viernes, 31 de mayo de 2013

DON GASPAR DE RODAS CONQUISTADOR ESPAÑOL FUNDADOR DE LA REGION DE ITUANGO


VEREDA LA CANDELARIA BAJA EN ITUANGO EN LA CARRETERA QUE VA HACIA SANTA RITA ARRIBA DE LA GRANJA EN LA FOTO SE VE LA INSTITUCION EDUCATIVA


DON JUAQUIN CHAVARRIA TRABAJO POR MAS DE 40 AÑOS EN EL RIO CAUCA Y QUEDO POR FUERA DEL CENSO MINERO AQUÍ NOS CUENTE SU HISTORIA Y PIDE A EPM QUE SE HAGA JUSTICIA Y ESTUDIE SU CASO

DON JUAQUIN CHAVARRIA TRABAJO POR MAS DE 40 AÑOS EN EL RIO CAUCA Y QUEDO POR FUERA DEL CENSO MINERO
AQUÍ NOS CUENTE SU HISTORIA Y PIDE A EPM QUE SE  HAGA JUSTICIA Y ESTUDIE SU CASO
Por:  Luis Albeiro Montoya Londoño.
Corresponsal del Heraldo del Norte en Ituango.
Si bien Ituango, no ha sido una región minera por excelencia, si se han explotado elementos como el oro en varias regiones, según consta en un documento encontrado en el archivo de la administraciòn municipal que contiene los avisos,  licencias o permisos dados a particulares entre 1938 y 1961 para esta actividad. Así mismo, en las riberas del río Cauca, en jurisdicción de los municipios de Valdivia, Briceño, Ituango, Toledo y Sabanalarga, principalmente, se han establecido durante varias décadas, personas y familias completas para realizar labores de extracción y lavado del precioso metal.
Cogiendo por la carrera Santander, subiendo por la Escuela Antonio José Araque Rodríguez y pasando por el barrio San Vicente, se llega a La Montañita, encontramos en una sencilla vivienda filada a mano derecha del caserío,  a Don José Joaquín Chavarría Mejía con su familia, quien tuvo  el privilegio de nacer un 6 de febrero de 1941 en el vecino municipio de Toledo en el hogar conformado por Hermenegildo y María de las Mercedes, ambos también de cuna toledana, además de otros tres hermanos de nombres  Carlos Enrique, Teresa Emilia y Carmen. Solamente asistió unos dos meses  a la escuela, que ya  existía al finalizar la década de los años cuarenta en el corregimiento El Valle de Toledo y lo hacía día por medio. Está casado actualmente con la señora María Hermelina López Feria, nacida el 28 de enero de 1946 en Orobajo, corregimiento de Sabanalarga, en el hogar constituido por Aurelio y Petronila, ambos de Orobajo, cuenta con dos hermanos: Rigoberto de Jesús y Luis Carlos Feria;  unión de la cual hubo seis hijos, de los cuales se sienten muy orgullosos y que corresponden a los  nombres de  Eduardo de Jesús, Nelson David, Marta Nelly, María Dolores, Euclides de Jesús, el único  que terminó sus estudios y ahora es docente en la Institución Educativa Pedro Nel Ospina y, John Jairo de Jesús.
Una vez llegué al lugar para la ansiada entrevista, en la acera de su vivienda, me sorprendió gratamente su amable atención y pronta disposición para escuchar  los argumentos y propósitos del tema que se abordaría.  Ingresamos al interior de la casa y junto con su esposa, establecimos un amplio diálogo para conocer las vivencias, las experiencias, los avatares y pormenores de su abnegada lucha por la subsistencia  en varios lugares de las orillas del Cauca durante muchos años. Este es el relato:
“Yo me vine inicialmente para el sitio conocido como Matanzas donde se adelantaban trabajos de construcción de la carretera que  conduce a Ituango durante unos dos años, después con mi señora madre, me trasladé a un sitio denominado Canizales y posteriormente, bajé hasta la desembocadura del río Ituango en el Cauca.  Años más tarde, con mi señora esposa, quien también vivió en Barbacoas y desde los diez años de edad empezó a lavar oro,  en las playas de arriba y de abajo del puente de Pescadero; pudimos conseguir un terrenito y construimos la casita que actualmente tenemos.
Con los sacrificios, esfuerzos y dedicación que  esto conllevaba, además de la rigurosidad del clima  y el implacabe asedio de la plaga, sobre todo el sején;  durante unos cuarenta años, viajando en bus los lunes y regresando los viernes; nos bajábamos, unas veces en El Líbano, otras en Pescadero para llegar al sitio conocido como Sardinas; en otras oportunidades cogíamos el camino por El Piñal hasta llegar a un paraje conocido como Garrío, cerca a Orobajo, con la ilusión y la dura persistencia de emprender la búsqueda de lugares para sacar y lavar el oro, en lo que llamábamos playas buenas como Murundá, Tenche, Hechizales, Canizales, Las Coloradas, La Arenera, Guasimal, Mote, Guayacán, Sardinas, Playagrande, Playuela, Garrío, Singo, Higuidó y Orobajo.  En cada uno de esos lugares, armábamos el toldo o cambuche, al que nos metíamos a las siete de la noche y nos levantábamos a las cuatro de la mañana.  Por eso, creo sin temor a equivocarme, que fuimos los primeros que llegamos a esas playas a explotar el metal, luego fueron llegando otras personas de distintos lugares.  Al mismo tiempo que sacábamos y lavábamos el oro, dedicábamos también tiempo para pescar en esos mismos lugares en las horas de la noche y entonces se disponía todo para esta actividad con el armado del anzuelo para sacar  el bagre, la dorada y el barburdo y con la atarraya, se sacaba el chere, el barbudo y la dorada que nos servía para la alimentación y también para la venta en el pueblo cuando regresábamos y de esa forma nos empezó a ir bien en ese tiempo.
Varias cintas de oro, que consistían en unas franjas de tierra debajo de la superficie terrestre, de un metro y medio de profundidad, fueron encontradas en  Hechizales, Canizales, Las Coloradas, en Guayacán, por ejemplo, se halló una que iba por entre la peña, allí quedaron unas cuevas y al fin no fue posible sacarla;  en Sardinas había una que iba por el agua y también fue imposible extraerla.  Los instrumentos utilizados para esta labor fueron el molino, la zaranda, los galones para cargar la tierra, los azadones, las palas, las bateas, un especie de almocafre para escarbar la tierra, la barra, la pica, la almadana, un jagüel o totumita larga que se empleaba para sacar el oro ya purificado y finalmente un trapito para echar allí el oro.  
Dentro de las personas que también estuvieron extrayendo y sacando oro en esa región, recuerdo ahora  a Carlos Espinosa y su señora Carolina Chancí de Toledo y Quico Jaramillo, ya fallecido de Toledo;  los hermanos Rigoberto de Jesús con su hijo Javier, ya fallecido y Luis Carlos Feria, hermanos de mi señora, un señor de apellido Jiménez, Bernardo Sucerquia de Mote y su señora Dioselina Calle, los hermanos Marta y Joaquín Flórez y un señor de nombre Ernesto que no recuerdo el apellido, pero si su curioso apodo de “El Machacado”, porque una vez que estaba lavando el oro, una piedra le macahacó una mano y así lo dejaron. Recuerdo como anécdota que un día cualquiera de  1965, llegué aquí al pueblo con unos pescados y encontré al  desaparecido Arnulfo Calle Rengifo, que en ese momento estaba medio traguiado y apenas me vio, me preguntó:  ¿Qué traés ahí” y yo le respondí que pescado y entonces me va diciendo:  “Así vas a quedar”. Desde entonces, a los de la familia nos llaman los pescados. Una noche cualquiera del año 1980, salí del toldo a darle vuelta al anzuelo, cuando escuché un grito muy fuerte Cauca arriba, entonces los hijos me dijeron:  “Papá, volémonos”, les dije:  Esperemos qué va a pasar.  Cuando yo estaba revisando el anzuelo, lo que era, pegó el grito adelante de nosotros; los muchachos me repetían:  “Papá, eso se va a llevar a mi mamá” y les dije que después de Dios nada ocurriría;  cuando volvimos al toldo mi esposa estaba acostada”.
En ese tiempo, nos pagaban el castellano de oro que corresponde a 16 riales, a dos pesos con cincuenta centavos cada uno, fue aumentando paulatinamente su valor hasta el último que vendimos a $4.000 rial de oro.  Las personas que nos compraron fueron Horacio Herrera de El Valle, de Toledo, Omar Flórez, Adolfo Trujillo González y Javier Parias Posso en Ituango.
Finalmente, dice con nostalgia que hace unos dos años larguitos, les dijeron que no podían volver a esa región a sacar y lavar el oro y que si de pronto podría hacerlo, sería del puente para arriba y ya,  conociendo bien ese terreno, me puse a pensar que ya no se justificaba. Veo muy difícil volver a allá por los trabajos que actualmente se adelantan  en la Hidroeléctrica Ituango.
A pesar que Carlos Mario Gallo Machado, el alcalde anterior, nos estuvo ayudando e intermediando para que nos incluyeran en el censo minero; hasta ahora no se ha podido lograr, algo que es muy injusto para nosotros, por la cantidad de tiempo que estuvimos en esa zona.



Esta es casa de Don Joaquín y Doña Hermelina en el barrio La Montañita.
Aparecen aquí varios de los elementos que utilizaron Don Joaquín y Doña Hermelina en las riberas del Cauca como la pala, la barra, la pica, etc.

Aparecen en la foto, Don Joaquín y  su señora esposa, Doña Heermelina López, en la puerta de su vivienda en el barrio La Montañita.  Este medio informativo le solicita respetuosamente a Epm-Ituango que estudie la situacion de don juaquin y de sus esposa que por mas de 40 años tuvieron el rio cauca como subistencia, como lo demuestran las historias y las vivencias que nos conto don juaquin y que sean incluidos en el censo minero


miércoles, 29 de mayo de 2013

HERMOSA PINTURA "LOS ARRIEROS" DEL ARTISTA ITUANGUINO EDGAR ZAPATA


Ocho cosas que no sabía sobre internet en América Latina



1. La región que más creció en número de usuarios

La audiencia latinoamericana en internet creció un 12% entre marzo de 2012 y marzo de 2013.

En total hay 147 millones de internautas en la región, lo que sitúa a Latinoamérica en el primer puesto en crecimiento de usuarios de la red. Le siguen la región de Asia-Pacífico con un 7%, Europa con un 5%, Medio Oriente-África con un 3% y Estados Unidos y Canadá con un 1%.

A pesar del crecimiento de la audiencia latinoamericana, cabe decir que ésta sólo representa el 9% de la audiencia de internet global.

2. Los más sociales de la red

De acuerdo al estudio, los latinoamericanos son sociales tanto en la vida real como en la virtual. Y es que los habitantes de la región invierten en redes sociales hasta cinco horas más al mes que los internautas de cualquier otra región del mundo.

De todas las redes, la favorita sigue siendo Facebook, a la que accede el 94% de los usuarios. En popularidad le siguen la red social de contactos profesionales LinkedIn, Twitter y Ask.

3. Casi la mitad de los internautas latinoamericanos están en Brasil

Tal y como señala el informe, la distribución de internautas en la geografía regional es prácticamente proporcional a la cantidad de habitantes de cada país.

En este sentido, es lógico que el 42% de los internautas estén en Brasil. Le siguen en orden de mayor a menor cantidad de internautas México, Argentina, Colombia, Venezuela, Chile, Perú y Puerto Rico.

4. Brasileños y venezolanos los que más gastan


Cerca del 50% de los internautas de Brasil y Venezuela se gastaron un promedio de entre US$250 y US$1.000 en compras en línea durante los últimos tres meses, un porcentaje superior a la media del resto de países latinoamericanos.

Lo contrario sucede con Perú y Colombia, donde casi la mitad de las compras realizadas en internet fue por valor inferior a los US$250.

5. Nos gusta estar informados

Los datos arrojan que el 85% de los internautas latinoamericanos visitan regularmente sitios de noticias en internet, lo que está por encima de la media global de 76,1%. Perú, Argentina y Chile fueron los que más visitaron páginas de noticias en internet (94%).
En menor grado lo hicieron Venezuela (66,6%) y Puerto Rico (55,7%).

6. Los venezolanos, los que más usan la banca en línea

En 2013 el 31% de los internautas latinoamericanos accedió a un servicio de banca a través de internet. Pero de entre todos los usuarios de la región, los venezolanos fueron los más asiduos en portales bancarios.

Casi la mitad (47%) de los usuarios de la red en el país accedieron a la banca en línea, también destacan Chile (43,8%) y Brasil (43,7%).

7. México, el que más accede a través de dispositivos móviles


Cada vez son más los latinoamericanos que acceden a la red a través de dispositivos móviles como celulares y tabletas.

El acceso a través de estos aparatos pasó del 2,7% de media en marzo de 2012 al 8,1% en marzo de 2013. Pero entre todos los países México es el que más destaca con un 13,9% de su tráfico procedente de aparatos móviles. Le siguen Chile (9,8%), Argentina y Brasil (6,5%).

Otro dato que cabe destacar es el tipo de dispositivos móviles más frecuentemente usados para acceder a la red. Mientras en México los más populares son dispositivos Apple, en el resto de la región es más frecuente usar aparatos con el sistema operativo Android.

8. Los más locos por los videos en línea

Según ComScore, Argentina es el país de América Latina donde tienen mayor alcance los videos en línea, a los que suelen acceder regularmente el 95,5% de los internautas.

No obstante, los internautas chilenos son los que registran el mayor número de vistos por espectador.

Las páginas más populares para los videos en internet entre los latinoamericanos son YouTube, Vevo, Facebook y Viacom Digital.

BBC/D.com

VIACRUCIS ITUANGO


lunes, 27 de mayo de 2013

HERMOSA ESTAMPA ITUANGUINA


La finca la millonaria de Ituango

Saliendo por la partida de Peque, en el camino viejo hacia ese municipio, ha unos diez minutos ala derecha de el camino encontramos una casa ,antigua de tapia y una hermosa chambrana de macana, esa casa es la finca la Millonaria, propiedad de la familia Vásquez, allí don Luis Vásquez ,un anciano de cabeza blanca y profundos ojos azules, símbolo de su herencia Española,ya que su señor padre nacido en tierras Ibéricas llego a estas tierras de Ituango con sus hermanos y se establecieron en estas lejanas tierras, donde tuvieron varias fincas en el tinto,singo y esta de la partida de Peque.

La fina la Millonaria, contaba con una hermosa casa,para su decoración se cuenta que los Vásquez trajeron un experto de España, era posible ver en sus paredes,puertas,símbolos de la autentica herencia de la Madre Patria, también encontramos en la parte de atrás de la finca un molino de caña de Rodillo, quizás el primero que llego a Ituango,antes de que llegaran las famosas ruedas Pelton,alli el señor Vásquez, todos los fines de semana hacia molienda, aprovechando un cañaduzal que habia en La finca;las familias que habia alrededor de la finca y muchas de el Carmelo iban allí con sus ollas y totumas, para llenarlas de rico guarapo que don Luis Vásquez les regalaba de manera desinteresada, don Luis fue un señor muy dadivoso y amplío con sus pertenencias.

A un lado de la finca a mano derecha habia una gran manga, llena de árboles frutales,especialmente de guayabos y naranjos.Este sitio era aprovechado por las gentes de el barrio el Carmelo y la plazuela, para pasear los domingos y días de fiesta, allí se reunían las familias con sus fiambres mientras los muchachos jugaban pelota, otros jugaban chucha,ademas que podían subirse a los frutales y coger los ricos frutos, eso si sin aporrear el palito decía el señor Vásquez; podemos decir que por muchos años La Millonaria fue el paseadero de muchas familias en ituango,ademas que se aprovechaba para admirar la linda casa con sus decorados Españoles, además de observar a don Luis, por que entre los muchachos de la época causaba admiración,al decir de muchos ese señor era Español.
Como todo en la vida se acaba,se murió don Luis.la quebrada de el naranjo que pasaba por un lado de la finca empezó erosionar y a tragarse la finca,la casa se callo mas sin embargo a un lado del viejo camino hacia Peque todavía se observan las tapias de la Millonaria, de esa época gloriosa solo quedan las tapias, era nuestro homenaje a la herencia Española en Ituango y a la Millonaria

jueves, 23 de mayo de 2013

DESPUÉS DE MAS DE 20 AÑOS DE SERVICIO A LA EDUCACIÓN DE ITUANGO, LO MAS FÁCIL CERRAR EL COLEGIO DIOCESANO JUAN PABLO II, LA COMUNIDAD DEBE HACER HASTA LO IMPOSIBLE PARA QUE ESTO NO SUCEDA

http://www.dsro.org/images/descargas/decreto-29.pdf


DECRETO N° 29
(7 de mayo de 2013)
JORGE ALBERTO OSSA SOTO
Por gracia de Dios y voluntad de la Sede Apostólica
Obispo de Santa Rosa de Osos
CONSIDERANDO:
1. Que por Decreto # 3 del 25 de enero 1.988, Monseñor Joaquín García Ordóñez,
Obispo de Santa Rosa de Osos, creó la Escuela Apostólica de Ituango como filial del
Seminario Santo Tomás de Aquino de Santa Rosa de Osos;
2. Que por decreto # 19 bis del 17 de noviembre de 1.997, Monseñor Jairo Jaramillo
Monsalve, convirtió La Apostólica de Ituango en Colegio Diocesano “Juan Pablo II “,
juzgando que La Apostólica creada con fines vocacionales sacerdotales, no dio el
resultado esperado.
3. Que esta Institución además del objetivo de ser Apostólica contribuyó a la formación
de los jóvenes de Ituango y aunque siendo una Entidad sin Ánimo de Lucro debe
procurar la financiación de la misma para poder sostener y prestar sus servicios
adecuadamente.
4. Que la situación económica de la Institución en los últimos años, en parte por la
reducción de número de alumnos (79 actualmente) en 8 grupos: 6 de bachillerato y
dos de primaria, es insostenible y hace inviable su adecuado funcionamiento y el
pertinente y eficiente cumplimiento de su misión.
5. Que aunque los padres de familia enfatizan su buena voluntad de ayudar al Colegio y
su complacencia por la buena marcha del establecimiento y por los resultados
positivos en la formación integral de sus hijos, manifestados en las pruebas del ICFES
que han sido satisfactorias, en los 80 profesionales egresados del bachillerato del
Colegio, su colaboración y presencia efectiva no han sido suficientes, a pesar de
haber conocido, hace tiempo, el posible cierre del Establecimiento.
6. Que el sostenimiento del Colegio se ha logrado con ingentes esfuerzos de las
directivas y con la colaboración desinteresada de la Diócesis y de la Fundación
Universitaria Católica del Norte que no pueden seguir dando esos aportes.
7. Que analizando objetivamente la labor supletoria que le correspondería a la Iglesia
en la educación de Ituango, no se considera necesaria, aunque sea muy útil, ya que
en esa población hay buenos centros educativos oficiales que pueden acoger a los
estudiantes del Colegio Diocesano de Ituango.
8. Que El Consejo Presbiteral (Senado del Obispo) después de amplio e ilustrado
debate, por unanimidad, aconsejó y urgió el cierre definitivo del Colegio Diocesano
de Ituango, en sesión del martes 7 de mayo de 2013 celebrada en el Seminario Santo
Tomás de Aquino de Santa Rosa de Osos.DECRETA
ARTÍCULO I: Clausúrese la Institución Colegio Diocesano Juan Pablo II el 30 de noviembre
de 2013.
ARTÍCULO II: Nómbrase al Padre Alexander Úsuga David identificado con cédula de
ciudadanía N°98.591.117 de Bello, Antioquia, actual Rector del Colegio Diocesano
Juan Pablo II de Ituango, liquidador de esta Institución educativa para que, llenando
todos los requisitos legales, dé cumplimiento al artículo I de este decreto.
ARTÍCULO III: Infórmese inmediatamente, por medio del Rector liquidador a las
autoridades departamentales y municipales, lo mismo que a los padres de familia, a la
comunidad educativa y al Gobierno Escolar, la decisión tomada, con 6 meses de
anticipación a la fecha de clausura del plantel. Con el fin de llevar a cabo todas las
diligencias y requisitos de ley pertinentes.
ARTÍCULO IV: Acompáñese a la comunidad educativa en la gestión de los cupos escolares
en los diversos establecimientos educativos para que se garantice el Derecho a la
educación de los estudiantes, que el Estado debe tutelar.
ARTÍCULO V: Respétense los derechos laborales y sociales de los empleados actuales,
liquidando legalmente a cada uno de ellos.
ARTÍCULO VI: Devuélvase a la parroquia de El Carmelo de Ituango, el local ocupado por
el Colegio Diocesano, dándole los agradecimientos debidos por el préstamo generoso del
mismo plantel.
ARTÍCULO VII: Agradézcase a la Diócesis, a las parroquias de Ituango, a la Fundación
Universitaria Católica del Norte y a toda la comunidad de Ituango, la colaboración
prestada a la Apostólica fundada en1.988, transformada en Colegio Diocesano en 1.997.
COMUNÍQUESE Y CÚMPLASE
Dado en Santa Rosa de Osos, el día 7 de mayo el año 2013.
+ JORGE ALBERTO OSSA SOTO ALBERTO ELÍAS PALACIO PALACIO. Pbro.
Obispo de Santa Rosa de Osos Canciller

VECINO MUNICIPIO DE BRICEÑO


lunes, 20 de mayo de 2013

CONOCIDO COMO MATA CUATRO ERA UTILIZADO EN LAS FINCAS PARA SACAR PANELA DE MANERA MANUAL


QUÉ LE TOCÓ A USTED DE ITUANGO?


Comprar bolas donde Don Ricardo Betancur , donde “Cochise o donde pi miguel
¿Empararrandarse algún día en cantinas de Tres Sendas o Sodoma?
¿Viajar a Santa Rita a pie y subir la loma de Colombia?
¿Comer de los pandequesos de Aurita en Buenavista?
¿Viajar a Santa Ana por Mediafalda y tomar fresco donde Belisario?
¿Bañarse algún día en la bocatoma de El Río, en la quebrada La Hermosa, en Chapineros o en el charco de Manizales?
¿Estudiar en la escuela Antonio José Araque Rodríguez con las profesoras Ignacia, Ofelia o Don Jorge Loaiza?
¿Estudió usted alguna vez en la escuela Emiliana Pérez con las profesoras Concha Atehortúa, Lucía Álvarez?
¿Viajar a Medellín en transportes Félix A. Pérez o Arango?
¿Viajar a Medellín en avión en una empresa que se llamó Sesnyca o Aero Charter de Antioquia?
¿Comprar naranjas o algarrobas en la plaza de Ituango a Julián Jiménez “La picada” o a Nazareno Uribe “Caranguita?
¿Comprar tirados en la tienda de Lorenzo o donde los Loaiza?
¿Mandar hacer unos pantalones donde Roberto Jaramillo?
¿Hacerse embolar los zapatos de Marcos o de Mauro?
¿Hacer la primera comunión con los padres Manuel Salvador Restrepo, Luis Carlos Jaramillo Arango, Marco Antonio Tamayo o Lisandro Guerra?
¿Comprar zapatos en los almacenes Maruja, Popular o el Tumacal?
¿Ir al kiosko de Don Miguel Marín  a tomar avena con empanada de arroz?
¿Amañarse más en cuáles de la siguienes heladerías: La Central, Chachipay, Tropical o El Paraíso?
¿Coger mangos en el parque de Ituango?
¿Ir a un tope de Monseñor Builes?
¿Jugar fútbol en el Establo, en El asilo viejo, en La Plazuela, en la capilla o en el Plan del cementerio?
¿Jugar cartas en el billar de Don Millo, donde Aicardo, donde Pompilio Roldán o donde Pelusa?

PUENTE DE PESCADERO EN LA VIA ITUANGO MEDELLIN


miércoles, 15 de mayo de 2013

RECORDANO A JESUS MARIA VALLE JARAMILLO

Cuatro vidas
Por
Juan José Hoyos
Los hombres queremos vivir muchas vidas, pero en fin de cuentas sólo podemos vivir una sola: la de cada uno. ¡Y cuánto hay que luchar para lograrlo! A medida que los años pasan, cada hombre es testigo de otras vidas. En ellas puede ver la grandeza o la mezquindad que no alcanza a ver en la propia.

Hoy recuerdo cuatro vidas. La historia de mi país las ha traído a mi memoria como cuatro retratos de un álbum. Son cuatro líderes estudiantiles de la convulsionada década de 1970. La del final de la guerra de Vietnam. La de las grandes huelgas universitarias. La década en que apareció el M-19. Los años en que los campesinos colombianos invadieron miles de hectáreas reclamando la tierra para los que la trabajan. La década en que fue derrocado por la fuerza el gobierno de Salvador Allende y en el cono sur de América empezaron las sangrientas dictaduras militares.

Corre el año 1970. El escenario es el Teatro al Aire Libre de la Universidad de Antioquia. Después de una larga huelga, la universidad reabre sus puertas. Hay una asamblea de estudiantes para recibir un informe del rector sobre la situación de la universidad. Los gritos salen a montones de las bocas de los muchachos que ocupan las gradas del teatro. Sube al escenario un estudiante y pide la palabra. Es de piel morena y tiene acento del campo. El coordinador de la asamblea pide a la gente que lo dejen hablar. Es el presidente del Consejo Estudiantil, pero los muchachos nuevos no lo conocen. Dice que es militante de las Juventudes Conservadoras. Una ola de silbidos lo acalla. A voz en cuello, y sin el menor asomo de miedo, dice que está en contra de la guerra de Vietnam y en contra de la política imperialista de Estados Unidos en América Latina. "¡Soy un godo antiimperialista!" grita. La gente lo aplaude. Se llama Jesús María Valle y estudia en la Facultad de Derecho. Ha participado en las huelgas desde 1968. Es uno de los dirigentes más respetados por sus compañeros.

Corre el año 1972. Los estudiantes de la Universidad de Antioquia se reúnen en el Teatro Camilo Torres. Los ánimos están al rojo vivo. La gente grita. Hay pancartas colgando de las paredes. Gracias a un megáfono, la voz del presidente del Consejo Estudiantil, Amílkar Acosta, logra sobreponerse a la gritería colectiva. Se discute el programa mínimo de los estudiantes colombianos, que busca hacer más democrático el gobierno de las universidades. Acosta es un estudiante de economía nacido en la Guajira, que ha venido a Medellín a matricularse en la Universidad de Antioquia porque en su región no existen universidades. Es uno de los líderes del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario Moir. La asamblea da su apoyo al programa mínimo.

Otra vez la escena sucede en el Teatro Camilo Torres. Es el año 1973. Las huelgas estudiantiles se repiten una tras otra. En la universidad ha surgido un movimiento que se aparta de las decisiones de la asamblea general. Los estudiantes de Derecho dicen que quieren volver a las aulas. Que tienen derecho a estudiar. Los oradores suben al escenario en medio de los gritos y las consignas. Algunos ni siquiera alcanzan a hablar. El teatro está a oscuras. Sólo hay luz en el escenario. En los pasillos hay brigadas de seguridad armadas de palos para imponer el orden. El orador de turno es un estudiante de piel blanca y estatura baja que toma el micrófono y dice con voz recia: "Vengo a hablar en representación del Partido Liberal". La gente lo silba. Gracias a su persistencia, al final logra ser escuchado. Se llama Álvaro Uribe Vélez y está matriculado en la Facultad de Derecho.

Cambio de escenario. Segundo piso del Bloque 14 de la ciudad universitaria. Se reúnen los estudiantes de la Facultad de Derecho. Ellos han decidido desconocer las decisiones de la asamblea general. El ambiente está caldeado. El orador de turno habla en un tono enérgico y golpea el suelo con un paraguas negro subrayando cada frase. Es militante de las Juventudes Conservadoras y propone que la Facultad se traslade temporalmente a la sede del Paraninfo, en San Ignacio, para poder reanudar las clases. Se llama Fabio Valencia Cossio. Después de un agitado debate, los estudiantes aprueban por mayoría su propuesta. En septiembre, llegan noticias de Chile: ha sido derrocado el gobierno de Salvador Allende, el primer presidente marxista elegido por voto popular en América Latina.

Los años pasan y nos cambian. Abro otra vez las tapas del álbum. Esta vez los personajes parecen salidos de las páginas de novelas tan nuestras como "Amábamos tanto la revolución" o "La bestia desatada". Las historias se repiten como en un sueño: canciones de Los Beatles y Violeta Parra, marchas de protesta, asambleas estudiantiles, retratos gigantescos del Che Guevara, invasiones de tierra, rock, marihuana, pancartas, bombas molotov, allanamientos, pedreas. El poeta dice que al amanecer, las islas vuelven a su sitio. Han pasado 30 años. Hoy, el antiguo líder del Moir Amílkar Acosta es senador jubilado. Durante varios periodos fue elegido para ese cargo en representación del partido liberal. Álvaro Uribe Vélez es presidente de Colombia, después de una larga carrera como alcalde de Medellín, gobernador de Antioquia, parlamentario y dirigente liberal. La dirección de su partido hace parte de las fuerzas de oposición a su segundo gobierno. Fabio Valencia Cossio es consejero presidencial de Uribe Vélez. Ha sido parlamentario, embajador y dirigente del partido conservador. Los dos estuvieron a punto de irse a los puños en la campaña electoral para la gobernación de Antioquia que ganó Uribe por un escaso margen de votos en 1994.

La vida es irónica. Jesús María Valle, el antiguo dirigente de las Juventudes Conservadoras, es el único de los cuatro que está muerto. Luego de ser elegido diputado a la Asamblea de Antioquia por su partido, en 1972, se dedicó a trabajar como abogado, profesor y defensor de los derechos humanos. Después del asesinato de Héctor Abad Gómez, lo sucedió en la presidencia del Comité de Defensa de los Derechos Humanos. El 27 de febrero de 1998, Valle fue asesinado en su oficina, en el centro de Medellín. Esa misma semana había denunciado ante la justicia las matanzas de campesinos ejecutadas por grupos paramilitares en las veredas La Granja y El Aro, en Ituango, el mismo pueblo donde él nació en 1944. En ellas murieron cerca de 20 personas. El Estado colombiano fue condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por las dos matanzas, y luego por el asesinato de Valle. Los paramilitares reconocieron su crimen ante los fiscales de Justicia y Paz.

No me voy a despedir de estos recuerdos con lamentaciones por el dolor de las vidas truncadas, ni por los sueños frustrados. La única obligación de los hombres sobre la Tierra es vivir su vida como creen que la deben vivir. Y vivirla hasta el fin. Para hacerlo, no es necesario pertenecer a un partido político ni tener un carnet.

Por cierto, hay un partido que no los exige: el partido de la humanidad. En toda guerra, es el partido de las víctimas. Para pertenecer a él sólo hay que amar a los otros, como lo hizo Jesús María Valle. Y no vale la pena vivir sin amar.

RECORDANO A JESUS MARIA VALLE JARAMILLO

Cuatro vidas
Por
Juan José Hoyos
Los hombres queremos vivir muchas vidas, pero en fin de cuentas sólo podemos vivir una sola: la de cada uno. ¡Y cuánto hay que luchar para lograrlo! A medida que los años pasan, cada hombre es testigo de otras vidas. En ellas puede ver la grandeza o la mezquindad que no alcanza a ver en la propia.

Hoy recuerdo cuatro vidas. La historia de mi país las ha traído a mi memoria como cuatro retratos de un álbum. Son cuatro líderes estudiantiles de la convulsionada década de 1970. La del final de la guerra de Vietnam. La de las grandes huelgas universitarias. La década en que apareció el M-19. Los años en que los campesinos colombianos invadieron miles de hectáreas reclamando la tierra para los que la trabajan. La década en que fue derrocado por la fuerza el gobierno de Salvador Allende y en el cono sur de América empezaron las sangrientas dictaduras militares.

Corre el año 1970. El escenario es el Teatro al Aire Libre de la Universidad de Antioquia. Después de una larga huelga, la universidad reabre sus puertas. Hay una asamblea de estudiantes para recibir un informe del rector sobre la situación de la universidad. Los gritos salen a montones de las bocas de los muchachos que ocupan las gradas del teatro. Sube al escenario un estudiante y pide la palabra. Es de piel morena y tiene acento del campo. El coordinador de la asamblea pide a la gente que lo dejen hablar. Es el presidente del Consejo Estudiantil, pero los muchachos nuevos no lo conocen. Dice que es militante de las Juventudes Conservadoras. Una ola de silbidos lo acalla. A voz en cuello, y sin el menor asomo de miedo, dice que está en contra de la guerra de Vietnam y en contra de la política imperialista de Estados Unidos en América Latina. "¡Soy un godo antiimperialista!" grita. La gente lo aplaude. Se llama Jesús María Valle y estudia en la Facultad de Derecho. Ha participado en las huelgas desde 1968. Es uno de los dirigentes más respetados por sus compañeros.

Corre el año 1972. Los estudiantes de la Universidad de Antioquia se reúnen en el Teatro Camilo Torres. Los ánimos están al rojo vivo. La gente grita. Hay pancartas colgando de las paredes. Gracias a un megáfono, la voz del presidente del Consejo Estudiantil, Amílkar Acosta, logra sobreponerse a la gritería colectiva. Se discute el programa mínimo de los estudiantes colombianos, que busca hacer más democrático el gobierno de las universidades. Acosta es un estudiante de economía nacido en la Guajira, que ha venido a Medellín a matricularse en la Universidad de Antioquia porque en su región no existen universidades. Es uno de los líderes del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario Moir. La asamblea da su apoyo al programa mínimo.

Otra vez la escena sucede en el Teatro Camilo Torres. Es el año 1973. Las huelgas estudiantiles se repiten una tras otra. En la universidad ha surgido un movimiento que se aparta de las decisiones de la asamblea general. Los estudiantes de Derecho dicen que quieren volver a las aulas. Que tienen derecho a estudiar. Los oradores suben al escenario en medio de los gritos y las consignas. Algunos ni siquiera alcanzan a hablar. El teatro está a oscuras. Sólo hay luz en el escenario. En los pasillos hay brigadas de seguridad armadas de palos para imponer el orden. El orador de turno es un estudiante de piel blanca y estatura baja que toma el micrófono y dice con voz recia: "Vengo a hablar en representación del Partido Liberal". La gente lo silba. Gracias a su persistencia, al final logra ser escuchado. Se llama Álvaro Uribe Vélez y está matriculado en la Facultad de Derecho.

Cambio de escenario. Segundo piso del Bloque 14 de la ciudad universitaria. Se reúnen los estudiantes de la Facultad de Derecho. Ellos han decidido desconocer las decisiones de la asamblea general. El ambiente está caldeado. El orador de turno habla en un tono enérgico y golpea el suelo con un paraguas negro subrayando cada frase. Es militante de las Juventudes Conservadoras y propone que la Facultad se traslade temporalmente a la sede del Paraninfo, en San Ignacio, para poder reanudar las clases. Se llama Fabio Valencia Cossio. Después de un agitado debate, los estudiantes aprueban por mayoría su propuesta. En septiembre, llegan noticias de Chile: ha sido derrocado el gobierno de Salvador Allende, el primer presidente marxista elegido por voto popular en América Latina.

Los años pasan y nos cambian. Abro otra vez las tapas del álbum. Esta vez los personajes parecen salidos de las páginas de novelas tan nuestras como "Amábamos tanto la revolución" o "La bestia desatada". Las historias se repiten como en un sueño: canciones de Los Beatles y Violeta Parra, marchas de protesta, asambleas estudiantiles, retratos gigantescos del Che Guevara, invasiones de tierra, rock, marihuana, pancartas, bombas molotov, allanamientos, pedreas. El poeta dice que al amanecer, las islas vuelven a su sitio. Han pasado 30 años. Hoy, el antiguo líder del Moir Amílkar Acosta es senador jubilado. Durante varios periodos fue elegido para ese cargo en representación del partido liberal. Álvaro Uribe Vélez es presidente de Colombia, después de una larga carrera como alcalde de Medellín, gobernador de Antioquia, parlamentario y dirigente liberal. La dirección de su partido hace parte de las fuerzas de oposición a su segundo gobierno. Fabio Valencia Cossio es consejero presidencial de Uribe Vélez. Ha sido parlamentario, embajador y dirigente del partido conservador. Los dos estuvieron a punto de irse a los puños en la campaña electoral para la gobernación de Antioquia que ganó Uribe por un escaso margen de votos en 1994.

La vida es irónica. Jesús María Valle, el antiguo dirigente de las Juventudes Conservadoras, es el único de los cuatro que está muerto. Luego de ser elegido diputado a la Asamblea de Antioquia por su partido, en 1972, se dedicó a trabajar como abogado, profesor y defensor de los derechos humanos. Después del asesinato de Héctor Abad Gómez, lo sucedió en la presidencia del Comité de Defensa de los Derechos Humanos. El 27 de febrero de 1998, Valle fue asesinado en su oficina, en el centro de Medellín. Esa misma semana había denunciado ante la justicia las matanzas de campesinos ejecutadas por grupos paramilitares en las veredas La Granja y El Aro, en Ituango, el mismo pueblo donde él nació en 1944. En ellas murieron cerca de 20 personas. El Estado colombiano fue condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por las dos matanzas, y luego por el asesinato de Valle. Los paramilitares reconocieron su crimen ante los fiscales de Justicia y Paz.

No me voy a despedir de estos recuerdos con lamentaciones por el dolor de las vidas truncadas, ni por los sueños frustrados. La única obligación de los hombres sobre la Tierra es vivir su vida como creen que la deben vivir. Y vivirla hasta el fin. Para hacerlo, no es necesario pertenecer a un partido político ni tener un carnet.

Por cierto, hay un partido que no los exige: el partido de la humanidad. En toda guerra, es el partido de las víctimas. Para pertenecer a él sólo hay que amar a los otros, como lo hizo Jesús María Valle. Y no vale la pena vivir sin amar.

CARMELA PERSONAJE MUY QUERIDO Y APRECIADO EN EL ITUANGO DE LOS AÑOS 1980


LA NUEVA ESCUELA DE MOTE


lunes, 13 de mayo de 2013

EL VECINO MUNICIPIO DE PEQUE

UN GRAN HOMBRE, TODO UN SEÑOR, SIEMPRE LUCHO POR LOS MAS HUMILDES


SEMBLANZA DE UN GRAN HOMBRE

Jesús Valle Jaramillo fue grande hasta en el momento de su muerte. Cuando los asesinos intentaron someterlo a él y a su secretaria, el forcejeo de su ayudante le daba más dramatismo a aquel instante. “Tranquila Nelly que ya nada podemos hacer. Deje que las cosas pasen”.
Días antes había dicho que prefería morir de pie, antes que arrodillado frente a quienes habían convertido a Colombia en un país paria de los derechos humanos en el mundo, para que le perdonaran la vida. “Si eso llegara a suceder, no valdría la pena vivir”, señaló con la fuerza de sus convicciones y se mantuvo erguido, firme en sus denuncias. “Se percibe esa connivencia entre comandantes de la Policía y del Ejército con aquellos agentes armados que cometen una serie de asesinatos en el perímetro urbano de nuestros municipios”, había dicho ocho días atrás, sin que le temblara la voz. Esas denuncias le costaron la vida; la muerte, empero, lo sorprendió de pie porque no retrocedió en sus valientes argumentaciones.
Un profundo amor por la humanidad, en palabras de Betrand Russel, animaron la existencia de Jesús María Valle, trunca ayer en su oficina por manos criminales.

UN LÍDER DESDE SIEMPRE
Valle Jaramillo había nacido en el corregimiento de La Granja, en Ituango, donde comenzó la brega por el estudio. Allí pasó la primaria y se fue a buscar mejores horizontes en Medellín, donde llegó al Liceo Antioqueño, la institución que puliría su personalidad. El muchacho introvertido, que acababa de llegar del pueblo, poco a poco le dio paso a un líder de connotadas calidades, brillante con la palabra y la acción, que encabezó los movimientos estudiantiles de la turbulenta década de los sesenta.
Pasó luego a la Universidad de Antioquia, donde se matriculó en el programa de Derecho. Iba con su visión del mundo: la conducta humana en su infinita dinámica y una opción de servicio por la gente.

CAMINOS DE LA POLÍTICA
Una vez graduado, empezó a trasegar el camino de la política, que alternó con su ejercicio profesional de abogado. Por tradición familiar se matriculó en el Partido Conservador y con el apoyo de dicha colectividad obtuvo una curul en la Asamblea de Antioquia en 1972. El discurrir de su vida se vio enfrentado a una serie de replanteamientos ideológicos que lo llevaron a separarse del conservatismo. Consecuente con su decisión, renunció a la diputación, “que ya para entonces no merecía”, explicaba luego. En el recinto, de todas maneras, quedó plasmada la fogosidad de sus debates, las denuncias para defender los intereses de los menos favorecidos. Había empezado el camino que luego lo iba a llevar a optar por la defensa de los derechos humanos, actitud del humanista convencido de que no se podía tolerar tal situación en un Estado de derecho.

EL PENALISTA
La existencia vital de Jesús Valle Jaramillo se mantuvo en la misma línea que traía entonces. Sólo que ahora se metió de lleno a su desempeño profesional como abogado litigante. Y descolló con fuerza por la tenacidad de sus defensas. Las defensas de Valle eran famosas, por sus alegatos llenos de humanismo; hurgaba la conducta humana para encontrar los motivos al comportamiento delincuente. “En el fondo de todo hombre, por ruin y bajos que sean sus instintos, por malo que sea, subyace un sentimiento bueno, enfocado hacia su madre, o hacia Dios, o hacia la mujer que ama”.
Así su prestigio aumentó. Queda el testimonio de su actuación en los históricos consejos de guerra contra los miembros del M-19, durante el mandato de Turbay Ayala en el marco del Estatuto de Seguridad.

EL CATEDRÁTICO
En la cátedra plasmó su visión del mundo. Profesor de Pruebas Penales, de Ética y Derecho Procesal Penal en las universidades Autónoma Latinoamericana, de Medellín y de Antioquia, se ganó el cariño y reconocimiento de sus alumnos.
Los días del maestro, sus discípulos lo congratulaban con reuniones y aplausos. Así pasaba también cada último día de clases. Un discurso emotivo de Valle cerraba el ciclo y los estudiantes, con la piel erizada, volvían a hacer sonar las palmas.
“Hay tres cosas que el hombre no puede dejar de lado, a riesgo de perder su condición de tal: “Mantenerse siempre como un niño para quien cada cosa es un asombro nuevo; fresco como las frutas, que siempre están dispuestas para regalar su jugo a quien quiere deleitarse con ellas; y como los buenos vinos, cada vez mejores”. Era parte del juego de palabras que más traía en sus conferencias de profesor. Era, de alguna manera, la vivencia que cortaron las balas asesinas.

el río cauca donde se construye la hidroeléctrica ituango


sábado, 4 de mayo de 2013

RESEÑA HISTÓRICA DE LA VEREDA SAN PABLO DEL RIOSUCIO EN ITUANGO.


RESEÑA HISTÓRICA DE LA VEREDA SAN PABLO DEL RIOSUCIO EN ITUANGO.   
http://a2.sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc7/379150_2221098218092_901998249_n.jpg 

Por: Genaro Graciano George.

Hace aproximadamente100 años, empezaron a llegar a esta región los primeros pobladores, entre los que se cuentan a Dámaso David, quien se radicó en el sitio conocido como  “El Sején”; Félix Mazo, estuvo viviendo en el lugar conocido como “La Caída”, “Toño Salas”, en el lugar conocido como “El Anime”; Rafael Gómez, en “El Tablado”; Victoriano Silva y Antonio Taborda en “La Canturrona”. Inicialmente esta vereda perteneció al departamento de Bolívar, pero más tarde, al crearse el departamento de Córdoba; bajaron los límites con Ituango por el Alto del Oso, perteneciendo política y geográficamente a Córdoba. En un principio, se llamó el Cañón del Riosucio, desde su nacimiento en el Alto del Oso, donde se encuentran los nacimientos del Riosucio, hasta encontrar la desembocadura del río San Jorge; más conocido como Bocas del Riosucio.
Esta región era visitada frecuentemente por sacerdotes del departamento de Bolívar, entre ellos, el Padre José Iserte, quien fundó la primera escuela y le dio el nombre de San Pablo. Más tarde, el padre Francisco Jon, trajo la imagen del Apóstol Pablo en material de yeso, que duró hasta los años sesenta, año en que ya estaba construida la capilla  en un área de 20 metros de largo por 12 de ancho, con paredes de tapia y techo de teja de madera. Mucho antes del padre Jon, estuvo el Presbítero Antonio Correa Porras, propietario de la finca “La Caída” y vivió allí trabajando, abriendo montaña y haciendo sembrados de pastos, maíz, plátano y caña; por castigo de la Diócesis, pero hacía celebraciones eucarísticas,
sin tener los debidos permisos.
Los primeros líderes fundadores de la Junta de Acción Comunal en los años 60, fueron los señores Francisco García, Presidente; Alejandrina Chavarría, Secretaria;  Juan de Jesús Gil, Tesorero;  Francisco Granda; fiscal; y veinte socios más. En el año de 1969, fue adquirida por el departamento de Córdoba, la personería jurídica No.004, documento que tuvo vigencia hasta 1972, año en el cual el gobernador de Córdoba suspendió las ayudas para esta región.
Más tarde, asesorados por el señor Jairo Correa Montoya, la comunidad envió un memorial al gobernador de este departamento para que se le permitiera a esta vereda hacer parte de Antioquia, ya que en éste,  se podrían recibir mejores ayudas.  Tal solicitud fue aprobaba y diligenciada en Bogotá.  Fue así como la nueva comunidad, en cabeza de los nuevos directivos entre ellos, Eduardo y Francisco García, Bernardo Quiroz y Darío Mazo, adquirieron la nueva personería jurídica, a través de la Secretaría de Desarrollo de la Comunidad de Ituango  para la Junta de Acción Comunal, hecho que sucedió  a finales de 1972.
En este año se empezó a gestionar la construcción de la  Inspección de Policía, y el nombramiento de funcionarios. La última en laborar allí, fue la señora Elvia Guzmán como Inspectora de Policía, nombrada por la Gobernación de Antioquia.
De acuerdo con lo anterior, los nuevos límites de la vereda, quedaron de la siguiente manera:  Por al Alto El Carrizal, recto al puerto de Mutatá en San Jorge hasta encontrar la quebrada de Mutatá en Riosucio en el sitio Santa Rosa, buscando el nacimiento en la serranía de Ayapel con el departamento de Antioquia.

UBICACIÓN, CLIMA LÍMITES Y ASPECTOS HIDROGRÁFICOS:


  Esta vereda se encuentra ubicada al nororiente de la cabecera municipal, con una extensión de 30 kilómetros cuadrados de norte a sur, situada en el Cañón del Riosucio.  Las vías para llegar hasta allí son las siguientes:  Hasta Quebrada del Medio en carro, de ahí por el camino de herradura hasta Santo Tomás, lugar en el que se pernocta y al día siguiente se continúa el camino pasando por “La Italia”, “El Alto del Oso”, “Guasimal” y “La Caída”.  La otra, va  de Guasimal a Santa Lucía, disminuyendo el trayecto en dos horas; ambos recorridos, se hacen en día y medio.
Presenta un clima medio con una temperatura de 22 grados centígrados.  La topografía es semiplana, con suelos ricos en flora y fauna, útiles para la agricultura, la pesca y la cacería.  Lo límites son: Al oriente con la cordillera de San Agustín, al occidente con la cordillera de San Jorge en la vereda Santa Bárbara, al norte con la quebrada “El Agujero” en la vereda “La Canturrona” y por el sur con la cordillera del Alto del Oso”, finca “La Italia” y Santo Tomás, por la quebrada “El Sején”, donde nace el Riosucio.
En cuanto al aspecto hidrográfico,  se considera de gran importancia el Riosucio, que nace en El Alto del Oso y tiene como afluentes las quebradas de El Anime, La Miana, El Chorrón, El Agujero, entre otras.

EDUCACIÓN:


 Se cuenta que la primera profesora fue la señora Aura Mazo, natural del corregimiento de Juan José  Córdoba; contratada para esta región por 12 padres de familia, éstos le pagaban con una cuota mensual de 10.centavos por cada niño estudiante. Han laborado en esta escuela también Aracelly Correa, Clara Inés Palacio Vargas, hija de Miguel Ángel Palacio, Amparo Lopera, Marta Jaramillo, Marta Gallego, Yolanda Ríos, Marly Lorena Arredondo, Rubén Darío Osorio, Julio Londoño, Noelia Lopera, Luisa Hernández y Omar Piedrahíta. En la actualidad cuenta con una amplia  escuela construida en material de adobe y pisos de cemento y apartamento, aunque en regular estado, también cuenta con un puesto de salud totalmente abandonado y ambas obras construidas   por el municipio de Ituango.
En el campo religioso,  esta vereda es visitada con frecuencia por los  sacerdotes de la parroquia Santa Bárbara; se observan en las familias de esta vereda, una gran vocación por el credo religioso y buenas costumbres entre ellas; el Santo Rosario en familia antes de acostarse.
 
MITOS:

Se habla de mitos y leyendas como el duende y la madremonte.  A partir de 1996, apareció un personaje extraño llamado “La paraca sin cabeza” y que tuvo sus apariciones en la región de Santo Tomás y finalmente fue desterrada de por allí por el padre Ernesto Gómez Echeverri.

COSTUMBRES Y PERSONAJE TÍPICO:

El más sobresaliente, es la señora Elpidia Posada que sufría de problemas mentales, andaba por los caminos y nunca faltaba en sus equipajes algunos elementos como cobijas, plásticos y algunos recipientes de cocina para hacer alguna comida donde la cogía la noche.
 En cuanto a la música, se emplea la de cuerda, utilizando instrumentos como la guitarra, el tiple y el violín, interpretado por músicos tan reconocidos como Rogelio y Raúl López, Esteban y Juan Gil y Luis Ángel Henao; los ritmos musicales más comunes son el pasillo, el merengue, el tresillo, el porro. Todo lo anterior, utilizado para animar  los convites y festivales que son organizados por la Junta de Acción Comunal tendientes a la consecución de fondos para la Junta de acción Comunal.  Dentro de los elementos del  vestuario, se resaltan el sombrero, la ruana, el carriel, el machete y las botas llaneras.



ASPECTO ECONÓMICO:

La agricultura juega un papel preponderante con el cultivo de productos como el maíz, la caña de azúcar, el cacao, el fríjol, la yuca y los pastos. En la ganadería, sobresalen las razas cebú y criolla., algunas personas viajan hasta los límites con el San Jorge para barequear y sacar el oro.
En la alimentación, los platos o comidas típicas más comunes son los fríjoles, la mazamorra, el agua de panela, sancocho de gallina criolla, la carne de animales de monte como la guagua, el venado, el conejo, el armadillo o gurre, el mono, la pava, el gurrí y el pescado en época de verano. En la región se fabrica un licor sacado de la caña,  conocido por sus gentes con el nombre de “ñeque”.

SANEAMIENTO BÁSICO:

 La totalidad de  viviendas carecen de servicios sanitarios, las excretas se hacen a campo abierto.
 El agua llega por un  acueducto sin los requerimientos necesarios y en mal estado; solamente a ocho viviendas, entre ellas, la escuela;  El resto llega a las viviendas a través de pequeños abastos y por acarreo; su consumo es cruda; la disposición final de las basuras, se hacen a campo abierto en su totalidad.
  Existe hacinamiento en las viviendas, convivencia con animales domésticos adentro, contaminación por humo, ya que sus fogones de leña se encuentran dentro de la casa, no tienen cocina aparte y con un regular estado higiénico. Las viviendas son construidas con techo de paja, de caña, iraca, paredes de tabla, madera redonda y pisos de tierra. Se cuenta con un total aproximado de 172 habitantes entre niños, jóvenes y adultos. El promedio de personas por vivienda es de seis.

SALUD:


Se ha practicado la medicina tradicional como alternativa para  la  solución  de  las dolencias, con bebidas medicinales como el cole caballo para el dolor de cintura, la verbena amarga para el dolor de cabeza; el apio para la mala digestión, el guayabo blanco y la margarita para la diarrea, el cedrón y la valeriana para los nervios, el paico para los parásitos, la quina para el paludismo, el tabaquillo para el cólico, el limoncillo para los resfriados en el estómago, el espartillo para el resfriado en los niños, la malva y la pulmonaria para los riñones, el agraz, el micay y la grama blanca para la fiebre, el cura curso o manorrubio blanco para la diarrea y la hemorroides; para las mordeduras de serpientes venenosas como la volcanera, la mapaná x, la zapa, la patoquilla, la 24 horas y la tigra. El procedimiento de primeros auxilios para atención de pacientes mordidos por serpientes venenosas mientras se lleva al curandero es el siguiente: Se hace una toma de curalina con cabalonga, emplastos de chupadera con los sesos de la serpiente, injundia de gallina sin sal  y  colillas de tabaco molidas. 
La vereda cuenta con cuatro parteras, una de las cuales ha recibido capacitación  en el hospital, entidad que tiene buena aceptación dentro de la comunidad por los servicios que ha prestado como las brigadas de salud que se hacen cada seis meses.
Las enfermedades más comunes en la comunidad son la caries dental, infecciones diarreicas agudas en los niños, infecciones respiratorias, desnutrición, tuberculosis,  infecciones en la piel, leishmaniosis, paludismo, entre otras.

SEGURIDAD SOCIAL EN SALUD:

Están afiliadas  56 personas en Comfama y Comfenalco  el resto se encuentran en  Población pobre no asegurada.

DEPORTE Y RECREACIÓN:

Se destacan los  campeonatos veredales que son acompañados por festivales y con  fines de integración y  económicos; se realizan algunas ventas realizadas por la misma comunidad como los tamales, empanadas, hojaldras, natilla y licores, entre ellos, el famoso aguardiente “ñeque” elaborado con el guarapo vinagre de la caña de azúcar.  Las veredas que se integran a estas actividades son: Santa Rosa, La Flecha, La Esmeralda y La Canturrona. Por primera vez, participaron todas estas delegaciones en  las Fiestas de la Ituanquinidad del año 2006, en las Olimpiadas Campesinas.


OBRAS EN PROYECTO POR LA JUNTA DE ACCIÓN COMUNAL:

Mejoramiento de vivienda,  reparación del acueducto, pintura, reparación de pisos, y dotación de la escuela San pablo, reparación del puente Peñalarga sobre la quebrada La Miana, construcción de otros puentes de gran necesidad; en la hacienda, Pela huevo y la Canturrona, la construcción, adecuación y dotación del puesto de salud,  la electrificación de la vereda por medio de un apeltro o dinamo en la quebrada “El Chorrón”, la consecución de un teléfono, construcción de una  placa polideportiva y arreglo de caminos.

Es de anotar que todas estas gestiones se han visto afectadas y han impedido su continuidad, por el desplazamiento forzado, asesinato de líderes, destrucción total y quema de viviendas, el deterioro y hurto de la dotación del puesto de salud, ya a punto de empezar a funcionar con la Auxiliar de Enfermería del hospital San Juan de Dios, hechos ocurridos,  el 5 de septiembre de 1999.

 CURSOS DE CAPACITACIÓN RECIBIDOS POR LA COMUNIDAD:

Cultivos de plátano y cacao; la conservación del agua,  reuniones educativas por el personal de salud, los promotores de desarrollo y el Inderena y complementación de partera.

http://a4.sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash3/s320x320/560750_136605749804609_902387024_n.jpg



En esta panorámica, se observa parte de la finca Santo Tomás, descanso de los viajeros desde y hacia los cañones de San Jorge y Riosucio.  En la casita que se ve al fondo, vivía Myriam Pérez o las “mocosas” como se les llamaba en tiempos pasados. Era muy rico amanecer allí, porque daban un desayuno con buena porción de queso, que  era muy sabroso, chocolate y arepa.

http://a8.sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-prn1/564168_137248526405298_2015155112_n.jpg



Este es el equipo de fútbol de la vereda San Pablo del Riosucio, cuando se empezó a promocionar el deporte rural con las Olimpiadas Campesinas, organizadas  por la Administración Municipal en 1995.



La anterior reseña histórica y el breve diagnóstico, se realizó con la ayuda de los señores Francisco García, Ricardito Chavarría, Joaquín Tapias; la señora Consuelo Posada y otros habitantes de la vereda, en el año 2006.

Recuerdos d ela finca el Libano en Ituango

  Liliana Maria Garcia Ortiz   Pues yo también tengo muchos recuerdos de esa finca se llamaba finca el Líbano y yo vivía el mote digamos en ...