jueves, 29 de noviembre de 2012

Entra en vigencia 'Manual para la asignación de compensaciones por pérdida de biodiversidad'.


Por cada hectárea de un ecosistema colombiano que sea afectado por un proyecto minero o de hidrocarburos, incluso energético o de infraestructura, la empresa responsable deberá proteger de dos a diez hectáreas de un ecosistema equivalente. Esta es la esencia del nuevo 'Manual para la asignación de compensaciones por pérdida de biodiversidad' y que intenta bajar las tasas de pérdida de recursos naturales, que alcanzan el 30 por ciento en el país.
El nuevo modelo, creado por The Nature Conservancy (TNC) y que acaba de ponerse en marcha con una resolución del Ministerio de Ambiente, permite a los empresarios conocer con precisión dónde, cómo y cuánto compensar por el impacto ecológico de sus actividades. Su aplicación será voluntaria en 2012, pero obligatoria desde el 2013.
Antes, la normativa vigente obligaba a las empresas a pagar por la destrucción a la naturaleza ocasionada al sacar oro o petróleo, pero no había una estrategia para definir la reposición de esos daños . En muchos casos, aunque una petrolera destruyera un humedal o un manglar, por ejemplo, las empresas no estaban obligadas a rehabilitarlos. Entonces, para cumplir las normas, se limitaban a sembrar árboles sin justificación, explicó a EL TIEMPO José Yunis, director de TNC.
Ahora, se tendrá que reponer el mismo ecosistema que se afecte. Podrá hacerse en el mismo lugar en el que se ocasionaron los perjuicios, o en un lugar aledaño.


No hay comentarios: