viernes, 30 de diciembre de 2011

HISTORIA DEL HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS DE ITUANGO

Considerando que no existen archivos sobre los orígenes del Hospital San Juan de Dios de Ituango, se transcribe una declaración del Padre Luis Carlos Jaramillo Arango, párroco de Ituango entre 1953 y 1968 y que tomada el 11 de octubre de 1966 y dice así: “El Hospital de Ituango, fue fundado por el Padre Manuel Salvador Arias en 1900 durante el desarrollo de la Guerra de los Mil días”, sin que se tenga otros detalles de personas que hubieran intervenido en su fundación. Según el señor Millo Calle “Papá Millo” en sus comienzos el hospital de Ituango, funcionaba únicamente con cuatro piezas sin dotación alguna, las cuales servían como encierro de dementes.


En sus inicios las principales damas del pueblo, entre ellas, Concha Maya, prestaban ayuda a la entidad, desde recoger limosnas para su sostenimiento hasta colaborar en los servicios de de aseo, cocina, dirección y administración.

El párroco de Ituango entre 1916 y 1927, Antonio Jesús Correa Cano a la vez que estaba al frente de la construcción del actual templo parroquial de Santa Bárbara, atendía otras actividades como la construcción del hospital que se había iniciado en 1897.

El primer predio donde se construyó el antiguo hospital, lo que ahora es la escuela Emiliana Pérez, fue comprado por la parroquia, según escritura No. 52, cuando oficiaba como párroco encargado Antonio María García Cano por enfermedad del titular Manuel Salvador Arias. En el año de 1920, según escritura número 205, la parroquia compró a los señores Veranio Vera y Joaquín Correa, un terreno que estaba a la izquierda del hospital, lindando con el antiuo zanjòn. Para esa época se cuenta que el señor Pedro Vélez, donó un dinero para continuar con la construcción.

En 1927 llega el padre Julio Tamayo Restrepo, oriundo de Carolina del Príncipe y le da un vigoroso impulso a los trabajos del centro de salud, triplicando su ejecución y lo dotó de modernos servicios y mejoras y para ello contrató al joven Carlos Morales, quien ya empezaba a destacarse como aventajado constructor en el campo de lo que conocemos como tapiero, así era la planta física del hospital antiguo, además de pisos entablados.

A finales de 1939, el entonces párroco, Manuel Restrepo Palacio, solicita licencia a la Curiapara la administración canónica a fin que llegara al hospital la Comunidad de las Carmelitas paraque se hiciera cargo de su administración. Efectivamente la Diócesis, por decreto 19 del 15 de enero de 1940, permite la llegada de esta comunidad religiosa con la Superiora, Madre Emilia de Cristo Rey como Directora hasta el 10 de abril de 1946 cuando el mismo sacerdote Restrepo decidió su relevo.

La administracion del hospital siguio en manos de sindicos con precencia de en medico en ese tiempo estaba como medico el doctor Jaime Aristizabal y otros dos ayudantes de enfermeria, funcionando como centro de salud.

La primera enfermera que estuvo en el centro de salud de llamo Maxelenda Bustos, las hermanas María y Mariela Palacio, laboraron en el hospital como auxiliares de enfermeria entre los años 1955 y 1960 con los medicos Gustavo Aristizabal y Rodrigo Tobón, cuando la hermanas Palacio se retiraron les recicio la señora Lucia Garcia.

Las hermanas Palacio Cárdenas en los años 50 tuvieron un negocio de helados en el parque de Ituango donde hoy está la farmacia moderna de don Luis Betancur en esos tiempos el sindico era la persona encargada de manejar el dinero o los auxilios que llegaban del gobierno central.



En los años sesenta, estuvieron por poco tiempo las Hermanas del Santísimo. Así mismo, se recuerda a los síndicos Gustavo Palacio y su hijo Ricardo, además del Padre Pachito Gómez.

Mediante oficio fechado en la ciudad de Medellín, el 27 de noviembre de 1964, el Señor José Rodrigo Úsuga, representante legal del hospital de Ituango, solicita al gobierno departamental la personería jurídica y para tal fin presenta copia delo acta de instalación de la junta directiva, de la elección del representante legal y de los estatudos debidamente aprobados por la División de Asistencia Pública del Ministerio de Salud Nacional.

Según Resolución del 4 de junio de 1965 y firmada por el entonces Gobernador de Antioquia, Mario Aramburo y su Secretario Rafael Gómez, se reconoce dicha personería, registrándose al señor Úsuga como representante legal en su carácter de Sìndico.

Según decreto No. 0416 del 5 de mayo de 1971, artículo 100; la Junta Directiva del hospital estaba integrada por cuatro miembros principales con sus respectivos suplentes, así:

Un representante del gobierno nacional nombrado por el Ministerio de Saldu Pública.

Un representante del Servicio Seccional de Salud de Antioquia.

Un representante de la Beneficencia de Antioquia.

Un representante del municipio.

En ese tiempo el patrimonio de la entidad estaba representado en el terreno y en el edificio, valorados en un millón doscientos setenta y cinco mil pesos $1.275.000, según la escritura No. 56 del 14 de febrero de 1970, registrada en la Notaría de Ituango, libro 1, folios del 469 al 470, partida NO. 165.

Muchos médicos han pasado por la entidad como Carlos Garzón, casado con una ituanguina, Neyla Gómez Betancur, quien dejó honda huella entre las gentes de Ituango, Jaime Aristizábal, Sergio Álvarez, Eduardo Tabares, Guillermo Restrepo, Juan Guillermo Franco, Jaime Cárdenas, Jaime Uribe, un médico de apellido Vaquero en los años setenta, entr oros. La figura de Director tuvo vigencia hasta el 31 de diciembre de 1994, fecha en la cual se pasó a llamar Gerente, posición que hoy ocupa el Doctor José Ignacio Gutiérrez Gómez.

En octubre de 1983, se inició la construcción de una moderna planta en el barrio El Cementerio con un aporte de cuatro millones quinientos mil pesos ($4.500.000) por parte del Comité Departamental de Cafeteros y fue concluida y luego ocupada el 11 de noviembre de 1985.

Dentro de los empleados más antiguos, podemos mencionar a Sabina Zabala, quien laboró más de 25 años en los servicios de aseo, cocina, lavandería; otras fueron Mariela Restrepo, Ofelia Posso, María Osorno, Mariela Marín y Daniel Barrera, durante mucho tiempo al frente de la celaduría.

Actualmente es una empresa de gran importancia para la vida administrativa del municipio, por los programas y servicios que ofrece en materia de salud, y prevención como Promoción y prevención que comprende vacunación, Plan de Atención Básica, - PAB - , equipos comunitarios de salud – ECOS – o brigadas de salud, saneamiento y otras actividades que van de la mano con la administración municipal, actividades físicas, recreativas, consulta, urgencias, odontología, puestos de salud en El Carmelo, en el Edificio del Café que incluye odontología y farmacia, La Granja, Santa Rita, y ocasionalmente en las veredas de Santa Ana, Quebrada del Medio, El Cedral y El Aro o Builópolis.

Es un hospital de nivel 1 y socio fundador de Cooperativas de Hospitales de Antioquia – Cohan-

Su planta de personal está conformado por unos 71 empleados entre administrativos y asistenciales, sin contar otros funcionarios que cumplen la una labor como contratistas.

Cuenta con las siguientes áreas. Gerencia, Administración, Control Interno, facturación, farmacia, Archivo, Caja, recepción, Atención al usuario, hospitalización, medicina interna, Pediatría, Obstetricia, Cirugía, Salas de Partos, Séptica, de Yesos, Urgencias, Rehidración Oral, Suturas, Terapia respiratoria, Laboratorio Clínico, Odontología, Consulta externa, Vacunación, Promoción y Prevención, Almacén, Salud ambiental, servicios generales, mantenimiento, transporte, vigilancia, Ecos, rayos x, servicios extramurales, atención domiciliaria, medicina familiar y salud escolar. Próximamente, empezará a dar una capacitación para adquirir las normas de calidad ISO.

martes, 27 de diciembre de 2011

DESDE SANTA RITA NOS ESCRIBEN


Señor alcalde Carlos Mario Gallo, un agradecimiento muy especial por la gestión que desarrolló durante estos cuatro años de gobierno en nuestro municipio. Y en especial por el trabajo que realizó en el corregimiento de Santa Rita. En estas vacaciones estaba en una finca por el Ceibo Santa Rita, y no sabe la alegría que me daba salir en las noches y ver esas veredas de nuestro corregimiento iluminadas, gracias a su gestión. Quise tomar unas fotos para enviarle pero como era de noche y estaba muy lejos la cámara no las alcanzaba a coger las casas iluminadas, pero me imagino como podría sentirse usted al saber que la mayoría de nuestros campesinos tienen energía eléctrica gracias a su labor y a la gestión desarrollada.
Nuevamente mil y mil gracias por su trabajo.

José Mauricio Zapata A.
Docente Santa Rita

lunes, 26 de diciembre de 2011

Si está pensando en portátil, conozca la oferta y escójalo según sus necesidades


a compra de un portátil podría ser una de las decisiones que muchos van a tomar aprovechando la temporada navideña. En estos tiempos esta es una de las herramientas más preciadas –pese al boom de los tablets y los teléfonos inteligentes–, pues se vuelve un compañero de trabajo y estudio, pero también se puede convertir en un aliado para la diversión y el entretenimiento.
Sin embargo, hay una gran variedad de equipos, desde los económicos netbooks hasta los ultralivianos y los que son tan poderosos como un computador de escritorio. En el mercado no siempre es fácil decidir cuál tipo de portátil es más conveniente según las necesidades, y no todo tiene que ver con los detalles técnicos como la memoria, el procesador, el disco duro y la tarjeta gráfica: muchas veces un aspecto como el precio y el peso tienen mucho que ver en el momento de tomar una decisión, pero sobre todo, debe ser clave en la decisión el perfil de cada usuario.
Esta es una guía sencilla de los tipos de portátiles disponibles en el mercado y algunas pautas para que su inversión sea acertada, a partir de sus propios requerimientos.

Netbook: delgado y económico.

En 2009 los netbooks –esos portátiles pequeños y de bajo costo que se pueden ser los aliados de estudiantes y personas que no tienen la capacidad económica para comprar un portátil de gama más alta– se convirtieron en los equipos de moda y vivieron su época gloriosa, pero esta no duró mucho ante la llegada de los tablets el año siguiente.
Sin embargo,  todavía hay algunas cosas que los tablets no pueden hacer, y por ello los netbooks todavía son una buena opción para los tipos de usuarios mencionados.
Lo más atractivo para la mayoría de potenciales usuarios es que resultan muy económicos: entre 500,000 y 800,000 pesos colombianos (aproximadamente 250 y 400 dólares).
Además de ser delgados y livianos, las pantallas no pasan de 11 pulgadas y tienen hasta 2 GB de RAM, discos duros pequeños –aunque algunos llegan 500 GB– y casi todos con sistema operativo Windows. Con estas características, es un candidato para quienes deseen viajar y solo deban hacer tareas muy simples de Internet y oficina, y también puede ser una buena opción para ser el primer computador de un niño, y un complemento de un PC de escritorio y otros dispositivos móviles.
Pese a su éxito de 2009, algunos netbooks de diferentes marcas tuvieron problemas de rendimiento, teclados muy pequeños e incómodos, y fallas de soporte, por lo que se recomienda que si al analizar sus necesidades y presupuesto un netbook es su mejor opción, seleccione un equipo de una marca reconocida y que haya sido bien valorado por la crítica.

Portátil de bajo costo: con muchas más funciones.

Desde 800,000 a 1,5 millones de pesos (entre 400 y 750 dólares), estos portátiles básicos son la opción siguiente a los netbooks en la escala económica y de configuración. Los portátiles económicos tienen características superiores que los hacen más versátiles y poderosos, en especial por el procesador, el disco duro, la memoria y la pantalla –de 14 a 15 pulgadas normalmente–, que permiten ejecutar tareas más complejas, como edición fotográfica o ejecución de videojuegos, con un rendimiento aceptable.
Con pantallas que pueden llegar a 15 pulgadas y varios sistemas operativos actuales como Windows y GNU/Linux, este tipo de portátil es uno de los más vendidos, por su buena relación de precio/rendimiento.
Si es una opción atractiva para usted, debe tener en cuenta que para tener todas estas características se hace un sacrificio en el peso y en el diseño, aunque en esta última área ya están empezando a llegar materiales de gamas más altas y diseños atractivos. 
Estos computadores pueden ser una opción para quienes tengan requerimientos básicos o intermedios de cómputo, y algo de portabilidad, pero que no necesiten cargarlos permanentemente.

Gama media: una inversión que vale la pena.

Este sería el punto medio de todos los tipos de portátiles. También se conocen como portátiles balanceados, porque ofrecen un equilibrio entre diseño atractivo, materiales de buena calidad, poder de cómputo aceptable para tareas exigentes, variedad de tamaños y un peso inferior al de los portátiles económicos.
Su precio es mayor, pero no es excesivo: ronda entre los 1,5 y 2,5 millones de pesos (unos 750 y 1,300 dólares). Dentro de este tipo de portátiles se encuentra una amplia variedad de ofertas con énfasis en el poder de cómputo, el diseño, las características multimedia, entre otros, y las pantallas pueden ir de las 13 a las 17 pulgadas.
Si su presupuesto está en el límite del de un portátil económico, y puede hacer un esfuerzo extra, la recomendación es que lo haga: si bien en un comienzo podría no notar una gran diferencia si escogiera el equipo de menor precio, el portátil de gama media tiene una vida útil más larga, pues su configuración es más alta y algunos componentes son más recientes, por lo que responderán mejor a la hora de actualizar el sistema operativo, instalar versiones nuevas de software o aumentar la exigencia inicial.

Ultralivianos: máxima portabilidad sin mayores sacrificios.

El pensar en uno de estos equipos puede entusiasmar a cualquier usuario, pues al ser ultraplanos tienen un diseño atractivo, son los más cómodos para cargar en las maletas, se acomodan muy bien en cualquier silla de avión y pesan muy poco, lo que es ideal para viajeros y trabajadores móviles y estudiantes que deben cargar sus equipos a todas partes e incluso en la calle.
Solo ahora los ultralivianos empiezan a ser más populares. Hasta hace pocos años, a pesar de los beneficios mencionados, eran los portátiles más costosos en el mercado –podían llegar a superar los 5 millones de pesos (unos 3.000 dólares) , y para lograr su bajo peso y su diseño sacrificaban poder de cómputo. Por eso, salvo en casos muy especiales, los ultraportátiles eran considerados un lujo.
Hoy, las cosas han cambiado: sus precios son más razonables –se consiguen desde los 2 millones de pesos (1.000 dólares), aunque aún quedan modelos que pueden costar el doble de esto–, y hoy tienen un poder de cómputo similar al de los portátiles de gama media, aunque de todos modos suelen no tener unidad de DVD y cuentan con capacidad de almacenamiento inferior (esto último se debe a que tienden a remplazar los discos duros por memorias SSD de menor capacidad, que ofrecen ventajas como el menor consumo de energía y mayor velocidad para el manejo de los datos).
Además, con conceptos como el Ultrabook, de Intel, los ultralivianos están impulsando la innovación en los portátiles, con características únicas como la carga instantánea del sistema operativo (que dura menos de 20 segundos).
Aún los ultralivianos no son tan populares, pero se espera que sus ventas y el interés de los compradores crezcan. Analistas estiman que a finales de 2012 llegarán a tener entre el 10% y el 20% del mercado, mientras que Intel, promotor del Ultrabook, estima que podrían llegar al 40% en ese momento.

Portátil corporativo: enfocado en las necesidades de la empresa.

En las organizaciones, desde las entidades gubernamentales y grandes empresas hasta las pymes y microempresas, tienen requerimientos particulares para sus trabajadores móviles, y existen portátiles enfocados a responder a ellos.
Además de un buen balance de precio y rendimiento, estos equipos tienen características como una mayor seguridad –por ejemplo, con lectores de huella o sistemas de reconocimiento de rostro–, opciones avanzadas de videoconferencia –como cámaras web de mayor resolución y software especializado–, y opciones como garantías extendidas y soporte técnico en sitio.
El rango de precios de estos portátiles es amplio, pues hay versiones económicas, que arrancan en los 1,2 millones de pesos (unos 600 dólares) y modelos de gama alta que pueden superar los 3 millones (1.600 dólares).

Orientado a jugadores.

Los ‘gamers hardcore’, esos fanáticos que suelen construir por sí mismos sus propias torres de cómputo, decorarlas con vistosos diseños, luces y colores, e integrarles tecnologías avanzadas o experimentales, y que tienen que cargar con ellas y con el monitor, también tienen una opción portátil.
La oferta para ellos en este campo es limitada, pero muy atractiva, pues se trata de equipos poderosos, pensados específicamente para ofrecer el mejor rendimiento en los videojuegos más exigentes y una gran experiencia multimedia. 
En este tipo de portátiles hay una buena variedad de precios, desde los económicos, que rondan los 2 millones de pesos (unos 1.000 dólares) hasta los más poderosos, que pueden superar los 4 millones de pesos (2.000 dólares), y que cuentan no solo con las mayores especificaciones en procesador, memoria y tarjetas gráficas, sino también con opciones exclusivas como la posibilidad de hacer ‘overclock’ al procesador (es decir, forzarlo más allá de su configuración oficial para que brinde un rendimiento aún mayor).

Remplazo del PC: el más poderoso.

Muchos portátiles, desde netbooks y económicos hasta ultralivianos, son usados para remplazar un computador de escritorio, pero de alguna forma siempre conllevan sacrificios, ya sea en el poder de cómputo, la capacidad del disco duro o las opciones de expansión, entre otros aspectos.
Por ello, para algunos usuarios con necesidades de alto rendimiento –por ejemplo, para edición profesional de video o aplicaciones científicas–, pero también con la necesidad de cierto nivel de portabilidad, los equipos más poderosos del mercado son su única alternativa si no los quieren como complemento sino como remplazo del PC.
Este tipo de portátil es tan completo como un computador de escritorio y está preparado para ejecutar las tareas más exigentes. Por sus características de cómputo y multimedia –las tarjetas gráficas más avanzadas–, puede ser útil no solo para los profesionales de áreas como el video y la ciencia, sino también para los ‘gamers’, gracias a que también pueden tener grandes pantallas –de hasta 18 pulgadas o incluso más–
Sus precios oscilan entre los 2,5 y los 5 millones de pesos (1.200 a 2.700 dólares), según su configuración, y su gran punto débil es el tamaño y el peso –que puede superar los 3 kilos–, por lo que no se recomienda para quienes requieran transportarlos continuamente. Estos portátiles, pues, están más pensados para ser habitantes permanentes en un escritorio de oficina o del hogar, que para ir de un lugar a otro dentro de una maleta.

LAS 25 MEJORES EMPRESAS DE COLOMBIA PARA TRABAJAR


 - Seguros Bolívar
2 - Seguridad Atlas Ltda.
3 - Seguros Sura
4 - EPS Sura
5 - Grupo Telefónica
6 - Microsoft Colombia
7 - ARP Sura
8 - Diageo Colombia S.A
9 - Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia
10 - Mc Donal¿s
11 - DirecTV  Colombia Ltda.
12 - Yanbal de Colombia S.A
13 - Banco de Occidente S.A
14 - Almacenes Éxito S.A
15 - Construcciones El Cóndor S.A
16 - Compensar
17 - Natura cosméticos S.A
18 - Colombiana Kimberly Colpapel
19 - La Santé Vital S.A
20 - Cl Flores Ipanema
21 - Belcorp
22 - Compañía Aseguradora de Fianzas S.A - Confianza -
23 - Mapfre
24 - Royal & Sun Alliance (RSA)
25 - Mars

construimos caseta comunal en la vereda el yolombo














Recuerdos d ela finca el Libano en Ituango

  Liliana Maria Garcia Ortiz   Pues yo también tengo muchos recuerdos de esa finca se llamaba finca el Líbano y yo vivía el mote digamos en ...