiene cuenta en Coofinep o en el Banco Agrario?
¿Cree que el mejor colegio es el Pedro Nel Ospina?
¿No le pueden faltar los canzuizos y cuando viaja los lleva de regalo?
¿Considera que los chorizos de Ituango son los mejores y más gustosos?
¿No ve la hora que le llegue el próximo numero del Heraldo del Norte?
Preferencias gastronómicas :
¿Cree que paseo sin fiambre de gallina y envuelto en hojas de biao no es paseo?
¿Le gusta la natilla pero siempre y cuando la hagan de maíz y en paila de cobre?
Cuando viaja, a otras partes añora los frijoles que le hace su mama?
¿Puede comer arepa 20 años seguidos sin hastiarse?
¿Es capaz de comer todos los días frísoles
Gustos cotidianos:
¿Mantiene una veladora y una estampita de algún santo para cuando necesita una ayudita?
¿Tiene en la sala el Corazón de Jesús o en el comedor La Ultima Cena?
¿Algún día fue a pagar una manda donde la Virgen de La Peña?
¿Tiene guardado un poncho y un sombrero para los paseos?
¿No cambia una avena de don miguel Marín por una gaseosa Postobon?
¿Le gustan las historias de duendes, brujas y muanes y algún día lo asustaron?
¿Le gusta la música de cuerda…guitarra, violín?

¿Así le ofrezcan whisky, vodka o ginebra; siempre pide un guaro doble?
¿Le gusta la música de Darío Gómez, los legendarios o el Charrito negro?
¿Los días de fiesta le gusta ir al Río Ituango donde don Huberto o al filo de la Aurora donde Manuel Restrepo?
¿No le puede faltar la misa los domingos?
¿Tarde de la noche y al son de unos aguardientes sale al parque de Ituango a buscar empanadas,chorizos o los chuzos de “chicorio”.
¿Últimamente usa con frecuencia el Mototaxi?
¿No ve la hora que llegue agosto, para las fiestas de la Ituanguinidad?
¿Algún día le ha tocado coger café?
¿ Cuando va a otra ciudad,pueblo,caña de que usted es paisana de la doctora Liliana Rendón y que la represa de pescadero quedara en Ituango?


martes, 11 de junio de 2013

LLEGANDO A ITUANGO


HISTORIA DEL BARRIO EL CARMELO DE ITUANGO AÑOS 1950

El barrio el Carmelo en los años cincuenta era un hervidero de gentes y de negocios que iban y venían por las empedradas calles.
El barrio El Carmelo a principio de los años novecientos se conocía con el nombre de “El Cielo” pero ante la proliferación de negocios de cantina y de prostíbulos las gentes empezaron a llamarlo “Sodoma”, fue el padre Luis Carlos Jaramillo Arango quien organizo junto a los habitantes del barrio un santuario a la virgen del Carmen y le dio el nombre de barrio El Carmelo, para ello este recordado sacerdote tenia la idea de crear una parroquia y compro un lote al señor Toño Cadavid para construir una iglesia como efectivamente con el tiempo se hizo en el lugar donde actualmente se levanta el hermoso e imponente templo de la parroquia del Carmelo.
El Carmelo en los años cincuenta era asiento de gran cantidad de negocios especialmente cantinas, recordemos que en ese tiempo llegaban a Ituango gran cantidad de vecinos del municipio de Peque, qué venían a realizar sus vueltas notariales y a la Caja Agraria que destinaba todos los lunes para atender solo gentes venidas de Peque, además muchos Péquenses salían en las ferias (ultimo domingo de cada mes) a vender sus productos en Ituango.
En esos tiempos estaban las cantinas de Gilberto Zapata (la rana),la cantina de Froilan Guerra (floro) que tenia una victrola de moler allí se escuchaban los discos de moda (que le importa al mundo, los ejes de mi carreta y mama vieja), para escuchar esta música había que darle manivela a la victrola y cada 5 discos había que cambiar la aguja (que por cierto parecía una puntilla), José del Rosario Espinosa también tenia su cantina donde se vendía cerveza ,aguardiente y gaseosa nevada, cómo en esos tiempos no había luz ni mucho menos neveras los dueños de los negocios usaban unas canecas con agua donde echaban las cervezas y gaseosas para “enfríalas”.
Se recuerda a don José del Rosario Espinosa por su manera elegante de vestir, pantalón de paño, camisa blanca de manga larga, sombrero de fieltro y zapatos enchalorados siempre brillantes.
Pero el negocio mas famoso y frecuentado en el barrio el Carmelo de los años cincuenta era el grill “el gato negro” propiedad de Oscar Cadavid, este negocio funcionaba las 24 horas, mantenía entre 20 y 30 mujeres todas venidas de Medellín y Yarumal, el grill “el gato negro” tenia motor de luz propia y las mujeres eran cambiadas cada mes.
Clementina Correa tenía también su cantina en su casa y alquilaba piezas.
En esos tiempos entre las mujeres más asediadas eran: Mela, Chavela y la “pate-venao”
En la partida de Peque estaba la cantina de Luís Eduardo Chavarria y en el Requintadero Gelo Muriel y su esposa Trina también tenían un pequeño negocio donde se vendía cerveza y aguardiente.
Chimochenko tenia un negocio a un lado donde hoy esta el templo del Carmelo, allí vendía cerveza y alquilaba piezas a enamorados ocasionales.
Pero en el Carmelo también había tiendas y panadería, en el Alto de doña Chinca esta la tienda de don Ramón Lopera al frente estaba la panadería de los Guerra, más arriba subiendo a mano derecha estaba “la miscelánea” de Marco Tulio Correa y a un lado prestaba el servicio de cuido de bestias.
Don Luís Carvajal tenia una surtida tienda, doña Evangelina Piedrahita tenia en su casa una pequeña tienda,lo mismo que la tienda de Roberto Arango.
Para surtir los negocios de la época fuera de las bestias que llevaban la carga, estaba Pedro Bastidas que subía a sus espaldas la gaseosa y la cerveza
El Carmelo también tenia sus arrieros que vivian en el barrio, sé recuerda a los arrieros Sergio Sepúlveda, Carlos Chavarria (arriero de don Pedro José Piedrahita de Cortaderal) otro que fue arriero en sus años mozos fue Manuel Guerra “man-guerra” don Manuel como arreiro le toco viajar a Medellín con su mulada y llegar al plaza de Cisneros, cómo dato curioso los arrieros Ituanguinos una vez en Medellín se hospedaban en la “Pensión Cundinamarca”.Otro arriero famoso en el Carmelo fue Antonio Maria Pérez que arriaba hacia Guacharaquero,Lomitas-Peque y la Hundida.,también eran arrieros y vivian en el Carmelo, Pacho Zapata, Diego David y José Jaramillo (el negro Maluco) que arriaba para la finca “el retiro” de don Andrés Hincapié
Para tanta bestia caballar no podían faltar “los cuidos”, pesebreras donde las gentes dejaban sus caballos-mulas y allí se les prodigaba todo tipo de cuidados para que estuvieran listas para los largos y penosos viajes, en el Carmelo estaban las pesebreras de don Senen Agudelo, en la partida de Peque esta el cuido de don Porfirio Espinal y don de hoy esta la “manga de los Ciro” era el cuido de don Nicolás López y en esos tiempos se llamaba “la manga de los López”.
Los fines de semana en las cantinas del Carmelo no podían faltar las peleas por lo general a machete, eran peleadores famosos: Julio Sierra (posillo), Kilis López, Arturo Guerra y Arturo Arango.
Como en cualquier barrio del pueblo no podían faltar los “patos” aquellos muchachos que se hacían en las esquinas a realizar pesadas bromas o a jugar cartas, se recuerda a Emilio Alzate (milio cuscas), Toño Vásquez, Pacho Guerra, Darío Sepúlveda (peluco) y los hermanos Villa de “Montarron”.En esos tiempos una manera de diversión eran las carreras de caballos, estás se hacían desde la partida de Peque,se destacaban en esos correteos por las empedradas calles los hermanos Julio y Carlos Sierra
No podía faltar los músicos que animaban las fiestas familiares, José del Rosario Espinosa tocaba el tiple y el violin, Maximiliano Espinosa era un gran guitarrista , igual que Milo Alzate.
Ante tanta fiesta y algarabía que se vivía en el barrio el párroco Luís Carlos Jaramillo abrió el camino que después se convertiría en carretera que va hacia la Hundida, la idea era que las gentes que venían de Peque,Santa Ana,Palo Blanco,Guacharaquero….etc. no entraran al barrio y además organizo el santuario a la virgen del Carmen, dándole al barrio otro estilo de vida, hoy el barrio El Carmelo es uno de los mas grandes y organizados de Ituango,convertido en parroquia con un bonito templo, también es sede de un centro de salud y una cómoda escuela (escuela Juan XXIII)

" japones " personaje muy querido y apreciado en ituango


lunes, 10 de junio de 2013

historias de guerra en ituango

luz amanda jaramilloUna trvesía de 10 años, para poder enterrar a su hijo
‘El cadáver ‘insepulto’
Todos en Ituango saben que Ernesto Gómez, el párroco del pueblo, apura sus últimos días en el pequeño municipio antioqueño. Y esa idea intranquiliza más que a nadie a Luz Amanda Jaramillo, quien sólo espera que una de las últimas liturgias del sacerdote sea la misa fúnebre que tanto ha querido darle, a manera de despedida, a su hijo John Jairo, asesinado hace nueve años. Ernesto será designado para continuar sus oficios en otra parroquia, su traslado es inminente. Dejará el pueblo donde conoció en carne propia las dramáticas huellas del conflicto armado. Ese lugar donde no solo se convirtió en el guía espiritual de la población, sino en el único humano capaz de recoger los cientos de muertos que en las diferentes veredas dejó la violencia paramilitar y guerrillera. Por eso, Luz Amanda adelanta una carrera ‘contra reloj’. Quiere tener en sus brazos los restos de su hijo. Sin embargo, las autoridades judiciales aún no han establecido a plenitud su identidad, pese a que desde el pasado mes de julio, cuando su padre y su hermano desenterraron la ‘tumba’ donde reposaba el cuerpo de John Jairo, y se practicó el levantamiento del cadáver, la incertidumbre no ha cesado, y los restos de su hijo aún no salen de Medicina Legal en Medellín. En Ituango, Luz Amanda tiene preparado el osario para enterrar al menor de sus cinco hijos. Sólo espera que este año el padre Ernesto no se vaya del pueblo sin antes darle la última bendición. El último encargo El duelo que Luz Amanda Jaramillo no ha podido calmar, se remonta casi diez años atrás, desde que vivía en Ituango. Su hijo John Jairo fue el único que abandonó el estudio en la primaria, y desde entonces nunca quiso saber de clases ni de escuelas. Eran días en que los menores de edad no podían caminar con libertad por las calles de Ituango, donde los paramilitares impusieron su ley. Entre otras imposiciones, ordenaron que a las 8 de la noche todo el mundo en Ituango tenía que estar “guardado” en sus casas. John Jairo iba a cumplir 17 años, y Luz Amanda, como no podía saber qué hacía en el día, le pidió a su padre Ernesto que se lo llevara a la finca que tenían en la vereda Guacharaquero, a menos de 10 kilómetros de la cabecera municipal, para librarlo de la amenaza paramilitar. A diferencia del municipio, la vereda estaba invadida de guerrilla. Muy cerca de Ituango, el Eln imponía sus condiciones, al punto que muchos jóvenes, hombres y mujeres; eran seducidos y enrolados por la milicia subversiva. La tragedia del 10 de junio Ernesto, el padre de Luz Amanda, le confesó, tiempo después, que John Jairo se la pasaba con los guerrilleros. Lo tenían para hacer mandados, llevar razones y recoger mercados, una misión a la que por temor tuvo que aceptar. El 10 de junio de 2000, John Jairo había madrugado al estanco de Alfonso Henao en la vereda El Tinto. Era el punto donde otras cuatro veredas se surtían de víveres. Ese día, minutos después de haber recogido los dos costales que solía apartar, John Jairo esperaba por el carro que lo llevaría de vuelta a Guacharaquero. A plena luz del día, aparecieron hombres armados vestidos con prendas de guerra. John Jairo pensó que eran del Eln, pero desconocía que días atrás -según los relatos de los campesinos de la zona- hombres de las autodefensas del Magdalena Medio habían llegado a la vereda Buenavista en helicóptero. El no poder identificarlos le costó la muerte. Ernesto Jaramillo, su abuelo, supo de la muerte de John Jairo dos días después, y solo tuvo valor de darle la noticia a Luz Amanda, a las tres semanas. En agosto, Luz Amanda partió de Ituango a la vereda El Tinto. Fue al estadero de Alfonso Henao quien le relató lo sucedido aquella mañana del 10 de junio. “John Jairo recibió el mercado y se asomó al corredor. Estaba ‘mecatiando’ cuando llegaron los paramilitares. Él no sabía quiénes eran, vestían parecido. Ahí mismo, le picaron los costales y le preguntaron qué hacía ahí. La respuesta de John Jairo nunca se supo”. Lo único que Alfonso Henao vio, fue cuando uno de los paramilitares dio la orden de quitarle los costales, mientras que otros dos lo tomaron de los brazos y se lo llevaron monte arriba. “No pasaron cinco minutos cuando se oyeron los disparos”. Esa fue la última vez que Luz Amanda recibió noticias de su hijo en vida, y también la última que habló con Henao, pues casi un año después, los paramilitares lo señalaron como auxiliador de la guerrilla y también, en el estadero, y a plena luz del día, lo mataron. En noviembre, otra llamada sorprendió a Luz Amanda. Su padre le dijo que unos guerrilleros llegaron a la finca y le dijeron que el cuerpo de John Jairo había sido enterrado muy cerca del Tinto, en la vereda La Florida, en el filo de una montaña cerca de un árbol de uvito. “Cuando me enteré yo tenía pensado irme al lugar. –recordó Luz Amanda- Pero ni mi familia, ni los vecinos, ni la Policía autorizaron a buscarlo, con el argumento de que me podían matar”. Tras la muerte de John Jairo, Luz Amanda no le quedó otro camino que salir de Ituango, la presión de los paramilitares la hastió y por eso se fue, primero a Medellín, y luego a Bello. En su ida, perdió los únicos recuerdos de John Jairo, sus fotos. Pero desde entonces la incertidumbre por despedir a su hijo no paraba de atormentarla. La verdad desenterrada El año pasado, Luz Amanda no aguantó más. Y después de radicar, casi ocho años después la denuncia del crimen, el inspector de policía de Ituango, John Jairo Palacio, le dio permiso de ir a buscar el cuerpo de su hijo. El Policía accedió luego que la Fiscalía trasladara sus dificultades de ir tras las coordenadas. Con su padre y su hermano, Luz Amanda planeó la ‘operación’, sin pensar la dureza que supondría ir en busca de su hijo. El martes 17 de julio, a las cinco de la mañana, empezó el viaje de Guacharaquero a La Florida. Luz Amanda había preparado la maleta. En cocas plásticas guardó el desayuno, el almuerzo, y en una garrafa plástica llevaba el refresco. Bajo un clima templado, recorrieron a pie las cuatro horas del camino en herradura hasta el filo de la montaña. Su papá y su hermano empezaron a hurgar y hurgar la tierra. A las dos de la tarde el sudor no paraba de escurrir por las sienes y decidieron regresar a la finca. Un día sin respuesta. El miércoles Luz Amanda tenía los pies “pelados y ampollados” y no soportaba calzar sus zapatos. Todos la convencieron en desistir. Su padre y su hermano emprendieron de nuevo el camino. Al final de la tarde tampoco había respuestas. El jueves, mientras Luz Amanda se reponía y regresaba a Medellín, nadie fue al lugar. El viernes, día festivo, 20 de julio, volvieron al sitio que tenían escarbado casi en su totalidad. Demarcaron los puntos antes explorados y decidieron cavar cerca de un arrayán. El árbol tenía pelado parte de su tronco de madera, y con letras de marcador negro estaba escrito John Jairo Giraldo Jaramillo. Abajo, dos palitos amarrados en forma de cruz daban esperanzas. Esta vez no regresaron con las manos vacías. “Estaba atravesado, sólo los huesos, sin ropa, y la cabeza toda peladita”, dice Luz Amanda que le comentó su padre. Sólo hasta la noche del sábado, Ernesto le dijo a Luz Amanda que habían encontrado los restos de John Jairo. Su hija no tuvo tiempo de avisarle a la dueña del restaurante en el que trabajaba y el domingo madrugó a regresar a Ituango. Ese día, tuvo en sus manos la bolsa negra en la que estaban los huesos de su hijo, bolsa que no fue capaz de abrir. El lunes, 23 de julio, se fueron al hospital de Ituango donde se llevó a cabo la diligencia de levantamiento del cadáver. John Jairo Palacio, el inspector de Policía, y Ernesto Gómez, el párroco del pueblo, estuvieron presentes para acompañarla. A las nueve de la mañana agentes del CTI se llevaron la bolsa negra, la cual nunca ha vuelto a ver Luz Amanda. Ellos se encerraron en la morgue del hospital, y por el huequito que la puerta no podía ocultar, Luz Amanda alcanzó a ver, por un instante, como reordenaban en una camilla el esqueleto de su hijo. Desde las diez de la mañana, hasta las nueve de la noche nada que terminaban. Por eso, el médico Víctor Hugo Londoño le recomendó regresar. El martes, ya en Medellín, Luz Amanda llegó a su trabajo, pero no encontró empleo. El vía crucis A mediados de agosto, cuando solo tenía un acta del levantamiento del cadáver, el inspector de Policía le dijo que los huesos habían sido llevados a Medicina Legal en Medellín. Hasta allí averiguó por ellos. Una funcionaria le dijo que el 10 de agosto lo habían trasladado, pero que ahora estaban por empezar el proceso de identificación a través de las muestras de ADN. “Solo me dijeron que tuviera paciencia, que se tardaría porque había mucho trabajo acumulado”. En noviembre pasado, Luz Amanda no aguantó la incertidumbre y sin esperar que la llamaran fue a preguntar. Le dijeron que aún no había nada, pero aprovechó para pedire la fotocopia de la cédula y el registro civil de John Jairo. Dos meses enteros sin recibir la prometida llamada. Hasta que el pasado lunes 21 de enero, volvió a Medicina legal. Esta vez un hombre le dijo que ya habían tomado las muestras de ADN de los huesos pero que el expediente había sido trasladado a Bogotá. El funcionario le dijo que apenas llegara el dictamen la llamarían para tomarle las muestras genéticas y establecer si en definitiva se trata de su hijo. Duelo lejano Pero Luz Amanda no cree en pruebas científicas. Algún ‘sexto sentido’ le dice que se trata de su hijo. Sin embargo, la respuesta que tanto espera parece enredarse. Durante dos semanas, Colprensa investigó en la Fiscalía el estado del proceso. Sorpresivamente, la respuesta dada es que en la Unidad de Justicia y Paz y en el CTI, no existe ningún expediente con el nombre de John Jairo Giraldo Jaramillo. La razón, según fuentes de la Fiscalía, al cadáver de John Jairo no se le practicó diligencia de exhumación, sino de levantamiento, aspecto que le quita competencia directa a la Fiscalía en Bogotá, donde se concentran los procesos judiciales de Justicia y Paz. Pero lo que Colprensa pudo establecer es que las muestras de ADN están en proceso de traslado y probablemente en febrero puedan ser radicadas finalmente en la capital. Mientras tanto, Luz Amanda se unió a la Red de Víctimas del Magdalena Medio, asociación que representa a casi un centenar de víctimas del paramilitarismo para garantizar sus derechos de verdad, justicia y reparación. Gracias a la asociación, Luz Amanda supo de sus derechos como víctima. Pero el drama ha sido tan largo, y la incertidumbre tan agotadora, que lo único que quiere, ya que conoce la verdad, es tener en sus manos el certificado que manifieste que los restos encontrados en la vereda La Florida, son los de John Jairo. Sólo así podrá cumplir su propósito de que Ernesto Gómez, el párroco del pueblo, le dé la bendición para que los restos de su hijo reposen en el osario que desde hace casi una década lo espera como su última morada 
tomado del periodico la tarde.colprensa

ESTE ES EL CAÑÓN DEL RIO CAUCA DONDE SE ESTA CONSTRUYENDO LA HIDROELÉCTRICA ITUANGO


Tunel Chiri #HidroItuango